CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

Un bombero voluntario ayudó a la hija de esta mujer durante una convulsión; ella le agradeció salvándole la vida al donarle un riñón

Por David Williams, Gianluca Mezzofiore

(CNN) — Cuando la hija pequeña de Becca Bundy sufrió un ataque en su casa, el bombero voluntario Bill Cox fue la primera persona en ayudar. Dos años más tarde, la mujer de Minnesota pudo ofrecerle un agradecimiento que le salvó la vida al donarle uno de sus riñones.

Cox ha sido voluntario en el Departamento de Bomberos Voluntarios de Bearville, en el norte de Minnesota, durante aproximadamente seis años y está capacitado como personal de primeros auxilios. Recibió la llamada para ayudar a la hija de Bundy en agosto de 2016.

“Llegué y ayudé a tranquilizar a la gente hasta que una ambulancia pudiera llegar allí y cuidarla”, dijo a CNN.

Los dos se reunieron nuevamente en octubre de 2018 cuando Bundy fue a un evento benéfico para un vecino en el Viking Bar, donde Cox ha trabajado durante 16 años.

Cox estaba en el bar, vestía una camiseta verde brillante que decía: “Mi nombre es Bill. Estoy en la etapa final de INSUFICIENCIA RENAL y necesito un RIÑON”.

Hablaron un poco y ella se dio cuenta de que tenía el mismo tipo de sangre.

“Así es como comenzó el viaje. Recuerdo que en algún momento durante mis pruebas le conté a Bill que yo era la elegida”, dijo a CNN.

Cox entró en la lista de trasplantes en 2017, porque nació con un solo riñón y el órgano estaba fallando. Se sometió a diálisis en enero de este año.

Hizo dos camisas y las llevó al trabajo casi todos los días. Él dice que cuatro o cinco personas ofrecieron sus riñones después de ver la camisa, pero no pudieron donar.

“Ella era perfecta para mí”, dijo.

Bundy lo llamó con la noticia tan pronto como supo que era una donante compatible.

“Puedo recordarnos a los dos llorando, con lágrimas de alegría por supuesto, y a Bill dándome las gracias”, dijo.

El Dr. Raja Kandaswamy, director del programa de trasplante de riñón y páncreas del hospital de la Universidad de Minnesota, dijo que más de 100.000 personas están esperando un nuevo riñón, y esa lista aumenta cada año. Dijo que hay una gran necesidad de donantes.

“Entonces, para él era urgente encontrar un donante vivo, porque el tiempo de espera para que un órgano provenga de un donante fallecido podría ser de cinco a siete años en Minnesota”, dijo.

“Hubo un sentido de urgencia para recibir un trasplante porque a una persona de 66 años en diálisis no le va bien a largo plazo en diálisis”, dijo Kandaswamy. “La mortalidad es alta una vez que permanecen en diálisis durante unos años”.

Kandaswamy y su equipo en el Centro Médico de la Universidad de Minnesota realizaron el trasplante a finales de febrero.

“Desde entonces, no ha mirado atrás”, dijo Kandaswamy. “Tiene un gran nivel de energía, ha vuelto a la talla en madera y es un bombero voluntario y un funcionario de emergencias”.

El proceso ha reunido a las familias de Bundy y Cox.

“Seguimos hablando regularmente y hacemos todo lo posible para reunirnos con la mayor frecuencia posible”, dijo Bundy.

Antes de la cirugía, Cox le hizo un ángel de madera y lo pintó con su color favorito.

“Ella es mi ángel. Ella me salvó la vida y pensé que sería un pequeño regalo apropiado para ellos”, dijo.