CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Verificación de hechos de la avalancha de mentiras de Trump del jueves por la mañana

Por Marshall Cohen

Washington (CNN) — Un día después de que el fiscal especial Robert Mueller se negara públicamente a exonerar al presidente Donald Trump e insinuara un posible juicio político, el presidente respondió el jueves con una avalancha de mentiras ampliamente desmentidas sobre la investigación y sus conclusiones.

Durante las pocas horas del jueves por la mañana, Trump difundió varias mentiras y falsedades sobre la investigación de Rusia, los hallazgos de Mueller, el costo de la investigación y las restricciones legales que enfrentó Mueller al lidiar con la posibilidad de que un presidente violó la ley.

Aquí hay un desglose de los comentarios de Trump.

Costo de la investigación

En un tuit, Trump dijo que la investigación de Mueller costó “40.000.000 de dólares durante dos años oscuros”.

Primero los hechos: No está claro de dónde saca Trump sus números. La información más reciente del Departamento de Justicia se extiende hasta septiembre y dice que los gastos específicos de Mueller fueron de alrededor de 12 millones de dólares. El precio final de Mueller será más alto que eso, pero los datos aún no son públicos.

El Departamento de Justicia gastó otros 13 millones de dólares investigando la intromisión rusa, costos en los que se habría incurrido incluso si Mueller no hubiera sido designado. Eso es un total de 25 millones de dólares, aunque el precio será mayor porque no cubre los últimos siete meses de la investigación. Es poco probable que la cantidad final para Mueller alcance la cifra de 40 millones de dólares reclamada por Trump.

Cooperación con la investigación

En un tuit, Trump dijo que Mueller tenía “acceso, personas, recursos y cooperación ilimitados”.

Primero los hechos: La Casa Blanca cooperó en gran medida con la investigación, pero es erróneo decir que hubo cooperación “ilimitada”. Trump rechazó repetidamente una entrevista con el equipo de Mueller. Algunas campañas de Trump asocian “comunicaciones relevantes eliminadas” o dieron información conflictiva. Otros mintieron a los investigadores y fueron acusados de delitos de obstrucción.

Trump presentó un testimonio escrito sobre la intromisión rusa, pero se negó a responder cualquier pregunta sobre la obstrucción. Mueller dejó en claro que las respuestas de Trump eran “incompletas” e insuficientes. El hijo del presidente, Donald Trump Jr., también rechazó una entrevista en persona.

Al menos tres colaboradores de Trump fueron acusados de mentir a los investigadores, lo que es un acto de obstrucción, y otros dos fueron acusados de mentir en las consultas del Congreso sobre la intromisión rusa.

Conflictos de interés de Mueller

En un tuit, Trump dijo que Mueller estaba “muy conflictuado”.

Primero los hechos: Mueller no tuvo conflictos de intereses, y Trump lo sabe. El Departamento de Justicia liberó a Mueller de cualquier conflicto cuando asumió el cargo en 2017. Los principales asesores de Trump le dijeron que estos conflictos percibidos eran “ridículos” y que no se consideraban verdaderos conflictos.

Trump ha afirmado durante mucho tiempo que Mueller estaba en conflicto por varias razones: porque una vez solicitó un reembolso de un campo de golf propiedad de Trump, porque entrevistó a un director del FBI después de que Trump despidiera a James Comey en 2017, y porque su antiguo bufete de abogados representó a figuras clave en la investigación.

Cuando Trump planteó estas preocupaciones a sus principales ayudantes, “rechazaron su afirmación de conflictos, diciéndole al presidente que no contaban como verdaderos conflictos”, según el informe de Mueller. Estos asesores de la Casa Blanca incluyeron al ex estratega jefe Steve Bannon, al ex secretario general de la presidencia Reince Priebus y al ex abogado de la Casa Blanca Don McGahn, según el informe.

Restricciones legales sobre Mueller

En un tuit, Trump dijo: “¡Robert Mueller habría presentado cargos si hubiera ALGUNO, pero no había cargos que presentar!”.

Primero los hechos: Esto es lo opuesto a la verdad. Las manos de Mueller estaban atadas por las antiguas pautas del Departamento de Justicia de que un presidente en ejercicio no puede ser acusado. En sus comentarios públicos esta semana, Mueller dijo específicamente que acusar a Trump “no era una opción que pudiéramos considerar”.

Mueller dejó en claro en sus comentarios públicos el miércoles que las pautas tuvieron una influencia significativa en la investigación, y desde el primer momento incluso tuvieron en cuenta si se había cometido un delito. Por lo tanto, Trump está creando una narrativa falsa al afirmar que Mueller “habría presentado cargos” si hubiera pruebas de que Trump violó la ley.

De hecho, el informe de Mueller presentó evidencia sustancial de que Trump obstruyó la justicia en algunos frentes. Pero Mueller no ofreció una conclusión sobre si Trump debería ser procesado, porque estaba obligado por las directrices del Departamento de Justicia que le impedían siquiera considerarlo.

Equidad de la investigación

En un tuit, Trump llamó a la investigación de Mueller una “cacería de brujas”, una etiqueta que ha usado durante dos años para sugerir que la investigación estaba dirigida injustamente hacia él y lo derrumbaría a cualquier costo.

Primero los hechos: Si la investigación fuera realmente una “cacería de brujas”, las cosas podrían haber sido muy diferentes. Pero Mueller dijo que los hechos no lo llevaron a una conspiración de colusión, y en repetidas ocasiones se negó a usar tácticas duras contra Trump, como emitir una citación para su testimonio.

