CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Hay más CO2 en la atmósfera hoy que en cualquier otro momento desde la evolución humana

Por James Griffiths

(CNN) — “No conocemos un planeta como este”.

Esa fue la reacción del meteorólogo Eric Holthaus ante la noticia de que los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera han alcanzado niveles nunca vistos en la totalidad de la existencia humana, no en la historia, en la existencia.

Según los datos del Observatorio Mauna Loa en Hawai, la concentración de CO2 en la atmósfera es de más de 415 partes por millón (ppm), mucho más que en cualquier otro momento en los últimos 800.000 años, desde antes de la evolución del homo sapiens.

Holthaus localizó el nuevo máximo el domingo cuando fue publicado por la Institución de Oceanografía Scripps, que mide las tasas diarias de CO2 en Mauna Loa junto con científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Las mediciones han sido continuas desde que el programa fue iniciado en 1958 por el difunto Charles David Keeling, por quien se le llama la Curva de Keeling a una gráfica del aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera.

“Esta es la primera vez en la historia humana que la atmósfera de nuestro planeta ha tenido más de 415 ppm de CO2”, dijo Holthaus en un tuit ampliamente compartido.

“No sólo en la historia registrada, no sólo desde la invención de la agricultura hace 10.000 años. Desde antes de que los humanos modernos existieran hace millones de años”, agregó Holthaus.

Durante la época del Plioceno, hace unos 3 millones de años, cuando las temperaturas globales se estimaban en 2 a 3 grados Celsius más altas que las actuales, se cree que los niveles de CO2 han superado entre 310 y 400 ppm.

CO2 atmósfera niveles

Los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera están en su punto más alto en más de 800.000 años.

En ese momento, el Ártico estaba cubierto de árboles, no de hielo, y se cree que las temperaturas de verano en el extremo norte alcanzaban alrededor de 15°C. Se pensaba que los niveles globales del mar durante el Plioceno eran sorprendentemente de 25 metros más altos que hoy, si no más altos.

Efectos devastadores

Los altos niveles de CO2 en la atmósfera, causados por los humanos que queman combustibles fósiles y talan los bosques, impiden que el ciclo de enfriamiento natural de la Tierra funcione, atrapen el calor cerca de la superficie y causen que las temperaturas globales aumenten y aumenten, con efectos devastadores.

La liberación de CO2 y otros gases de efecto invernadero ya ha llevado a un aumento de 1°C en las temperaturas globales, y es probable que estemos atrapados en un nuevo aumento, si los gobiernos del mundo no toman medidas inmediatas.

Según 70 estudios de clima revisados por expertos, en un mundo que es 2 grados más cálido, habrá un 25% más de días calurosos y olas de calor, que conllevan importantes riesgos para la salud y riesgos de incendios forestales.

En todo el mundo, el 37% de la población estará expuesto a al menos una ola de calor severa cada cinco años, y la duración promedio de las sequías aumentará en cuatro meses, lo que expondrá a unos 388 millones de personas a la escasez de agua, y 194,5 millones a las sequías severas.

Las inundaciones y el clima extremo como ciclones y tifones aumentarán, los incendios forestales serán más frecuentes y los rendimientos de los cultivos caerán. La vida animal será devastada, con aproximadamente un millón de especies en peligro de extinción. Sin embargo, los mosquitos prosperarán, lo que significa que otro 27% del planeta estará en riesgo de contraer malaria y otras enfermedades transmitidas por mosquitos.

Todo esto es a 2 grados, que se está convirtiendo cada vez más en un objetivo esperanzador. Con un aumento de temperatura de 3 o 4 grados, entramos en una etapa de “Tierra de invernadero” que podría hacer que muchas partes del planeta sean inhabitables.

Esto ha sido predicho desde hace décadas. También sabemos qué se necesita hacer para detenerlo: un drástico recorte en las emisiones de carbono, la reforestación y la creación de sumideros de carbono, y nuevas tecnologías para la captura de carbono y otras innovaciones, o, en palabras del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, “cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”.

Esto se puede hacer, y muchos se están organizando para intentar forzar a sus gobiernos a tomar medidas, pero nos estamos quedando sin tiempo para evitar un mundo que, literalmente, no sabemos cómo manejar.

CO2