CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tiroteos

Estos son los mensajes de texto de un estudiante a su madre durante el tiroteo en una escuela de Colorado

Por Darran Simon

(CNN) — Los mensajes de texto que Owen, un estudiante de octavo grado en STEM School Highlands Ranch, le envió a su madre en medio de un tiroteo la llenaron de pánico. Había un hombre armado en su escuela.

“Me aterrorizaba que eso ocurriera“, dijo Cami Brainard, de 34 años, a CNN este miércoles. “Lo pensaba todos los días”.

“Y sucedió”.

Intercambiaron mensajes de texto durante aproximadamente 14 minutos mientras Owen se escondía en un aula. Brainard pidió que su hijo solo fuera identificado por su primer nombre.

Un estudiante murió y otros ocho resultaron heridos el martes en el tiroteo en la escuela suburbana de Denver, no lejos de Columbine High.

Brainard compartió los mensajes de texto que intercambió con Owen en Facebook, junto con una breve grabación que Owen hizo en su teléfono durante el tiroteo.

“Hay un tiroteo en la escuela”

Brainard estaba en la peluquería donde trabaja cuando de repente los mensajes comenzaron a aparecer en la pantalla de su teléfono.

“Hubo disparos. Estamos esperando que nos escolten para irnos”, escribió su hijo de 14 años, alrededor de las 2:09 pm, después de que comenzó el tiroteo.

“¿Dónde?”, respondió ella. “¿Puedes llamarme?”.

“No”, escribió él. “Tenemos que permanecer quietos”.

La aparición de los coches de la policía y los camiones de bomberos, sus sirenas aullando, pasando por el salón a varias millas de la escuela pronto confirmaron sus temores, dijo.

“Owen, ¿estás bien?”, escribió ella.

“Más o menos“, respondió.

La familia de Brainard había sido tocada por un tiroteo masivo antes. Su cuñada estaba en el festival de música Route 91 Harvest, en octubre de 2017 cuando un hombre armado mató a 58 personas; ella sobrevivió.

No de nuevo, pensó Brainard.

“Por favor, dime qué está pasando”, escribió.

“Hay un tiroteo en la escuela”, escribió Owen.

Brainard dijo que se estaba poniendo histérica.

“Por favor, sigue mandándome mensajes de texto”, escribió Brainard. “Qué está pasando.”

“No podemos, tenemos que mantener nuestras manos libres”, escribió su hijo.

A las 2:23 pm, él le envió otro mensaje: “Estamos afuera”.

Bloqueo, disparos y gritos

Más tarde, esa noche, Owen interpretó a su madre la grabación que hizo cuando tenía su celular en el bolsillo.

“Atención, por favor. Bloqueo. Cerraduras. Luces. Fuera de la vista”, se escuchaba repetidamente en el fondo.

“Lo encontraron”, susurró Owen en la grabación.

Luego, disparos y gritos en el fondo.

“Sabiendo que ese es mi hijo y que él realmente lo había vivido … él va a tener cicatrices por el resto de su vida”, dijo Brainard.

Owen dijo que “sus piernas temblaban y sus dientes le castañeteaban de miedo”, escribió Brainard en Facebook.

Brainard dijo que debatió si publicar el audio.

“No quiero ser responsable de un trauma adicional”, escribió.

Pero dijo que decidió publicarlo “antes de que la gente ya no preste atención, antes de que a la gente ya no le importe”.

“Creo que mientras más personas se vean obligadas a ver estas cosas, cuanto más se exponga a estas cosas, más gente se da cuenta que les puede pasar”, dijo.

“Va a suceder de nuevo, a menos que hagamos algo”, dijo.

Rebekah Riess de CNN contribuyó a este informe.