CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Brexit

Theresa May presenta un ‘nuevo acuerdo de brexit’ en un esfuerzo de última hora por dejar la Unión Europea

Por Eliza Mackintosh

(CNN) — La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, reveló detalles de su “nuevo acuerdo del brexit”, que incluye concesiones destinadas a apaciguar al opositor Partido Laborista de Gran Bretaña, y es casi seguro que será su último intento por lograr aprobar un acuerdo problemático.

En un intento de último momento por convencer a los legisladores para que apoyen su Proyecto de Ley de Acuerdo de Retirada, May presentó nuevas promesas sobre los derechos de los trabajadores y las disposiciones ambientales, así como una relación aduanera temporal con la Unión Europea. También prometió dar al Parlamento una votación sobre si celebrar un segundo referéndum.

MIRA: Conversaciones sobre brexit colapsan después de que Theresa May y el Partido Laborista no logran llegar a un acuerdo

Esto último aislaría a los partidarios del brexit de línea dura dentro del propio Partido Conservador de May, que quieren ver una ruptura limpia con el bloque.

“Este acuerdo no es la última palabra sobre nuestra futura relación con la Unión Europea, es un escalón para alcanzar ese futuro, un futuro en el que la gente del Reino Unido determine el camino a seguir para el país que todos amamos”, dijo May en una conferencia de prensa el martes.

MIRA: El desastre del brexit vuelve a Gran Bretaña un lugar extraño para vivir

“Este acuerdo sienta las bases y resuelve muchos de los problemas centrales, pero en los próximos años el Parlamento podrá debatir, decidir y refinar la naturaleza exacta de nuestra relación con la UE. Algunos querrán que nos acerquemos más. Otros querrán estar más distantes. Ambas partes pueden defender su caso en los próximos meses y años”, añadió.

La nueva propuesta también establece una obligación legal del gobierno de buscar acuerdos alternativos al controvertido acuerdo de la frontera dura en la isla de Irlanda, para diciembre de 2020.