CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra comercial EE.UU.-China

Guerra comercial

Este es el peor escenario de la guerra comercial entre Estados Unidos y China

Por Christine Romans

(CNN Business) — Resulta que las guerras comerciales no son cortas y no son tan fáciles de ganar, como una vez tuiteó el presidente Donald Trump. A medida que la guerra comercial entre Estados Unidos y China se prolonga, los economistas afilan sus lápices y pronostican lo que costaría una guerra comercial prolongada.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió que una escalada en la guerra comercial perjudicaría a la economía de Estados Unidos y al resto del mundo, reduciendo un 0,7% del crecimiento mundial para el año 2021. Eso es aproximadamente 600.000 millones de dólares. La OCDE ve el potencial de nuevas barreras comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea y también las incertidumbres relacionadas con el brexit.

En una nota de análisis, Morgan Stanley encontró que la ventana para resolver la disputa comercial se está reduciendo. De no resolverse el próximo mes, la guerra comercial afectará el crecimiento económico mundial.

“Si las conversaciones se estancan, no se llega a un acuerdo y Estados Unidos impone aranceles del 25% sobre los 300.000 millones de dólares restantes de las importaciones procedentes de China, vemos que la economía mundial se dirige hacia la recesión”, escribieron los analistas de Morgan Stanley. Bajo ese escenario, la Reserva Federal de Estados Unidos tendría que recortar las tasas de interés, finalmente volver a cero y China necesitaría un nuevo estímulo enorme, dijeron.

En el Bank of America los analistas informaron que la guerra comercial ya ha dañado la confianza en Main Street, señalando que una prolongada guerra comercial “podría tener un impacto significativo en el gasto del consumidor”.

Los principales minoristas de Estados Unidos ya se están preparando para ese impacto. Kohl’s, Home Depot y Walmart han dicho que los aranceles harán que los precios de algunos artículos suban. La Footwear Distributors and Retailers of America, asociación de distribuidores de calzado y minoristas de ese país, dijo que una escalada en los aranceles de los zapatos sería “catastrófica”. Aproximadamente el 72% de todo el calzado vendido en Estados Unidos en 2017 se fabricó en China, según otro grupo comercial de la industria.

MIRA: Nike y Adidas están entre las 170 empresas que piden a Trump acabar con la guerra comercial

Esto significará precios más altos para los consumidores o menores ganancias para las compañías, lo que puede significar menos trabajos.

Pero un año después de la guerra comercial, se está dando cuenta de que el régimen arancelario de Trump puede volverse permanente.

Durante el año pasado, la Casa Blanca impuso aranceles al acero y al aluminio extranjeros, a 50.000 millones en productos de alta tecnología de China, a otros 200.000 millones en productos básicos y componentes de manufactura de China, y ahora ha comenzado a gravar las importaciones de todo lo que Estados Unidos le compre al gigante asiático.

El presidente desestima estas preocupaciones y ha exhortado a las compañías estadounidenses que fabriquen en el país si quieren evitar los aranceles. Los asesores del presidente dicen que la economía de Estados Unidos es lo suficientemente fuerte como para aguantar cualquier golpe.