CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Comisión de la Cámara de Representantes votó a favor de que Barr incurrió en desacato después de que Trump invocará privilegio ejecutivo

Por Jeremy Herb, Manu Raju

(CNN) — La Comisión Judicial de la Cámara de Representantes votó a favor de que Barr incurrió en desacato después de que Trump invocara privilegio ejecutivo, aumentando la colisión constitucional que se avecina en el informe Mueller entre los demócratas del Congreso y la administración Trump.

La comisión votó con un criterio partidista, 24 a 16, para mantener a Barr en desacato.

Esta mañana, antes de la votación, el presidente Donald Trump reclamó el privilegio ejecutivo sobre el informe del fiscal especial Robert Mueller y su evidencia subyacente, dando seguimiento a una amenaza que el Departamento de Justicia hizo la noche anterior si la comisión avanzaba con el voto de desacato.

El voto de desacato y la invocación del privilegio ejecutivo echa más combustible a la disputa entre los demócratas de la Cámara de Representantes y la administración sobre las investigaciones demócratas. El presidente ha prometido oponerse a todas las citaciones demócratas, y los demócratas han respondido sugiriendo que la obstrucción de las investigaciones del Congreso por parte del presidente podría incitarlos a considerar un juicio político.

Barr sería el primer funcionario de la administración de Trump en incurrir en desacato en una cámara dirigida por los demócratas. El asunto ahora se traslada a la Cámara en pleno para una votación, y luego seguramente se dirigirá a un enfrentamiento judicial entre los demócratas de la Cámara de Representantes y el Departamento de Justicia, en el esfuerzo de los demócratas para obtener el informe y las pruebas de Mueller no redactadas.

El voto de desacato siguió a un debate enérgico y prolongado en la comisión, donde los demócratas advirtieron sobre una crisis constitucional en medio del bloqueo de la administración y los republicanos criticaron a sus colegas demócratas por abusar de su poder al perseguir al fiscal general.

“Esto no tiene precedentes. Si no se controla, esta obstrucción significa el fin de la supervisión del Congreso. Como una rama de gobierno igualitaria, no debemos y no podemos permitir que esto continúe”, dijo Jerry Nadler, presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes.

“Los demócratas están enojados. Están enojados de que el principal oficial de la ley de nuestra nación y su adjunto tuvieron la audacia de decidir que las pruebas no respaldaban los cargos por obstruir una investigación por algo que el presidente no hizo”, respondió el representante Doug Collins, el republicano de mayor rango en la Comisión Judicial. “En lugar de enfrentarse a las consecuencias, los demócratas han resuelto neutralizar a Bill Barr al atacar su integridad y su distinguida carrera”.

El Departamento de Justicia le dijo a la Comisión, justo unos minutos antes de que comenzara la audiencia de desacato este miércoles, que el presidente había invocado el privilegio ejecutivo sobre todos los materiales que Nadler había citado.

“Ante el flagrante abuso de poder del presidente Nadler, y ante la solicitud del secretario de Justicia, el presidente no tiene más remedio que hacer una afirmación protectora del privilegio ejecutivo”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado.

Este martes, la Comisión y los funcionarios del Departamento de Justicia intercambiaron ofertas de ida y vuelta mientras negociaban para tratar de evitar el voto de desacato. Pero a última hora del martes, el Departamento de Justicia le envió a la Comisión una carta en la que decía que Barr le pediría a Trump que invocara el privilegio ejecutivo si el voto de desacato avanzaba.

“Ante el amenazado voto de desacato de la Comisión, el secretario de Justicia se verá obligado a solicitar que el presidente invoque el privilegio ejecutivo con respecto a los materiales sujetos a la citación”, escribió Stephen Boyd, asistente del secretario de Justicia.

Nadler respondió diciendo que la votación avanzaría, acusando al Departamento de Justicia de un “estallido de último momento” e instando a que continúen las negociaciones sobre el informe Mueller.

“La decisión del Departamento refleja el desafío general del presidente Trump a los deberes constitucionales del Congreso”, dijo Nadler en una declaración. “En los próximos días, espero que el Congreso no tenga más remedio que enfrentar el comportamiento de esta administración sin ley. La Comisión también examinará detenidamente a los funcionarios que están permitiendo este encubrimiento”.

Este miércoles por la mañana, en “New Day”, de CNN, Nadler dijo que Estados Unidos se encuentra en una “crisis constitucional”.

Agregó: “estamos en uno porque el presidente está desobedeciendo la ley, está rechazando toda la información al Congreso”.

Una lucha constitucional en ciernes

La decisión de mantener a Barr en desacato significa la ira que hierve a fuego lento de los demócratas sobre lo que ven como un obstáculo general a su supervisión de la administración Trump. Han tenido citaciones bloqueadas por la administración, testigos que se niegan a declarar, demandas presentadas por el presidente para bloquear sus citaciones y, a principios de esta semana, el Departamento del Tesoro rechazó una solicitud de las declaraciones de impuestos del presidente.

En la práctica, es poco probable que mantener en desacato a Barr cambie el panorama sobre el terreno: los republicanos utilizaron la misma maniobra contra el secretario de Justicia del presidente Barack Obama, Eric Holder, pero está sentando las bases para la incipiente batalla judicial entre la administración de Trump y los demócratas del Congreso.

El Departamento de Justicia ofreció este martes permitir que más miembros del personal vean una versión menos redactada del informe Mueller que se puso a disposición de los líderes del Congreso, para permitir que el Congreso tome sus notas de la sala de seguridad después de revisar el informe y hablar sobre entre los que lo habían visto, según la carta del Departamento de Justicia enviada el martes por la noche.

Pero eso no golpeó el corazón de la disputa sobre el informe de Mueller, que se reduce a dos cuestiones clave: el material del gran jurado y la evidencia de Mueller.

Los demócratas en su contraoferta solicitaron que el Departamento de Justicia se comprometiera a trabajar con el comité para ir a los tribunales a fin de obtener el material del gran jurado, o al menos no se oponga al esfuerzo de la Comisión para hacerlo, según un portavoz de la Comisión. También solicitaron una reunión esta semana para discutir el acceso de la Comisión a la evidencia de Mueller y que la membresía completa de las comisiones del Poder Judicial y de Inteligencia deberían poder ver el informe menos redactado.

El informe de Mueller dado a conocer públicamente tuvo aproximadamente 8% del material redactado, según un análisis de CNN, y el Departamento de Justicia ofreció a los líderes del Congreso la oportunidad de ver una versión menos redactada, con solo el material del gran jurado eliminado, un porcentaje aún menor. Barr ha argumentado que no está legalmente autorizado para proporcionar material del gran jurado al Congreso.

Pero los demócratas han rechazado la oferta del Departamento de Justicia de ver un informe menos redactado, argumentando que tienen derecho al material del gran jurado, y Nadler ha instado a Barr a unirse a él en la búsqueda de una orden judicial para liberarlo. Los demócratas han dicho que necesitan la evidencia de Mueller, citando específicamente en una carta la semana pasada las entrevistas de testigos del FBI y las notas que los testigos proporcionaron al equipo del consejo especial, que se citan a lo largo del informe.