CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Pemex y su plan para Dos Bocas: ¿cómo piensa lograrlo?

Por Expansión

(Expansión) — Pemex dobló su apuesta para lograr elevar su producción de refinados, desde los 612.000 a los 1,52 millones de barriles promedio diario en un lapso de cuatro años; una meta que los expertos consideran con una alta probabilidad de fracaso. Sobre todo, después de que la petrolera nacional declaró desierta la adjudicación del contrato llave para que un consorcio privado dirigiera la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas.

Las compañías que participaron ofrecieron terminar el proyecto en un mínimo de cuatro años y requerían entre 10.000 y 12.000 millones de dólares. El Gobierno puso un tope de 8.000 millones de dólares —160.000 millones de pesos mexicanos—, y tres años para su puesta en marcha, por lo que decidió no tomar ninguna de las propuestas.

  • Mira: Analizamos el plan de AMLO para las refinerías mexicanas:

“Vamos a que nos cueste 160.000 millones de pesos en tres años, no más, para que salga en tiempo y con este presupuesto necesitamos hacerla nosotros de manera directa con el apoyo de los técnicos y de los trabajadores mexicanos, a los que llamo a participar”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina de este jueves.

La estrategia de construir una nueva refinería, ahora bajo el mando conjunto entre Pemex y Sener (la titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle usará el equipo de Pemex para llevar a cabo la construcción), sólo generará más presión sobre la viabilidad que ven los inversionistas de las finanzas de la compañía en el futuro.

“Creo que es una noticia terrible y lo mejor que puede hacer esta administración es cancelar el proyecto de la refinería, porque necesitamos meterle más a la producción y exploración de crudo”, dijo Marco Cota, director de la consultora Talanza Energy, que agregó que Pemex construyó su última refinería hace 40 años, lo que pone en duda las capacidades técnicas para dirigir un proyecto de esta magnitud.

“Es un enorme riesgo para Pemex y la administración, porque es casi seguro que este proyecto no se acaba en tres años ni en los 8.000 millones de dólares”, dice el analista del sector Dwight Dyer. Los recursos que se destinarán a este proyecto, además, pudieran ir a otras tareas como extraer más gas natural para abastecer el mercado mexicano, dice el especialista.

Las propuestas rechazadas para liderar su construcción muestran que los consorcios internacionales creen que el proyecto sobrepasará los tiempos y costos para construir la planta de Dos Bocas, dice Marco Cota.

Aunque la planta de Dos Bocas sustenta la mayor parte de su plan, Pemex tiene previstas otras dos fases para aumentar su capacidad para surtir de gasolinas y otros petrolíferos al mercado mexicano.

La lógica de la administración con este plan es reducir las importaciones de combustibles, que durante 2018 costaron 626.000 millones de pesos a la compañía (unos 32.600 millones de dólares), un alza del 24,5% respecto a 2017, y que suministran cerca del 70% del consumo nacional de gasolinas; pero los especialistas no ven en la nueva refinería una solución rentable para reducir esta dependencia.

Las refinerías usan sólo entre el 40% y 30% de su capacidad en lo que va del año, según datos de la Secretaría de Energía. El plan para construir Dos Bocas se ha puesto en marcha y el Gobierno no frena su intención de cumplir con la construcción de una de las promesas de campaña de López Obrador.

La ruta hacia una mayor refinación

Meta

Llegar a una capacidad instalada de refinación de 1,98 millones de barriles promedio diario de refinados en los próximos cuatro años y una producción de 1,52 millones de barriles, según datos de Pemex dados a conocer en su reporte financiero del primer semestre de este año.

Fase 1:

Rehabilitación de las seis plantas del Sistema de Refinación de Pemex, en un plazo de uno a dos años. Esto aumentará la producción de 612.000 barriles a 1,06 millones de barriles promedio diarios y costará entre 150 y 200 millones de dólares por cada una de las refinerías. La inversión total para ello rondará entre 888 y 1,2 millones de dólares. Pemex destinará 392 millones de dólares para este rubro este año.

Fase 2:

Los otros 50.000 millones de pesos (unos 2.600 millones de dólares) del presupuesto de inversión de Pemex Transformación Industrial serán para construir la refinería de Dos Bocas, que iniciará trabajos en junio y terminará en mayo de 2020. La puesta en marcha de esta planta llevará la capacidad de producción a 1,98 millones, con una refinación de 1,38 millones de barriles promedio diario.

Fase 3:

Corresponde a la modernización del Sistema Nacional de Refinación, que extiende la estrategia hasta el cuarto año, con el fin de alcanzar los 1,52 millones de barriles refinados. En este punto se estudian iniciativas como la reconversión de residuales en las plantas de Salamanca y Salina Cruz. Este proyecto aún no tiene un costo estimado.