Primero, Mueller hizo todo lo posible para ser justo con Trump y dijo que no había una conspiración de colusión. No actuó con severidad y citó el testimonio de Trump, y siguió las reglas que le impedían acusar a Trump. Si esto fue una “cacería de brujas”, no fue una muy buena.

En sus comentarios, Mueller destacó que sería injusto que Trump lo acusara de un crimen sin que Trump tuviera un lugar legal para limpiar su nombre, porque no podía ir a juicio mientras estaba en el cargo. Mueller incluso dijo que está “prohibido” buscar una acusación sellada de Trump para más adelante.

Muchos de los principales empleados y colaboradores de Trump, como el director del FBI Chris Wray y el ex abogado de la Casa Blanca Ty Cobb, han roto con el presidente y han rechazado públicamente la etiqueta de “cacería de brujas”. Incluso Barr rechazó el término durante su audiencia de confirmación en el Senado a principios de este año, diciendo específicamente que Mueller no estaría involucrado en una cacería de brujas.

Preocupación por la intromisión rusa

En un tuit, Trump dijo que “Rusia ha desaparecido” del debate público porque la investigación de Mueller no estableció una conspiración de connivencia entre la campaña de Trump y Rusia.

Primero los hechos: El tema de la interferencia rusa sigue estando a la vanguardia de la política nacional.

Mueller se concentró en la intromisión rusa durante sus comentarios públicos, diciendo solemnemente: “Terminaré reiterando la acusación central de nuestras acusaciones, que hubo múltiples esfuerzos sistemáticos para interferir en nuestra elección. Y esa acusación merece la atención de todos los estadounidenses.”

Los principales funcionarios de inteligencia de Estados Unidos han advertido sobre los continuos esfuerzos de Rusia para socavar la política estadounidense. Los candidatos presidenciales demócratas lo están llevando a la campaña, y los legisladores lo preguntan en las audiencias del Congreso con funcionarios de la administración.

Los jefes seleccionados por Trump para dirigir a la comunidad de inteligencia de Estados Unidos han continuado alertando sobre la intromisión rusa persistente. Y muchos de los candidatos demócratas a la presidencia, incluido el favorito Joe Biden, presentan sus posiciones sobre cómo contrarrestar a Rusia en sus sitios web.

El papel de Trump en la intromisión rusa

En un tuit, Trump dijo: “No tuve nada que ver con que Rusia me ayudara a ser elegido”.

Primero los hechos: La investigación de Mueller no estableció una conspiración criminal entre Trump y los rusos. Pero el tuit de Trump ignora su papel en la promoción de los frutos de los ataques rusos durante la campaña de 2016, que abrazó y amplificó en sus mítines y en redes sociales.

Para ser completamente claro: Mueller nunca acusó a Trump, ni a ningún asistente de Trump, ni a ningún estadounidense, de conspirar de manera criminal con el gobierno ruso para influir en la elección.

Pero eso no significa que Trump no desempeñó ningún papel en absoluto, incluso si no fue un crimen. En lugar de denunciar a Rusia por intervenir en la política estadounidense, Trump abrazó sus acciones y usó su plataforma y su aparato de campaña para amplificar la intromisión rusa. Regularmente citó los correos electrónicos que los piratas informáticos rusos robaron a los demócratas y les dio a WikiLeaks para su publicación.

En su tuit, Trump pareció reconocer accidentalmente por primera vez, que Rusia trató de ayudarlo a derrotar a la candidata demócrata Hillary Clinton en 2016. (Esta es la evaluación de los funcionarios de inteligencia de la era de Obama y los elegidos por Trump.) Pero más tarde el jueves por la mañana, Trump echó para atrás esta parte de su tuit y dijo: “Rusia no me ayudó a ser elegido”.

Los hallazgos de Mueller sobre la obstrucción

En un tuit, Trump dijo: “Mueller tampoco encontró Obstrucción”.

Primero los hechos: Esto es claramente falso. Mueller descubrió pruebas sustanciales de obstrucción por parte de Trump y el informe detallaba cómo las acciones de Trump cruzaron el umbral legal en varios episodios clave. Pero Mueller dijo que se le prohibió recomendar cargos criminales y tuvo problemas con los “problemas difíciles” de investigar a un presidente en ejercicio. En cambio, aludió al rol del Congreso en hacer responsable a un presidente.

El informe detalla algunos incidentes con “pruebas sustanciales” de que Trump obstruyó la justicia, incluidos sus esfuerzos para despedir al fiscal especial y hacer que McGahn mintiera sobre eso a la prensa, así como los esfuerzos de Trump para influir en la cooperación de varios testigos clave en la investigación.

“Nuestra investigación encontró múltiples actos del presidente que fueron capaces de ejercer una influencia indebida en las investigaciones de aplicación de la ley, incluidas las investigaciones de interferencia y obstrucción de Rusia”, señala el informe.

Con respecto a la investigación de obstrucción, Mueller dijo el miércoles, “si hubiéramos tenido confianza en que el presidente claramente no cometió un crimen, lo hubiéramos dicho”. Mueller presentó su informe al secretario de Justicia, William Barr, quien anunció en marzo su conclusión de que Trump no había violado la ley. El tuit de Trump hubiera sido correcto si hubiera citado a Barr en lugar de a Mueller.