CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Francia Márquez, la colombiana ganadora del llamado “Premio Nobel del medio ambiente”, sufrió un atentado en Colombia

Por CNN Español

(CNN Español) — Un atentado contra la vida de Francia Márquez, una reconocida activista colombiana que fue galardonada con el premio Goldman Price en 2018, considerado un ‘Nobel’ de medio ambiente, ha causado el rechazo en Colombia.

Márquez denunció que el pasado 4 de mayo, cuando estaban preparando una reunión para los diálogos con el Gobierno para hablar de los acuerdos a los que llegaron con la Minga Indígena el pasado mes de abril, ella y su equipo fueron atacados con armas y granadas por hombres armados.

La Unidad Nacional de Protección (UPN) dijo en un comunicado que el grupo de escoltas de Márquez “se enfrentó contra desconocidos y salvó la vida de al menos cinco activistas” en zona rural del municipio caucano de Santander de Quilichao.

Tres escoltas de la UNP resultaron heridos, pero se encuentran fuera de peligro, dijo el organismo en un comunicado.

“Estamos bien y los heridos están recibiendo atención médica”, dijo en su cuenta de Twitter la líder social.

En 2018, Márquez fue galardonada con el Goldman Prize, por su iniciativa para detener “la minería ilegal de oro en su tierra ancestral” que estaba contaminando con mercurio el río en el que pescaba toda su comunidad.

Goldmand Prize destacó la historia de la activista afrocolombiana, que empezó a luchar por el medio ambiente desde adolescente y decidió estudiar leyes para poder defender su territorio.

Márquez inició la lucha por el medio ambiente desde su adolescencia y decidió estudiar leyes para poder defender su territorio.

En 2014, Márquez, que nació en Suárez, en el norte del Cauca, fue desplazada de su pueblo de origen y recibió amenazas por liderar la lucha contra la minería ilegal de su territorio, según su perfil en su página de Facebook.

Retrato de la activista de medio ambiente afrocolombiana Francia Márquez distribuido por Goldman Prize.

Retrato de Francia Márquez distribuido por Goldman Prize.

Ese año, lideró la “Marcha de los Turbantes”, con la que exigía al gobierno de Colombia iniciara “el proceso de titulación de tierras para las mujeres”, y debido a su experiencia como desplazada, fue invitada a participar en los diálogos de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC en Cuba.

La activista ha sostenido que su lucha por el medio ambiente no es solo para beneficiar a las comunidades negras, indígenas y campesinas, sino que está “defendiendo el medio ambiente para todos, cuidando la casa grande para todos“.

Amenazada por grupos paramilitares

Tras conocerse el ataque contra Márquez, el presidente de Colombia Iván Duque dijo que dio instrucciones para dar con los responsables del ataque a Francia Márquez.

“Hay una instrucción para dar con los culpables y esta tiene que ser la oportunidad que todos rechacemos esos grupos que están detrás de esos crímenes, esos grupos disidentes, residuales, el ELN, los Pelusos, el Clan del Golfo, entre muchos otros, porque no podemos permitir que nuestro país se siga amenazando la libre expresión de los líderes sociales y la libre expresión de cualquier ciudadanos”, dijo Duque a periodistas este domingo.

Márquez dijo este lunes en entrevista con W Radio que en el pasado ha recibido amenazas de grupos paramilitares, y agregó que también ha recibido amenazas de grupos armados delincuenciales como las Águilas Negras, Los Rastrojos, el Bloque Capital “y actores que nos han declarado objetivo militar porque dicen que nos oponemos a la minería, que no permitimos el desarrollo del Cauca”.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, dijo este lunes que durante un Consejo de Seguridad en el Cauca, de donde hace parte Márquez, “se acordó estudiar medidas complementarias de protección a líderes sociales”.

El atentado contra Márquez fue rechazado por diferentes líderes políticos y sociales de Colombia, quienes han rechazado el aumento de amenazas y homicidios contra líderes sociales en este país.

