CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra comercial EE.UU.-China

Guerra comercial

Las tierras raras podrían ser el próximo frente en la guerra comercial entre Estados Unidos y China: ¿qué son?

Por Sherisse Pham, Julia Horowitz

Hong Kong (CNN Business) — A medida que se intensifica la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Beijing puede estar preparándose para jugar una nueva carta: su control de los minerales de las tierras raras.

Los medios estatales chinos publicaron esta semana una advertencia a Estados Unidos de que también tienen poder sobre las cadenas de suministro mundiales. Eso coincidió con una amenaza levemente velada sobre las tierras raras, de las cuales el país es un importante exportador, de la principal agencia de planificación económica del gobierno.

Esto es lo que necesitas saber sobre las tierras raras y cómo podrían participar en la pelea comercial.

ESPECIAL: Guerra comercial entre EE.UU. y China

¿Qué son las tierras raras?

Las tierras raras se refieren a 17 minerales con propiedades magnéticas y conductoras que ayudan a alimentar la mayoría de los dispositivos electrónicos. Son vitales para la producción de teléfonos inteligentes, tabletas y altavoces inteligentes.

En realidad no son “raros” y se pueden encontrar en otros países, incluido Estados Unidos. Pero son difíciles de minar con seguridad.

Alrededor de un tercio de los depósitos de tierras raras del mundo se encuentran en China. Sin embargo, el país controla más del 90% de la producción, según el Servicio Geológico de EE.UU., en parte debido a sus menores costos laborales y las regulaciones ambientales menos estrictas.

Neodymium, a rare earths mineral, is displayed in China.

Neodymium, mineral de tierras raras, en China.

Además de su uso en la electrónica, las tierras raras son vitales para muchos de los principales sistemas de armas en los que Estados Unidos confía para la seguridad nacional.

Eso incluye láseres, radares, sonar, sistemas de visión nocturna, guía de misiles, motores a reacción y aleaciones para vehículos blindados, según un informe que el Pentágono preparó para el presidente Donald Trump el año pasado.

“China ha inundado estratégicamente el mercado mundial con tierras raras a precios subsidiados, ha expulsado a los competidores y ha disuadido a los nuevos participantes en el mercado”, señala el informe.

MIRA: Tierras raras, el as bajo la manga de China en la guerra comercial

¿Qué ha dicho China?

La principal agencia de planificación económica de China esta semana señaló la voluntad de Beijing de frenar las exportaciones de tierras raras en medio de la guerra comercial.

“Si alguien quiere usar los productos hechos de tierras raras exportadas por China para contener y reprimir el desarrollo de China, creo que… la gente de China no estará feliz”, dijo la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma en una declaración el miércoles, citando a un funcionario anónimo.

Los medios estatales chinos también avisaron a Washington y publicaron un nuevo comentario con palabras de advertencia: “No digan que no les advertimos”.

“En la actualidad, Estados Unidos sobreestima completamente su capacidad para controlar la cadena de suministro global y se debe abofetear a sí mismo cuando se alivie de su feliz e ignorante autocomplacencia”, dijo la columna en el Diario del Pueblo, periódico del gobernante partido comunista.

El presidente chino, Xi Jinping, también dio el paso de visitar una compañía de tierras raras en un viaje reciente a la provincia de Jiangxi.

China ha flexionado este músculo antes. En 2010, luego de una pelea con Japón sobre las islas en disputa, China cortó las exportaciones de tierras raras a ese país.

¿Cómo han reaccionado los mercados?

Las acciones de varias compañías que extraen y procesan tierras raras se han disparado en los últimos días.

Las acciones de JL Mag Rare-Earth saltaron un 10% en Shenzhen el jueves, el segundo día consecutivo en que las acciones de la compañía china aumentaron el límite diario.

Lynas, un procesador australiano de tierras raras, tocó un máximo en cinco años el jueves por la mañana en Sydney, lo que se suma a la ganancia del 15% que tuvo el miércoles, antes de cerrar con una baja del 0,7%.

Dada la retórica que sale de Beijing, los precios de las acciones de las compañías de tierras raras seguirán aumentando, según Francis Lun, economista jefe de GE Oriental Financial Group.

Mientras tanto, el conflicto pesa sobre las acciones globales. El Dow cayó 221 puntos, o 0,9%, el miércoles a mínimos en tres meses.

¿Cómo podría funcionar esto?

China representó el 80% de todos los minerales de tierras raras importadas por Estados Unidos entre 2014 y 2017, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Eso significa que las tierras raras tienen el potencial de ser un poderoso chip de negociación en las negociaciones comerciales en curso entre Estados Unidos y China.

“Si China decide prohibir la exportación de tierras raras a EE.UU., se producirían efectos complejos, incluso incurrir en ciertas pérdidas en la propia China”, dijo en una columna el tabloide estatal Global Times. “Sin embargo, China también sabe claramente que Estados Unidos sufriría mayores pérdidas en esa situación”.

Sin embargo, China puede no tener tanta influencia como piensa.

EE.UU. mantiene reservas de muchos materiales de tierras raras, entre ellos los usados en la industria de la defensa.

Y la fortaleza de Beijing en la industria se está debilitando a medida que el gobierno toma medidas enérgicas contra las prácticas de extracción que son ilegales o conllevan un riesgo ambiental, lo que le había dado a China una ventaja de precios en el pasado.

El país también está preparado para convertirse en un importador neto de tierras raras para el año 2025, ya que busca impulsar su propia industria tecnológica. Eso puede hacer que Beijing vacile en elevar los precios globales, para que no establezca el precedente del uso de tierras raras como herramienta política.

Divya Gopalan, Steven Jiang y James Griffiths contribuyeron a esta noticia