CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump apoya a las figuras de extrema derecha prohibidas por Facebook

Por Brian Stelter, Oliver Darcy

(CNN) — Facebook excluyó a siete usuarios de sus servicios a principios de esta semana, basándose en sus políticas contra “individuos y organizaciones peligrosas”. Ahora, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, se pone del lado de las personas que fueron prohibidas y se opone a la “censura” de las redes sociales, mientras usan uno de sus sitios sociales favoritos.

El presidente compartió más de una docena de tuits sobre el tema este viernes por la noche y el sábado por la mañana. Y evitó convenientemente el hecho de que algunos de los usuarios prohibidos son extremistas que se ganan la vida engañando a sus fanáticos seguidores.

Sus mensajes fueron un grito de guerra, lleno de resentimiento hacia el gigante tecnológico. Dijo: “¡Se está poniendo peor y peor para los conservadores en las redes sociales!”.

Pero los ejecutivos de Facebook dicen que esto no tiene nada que ver con la ideología o el partido político, se trata de seguridad.

LEE: Facebook prohíbe a Louis Farrakhan, Milo Yiannopoulos, InfoWars y otros por ‘peligrosos’

“Siempre hemos prohibido a las personas u organizaciones que promueven la violencia y el odio, independientemente de su ideología”, dijo un portavoz de Facebook a CNN Business cuando las prohibiciones entraron en vigor este jueves.

La decisión de Facebook afectó al líder de la Nación del Islam Louis Farrakhan, que es conocido por usar lenguaje antisemita; Paul Nehlen, un antisemita que se postuló sin éxito para el Congreso en 2016 y 2018; y el teórico de la conspiración de extrema derecha Alex Jones.

Jones y su medio de comunicación InfoWars habían sido previamente prohibidos en Facebook, pero habían mantenido una presencia en Instagram, que es propiedad de Facebook. Jones e InfoWars ahora también han sido desalojados de Instagram, aunque hay preguntas sobre qué tan a fondo se está aplicando la prohibición.

Los otros individuos prohibidos son las personalidades de los medios de comunicación de derecha Paul Joseph Watson, Milo Yiannopoulos y Laura Loomer.

Donald Trump está mostrando un apoyo especial a Watson, una personalidad de InfoWars notoria por difundir información errónea. (En el pasado, Watson ha promocionado teorías de conspiración sobre el asesinato no resuelto del miembro del personal de DNC Seth Rich, los ataques terroristas del 11 de septiembre y los llamados “chemtrails”).

El viernes por la noche, Trump tuiteó sobre la salida de Watson, y el sábado por la mañana retuiteó un video que Watson hizo criticando a Facebook al respecto.

También retuiteó un extraño video sobre el islam de un usuario llamado “Deep State Exposed”. Y llamó a Twitter, en Twitter, por bloquear la cuenta del actor y de la personalidad de derecha James Woods.

Un portavoz de Twitter confirmó que la cuenta de Woods se restaurará si elimina un tuit marcado que viola las reglas del sitio.

Para el presidente y sus aliados, todo esto contribuye a una historia familiar. Los líderes republicanos y los medios de comunicación de derecha han estado acusando enérgicamente a los gigantes de las redes sociales de parcialidad y censura al mismo tiempo que las empresas han estado tomando medidas para reducir el contenido tóxico en sus sitios.

El presidente ha elegido repetidamente ejemplos para defender su caso contra los sitios. El viernes por la noche afirmó que “Diamond and Silk”, un dúo pro-Trump, ha sido “tratado tan horriblemente por Facebook” y “lo estamos investigando”.

“Continúo monitoreando la censura de los CIUDADANOS AMERICANOS en las plataformas de redes sociales”, dijo Trump en un tuit por separado. “¡Estos son los Estados Unidos de América, y tenemos lo que se conoce como LIBERTAD DE DISCUSIÓN! ¡Estamos vigilando y observando, de cerca!”.

Los usuarios no tienen libertad de expresión protegida por el gobierno en plataformas privadas como Facebook.

El presidente recientemente invitó al presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, a la Casa Blanca para una reunión en la que se tocó las reglas de Twitter y otros temas.

Horas antes de la reunión del 23 de abril, Trump se quejó (en Twitter) de que el sitio es “muy discriminatorio” y no “me trata como a un republicano”. Acusó a la compañía de “sacar a la gente constantemente de la lista”, una referencia aparente a los esfuerzos de Twitter para eliminar a los bots y otros seguidores falsos en toda la plataforma que infla artificialmente el número de seguidores de los usuarios, incluido el del presidente.

Reclamos sobre censura de estas empresas tecnológicas también han llegado al Congreso. Los legisladores han celebrado varias audiencias este año sobre la llamada práctica de “filtrado de redes sociales”. En las audiencias, republicanos como Steve King de Iowa han citado artículos de medios de comunicación de extrema derecha como Gateway Pundit para acusar a las empresas de medios sociales de sesgo contra los conservadores. En una audiencia el año pasado, el dúo “Diamond & Silk” incluso fue invitado a declarar.

Los políticos que adelantan estas quejas entienden que la narrativa resuena en la base conservadora.

Así es como se veían las noticias de Twitter del presidente el viernes por la noche y el sábado por la mañana. Después de republicar muchos críticas de los gigantes tecnológicos, preguntó cuándo los medios de comunicación se “disculparían por haberme enterado de que la historia de la desilusionante colusión rusa está tan mal”.

Luego sugirió que le gustaba la idea de algunas prohibiciones en las redes sociales: si afectaban a las fuentes, no las soportaría.

Preguntó: “¿Por qué se permite que @nytimes, @washingtonpost, @CNN, @MSNBC estén en Twitter y Facebook? ¡Mucho de lo que hacen son FALSAS NOTICIAS!”

Los portavoces de Twitter y Facebook no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. A principios de este año, el presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, quien ha estado bajo el escrutinio del papel de la compañía de redes sociales en la difusión de información errónea y la vigilancia inadecuada del contenido, pidió a los reguladores que desempeñen un “papel más activo” en el establecimiento de reglas para Internet.