CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Fotos que inspiran: universitaria se toma las fotos de su graduación en los campos donde trabajan sus padres inmigrantes

Por Amir Vera, Andrea Díaz

(CNN) — Erica Alfaro dice que nunca olvidó el consejo que su mamá le dio cuando las dos trabajaban largas horas juntas en los campos de tomate del Valle Central de California.

“Un día le dije a mi mamá que estaba muy cansada y ella me dijo: ‘Así será la vida a partir de ahora. Las únicas personas que no tienen que pasar por esto tienen una educación’. Esas palabras se quedaron conmigo “, dijo Alfaro, de 29 años, a CNN el sábado.

Esas sabias palabras inspiraron a Alfaro, quien abandonó la escuela secundaria cuando se quedó embarazada a los 15 años, para volver a la educación.

Erica Alfaro poses with her parents, Claudio Alfaro and Teresa Herrera.

El 19 de mayo, Alfaro se graduó de la Universidad Estatal de San Diego con una maestría en educación, con especialización en consejería. Decidió honrar a sus padres en sus fotos de graduación, de pie con su toga y bata junto a ellos, con ropa de trabajo, en medio de los campos de frutas donde su madre aún trabaja.

“Con amor, dedico mi maestría a mis padres. Su sacrificio por venir a este país para darnos un mejor futuro valió la pena”, dijo Alfaro cuando compartió sus fotos de graduación en sus cuentas de Facebook e Instagram este mes.

Mientras crecía, Alfaro tenía que cruzar la frontera de EE. UU. y México para ir a la escuela

Alfaro dijo que sus padres son agricultores que nunca pudieron ir a la escuela. Su madre, Teresa Herrera, de 51 años, y su padre, Claudio Alfaro, de 50, son de Oaxaca, México, y hablan mixteco, una lengua indígena. Ambos emigraron a Estados Unidos por separado y se conocieron más tarde.

Erica Alfaro nació en Fresno, California, pero se crió en Tijuana cuando sus padres volvieron a México para que su madre obtuviera la residencia en EE. UU.

Durante su tiempo en Tijuana, Alfaro cruzaba la frontera todos los días para ir a la escuela. Cuando cumplió 13 años, la familia se mudó a Oceanside, California, junto con otra familia y 11 personas compartían un apartamento de una habitación.

Erica Alfaro posa con su padre, Claudio Alfaro.

Alfaro dijo que ella, su hermano y hermana solían trabajar con sus padres en los campos de frutas durante sus vacaciones de verano.

Superando obstáculos

Cuando quedó embarazada a los 15 años, se mudó con su novio, quien dice que la hizo dormir afuera con el bebé meses después de dar a luz. Ella se mudó de nuevo con sus padres.

Alfaro acredita los consejos de su madre sobre la educación como su inspiración para volver a la escuela. A los 17 años, se inscribió en un programa de educación en el hogar en Fresno.

Fue aceptada en la Universidad Estatal de California en San Marcos, pero durante su primer semestre, en 2012, a su hijo le diagnosticaron parálisis cerebral. Las calificaciones de Alfaro sufrieron, pero ella siguió adelante, decidida a darles a ella y a su hijo una vida mejor, la vida que sus padres trabajaron arduamente para darle.

“Me tomó casi seis años obtener mi licenciatura”, dijo Alfaro.

Erica Alfaro posa con su madre, Teresa Herrera.

Alfaro se graduó en psicología en la universidad en 2017. Fue seleccionada para ser oradora en la ceremonia de graduación.

“La razón por la que comparto mi historia es porque quiero alentar a las madres solteras indocumentadas, y a las personas que sufren violencia doméstica, a que obtengan una educación y alcancen sus metas”, dijo Alfaro.

Dijo que espera que publicar sus fotos de graduación en los campos de frutas inspire a otros en la comunidad latina que enfrentan dificultades similares.

“Estas fotos representan a muchos de nosotros”, dijo. “Nuestros padres vinieron a este país para darnos una vida mejor y no estaríamos aquí sin ellos”.

Alfaro dijo que su principal objetivo ahora es ser consejera escolar. Dijo que espera animar a los estudiantes con poca representación a continuar su educación. También quiere trabajar con víctimas de violencia doméstica y madres adolescentes.