“Estamos cansados de vivir la violencia”

La líder social del Cauca, en el suroccidente de Colombia, hizo un llamado al Gobierno del presidente Iván Duque para que avance en un diálogo que permita la salida negociada del conflicto armado, haciendo referencia tanto a la guerrilla del ELN —grupo con el que Duque cortó los diálogos de paz adelantados por el gobierno anterior—, como con otros grupos armados delincuenciales que operan en la región, pues esta situación tiene en riesgo a las comunidades.

“Desde Bogotá se puede decir no estamos de acuerdo (con los acuerdos de paz firmados entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC en 2016) y dilatar todos los procesos que hayan, pero quienes vivimos las consecuencias de eso somos nosotros las comunidades en los territorios”, dijo Márquez a W Radio. “Ya está bueno de tanta sangre derramada, ya está bueno de tanta violencia que nos ha tocado asumir”.

“Ya nosotros estamos cansados de vivir la violencia y queremos de verdad como pueblos negros indígenas, campesinos que no nos sigan matando. Queremos vivir tranquilos en los territorios”, agregó la líder social.

Aumenta la inseguridad de líderes sociales

Las amenazas contra líderes sociales en Colombia ha sido un tema de constante preocupación en este país.

Este lunes, la Defensoría del Pueblo de Colombia calificó de “neurálgica” la situación de los líderes, que como Francia Márquez, han sufrido amenazas en el norte Cauca.

“… ante esta neurálgica situación que padece el norte del Cauca, se hace necesario implementar acciones que involucren a todas las agencias del Estado en la adopción de medidas efectivas en pro de superar los factores que amenazan y generan vulnerabilidad a defensores y defensoras de derechos humanos…”, dice un comunicado de la Defensoría del 6 de mayo.

Según cifras de la Defensoría del Pueblo de Colombia, entre marzo de 2018 y febrero de 2019, se registraron 982 amenazas, que corresponde a un incremento del 47% respecto del periodo anterior.

Además, el 73% de los asesinatos que se han presentado después de una Alerta Temprana sobre la seguridad de los líderes en 2018, “han ocurrido en municipios donde la Defensoría había advertido riesgos para la población”, dice un comunicado.

La Fiscalía de Colombia dice que trabaja con cifras de Naciones Unidas, organización que verifica en terreno las amenazas y homicidios contra líderes sociales. Según esas cifras, entre enero de 2016 hasta abril de 2019 se han contabilizado 274 homicidios de defensores de derechos humanos.

Luis González León, delegado para la seguridad ciudadana de la Fiscalía de Colombia, les dijo a periodistas este lunes que de esos 274 casos, la Fiscalía tiene “principio de esclarecimiento” sobre 157 casos, que corresponde al 57,3%.

Ese principio de esclarecimiento, según dijo González León, significa que se han emitido órdenes de captura, que se han capturado presuntos responsables y que se ha hecho imputación de cargos.

En lo que va corrido de 2019, la Fiscalía dice que la ONU le ha reportado 18 casos de asesinatos contra líderes sociales, y se han esclarecido 11 de ellos. La Defensoría del Pueblo dice que en el 1 de enero y el 30 de abril de 2019, ha registrado 25 homicidios contra líderes sociales.

Y la preocupación por este tema, no es exclusiva de Colombia. En 2018 y 2019, la ONU ha expresado su preocupación por la situación que atraviesan los líderes sociales.

En su informe publicado en marzo de este año, la ONU hizo un llamado al gobierno para que los proteja pues no solo hubo asesinatos, sino un número “en aumento de otros tipos de agresiones, tales como amenazas, intentos de asesinato y violaciones de los derechos a la intimidad y a la propiedad”.

El reporte dice que el 93% de los casos a los que se les hizo seguimiento “ocurrieron en contextos regionales que registran una débil o nula presencia del Estado” y esta situación también se da por “sustanciales retrasos” en la implementación del acuerdo, de ahí la necesidad de la implementación.