CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

El perdón y tu salud: los beneficios según la ciencia

Por Jacqueline Howard

(CNN) — Un padre perdona al hombre involucrado en la muerte de su hijo. Una madre perdona a los asesinos de su hija. Una familia ofrece perdón al hombre que le disparó a su papá.

Escuchamos sobre estas historias de personas que perdonan a quienes las lastiman todo el tiempo, y se destacan porque para algunos, este gesto es inimaginable. Todos entendemos por qué alguien no perdonaría a la persona, pero a menudo nos cuesta entender a quienes eligen hacerlo.

Es una lucha que Everett Worthington conoce muy bien.

Lo sabe no solo porque Worthington es un profesor emérito de psicología en la Virginia Commonwealth University en Richmond, Virginia, ni tampoco porque fue autor de varios libros sobre el perdón y realizó investigaciones sobre el tema, sino porque es hijo de una mujer que fue asesinada.

Después de la trágica muerte de su madre, Worthington enfrentó la difícil decisión de perdonar.

“Eso terminó siendo una experiencia de difícil crecimiento y donde mi hermano, mi hermana y yo llegamos a la misma conclusión sobre el joven: que lo perdonamos”, dijo Worthington.

Trabajar por el perdón en casos tan trágicos puede parecer noble para algunos, pero desconcertar a otros que podrían argumentar que un asesino no debería ser perdonado.

“[Perdonar es] lo que mamá nos enseñó a hacer y la estaríamos deshonrando si no siguiéramos su enseñanza”, dijo sobre el perdón. “La gente no merece el perdón. Es un regalo que la gente da”.

Basado en su propio viaje hacia el perdón, y sus propios estudios, Worthington está de acuerdo con el consenso general entre los investigadores de que los actos de perdón en realidad hacen mucho por la persona que lo extiende.

Esto es lo que sabemos acerca de cómo la mente humana ve el gesto.

“¿Quién tiene el corazón más oscuro aquí?”

Era la noche de Año Nuevo en Knoxville, Tennessee. El año cambió de 1995 a 1996, y la madre de Worthington, Frances McNeill, de 76 años, se fue a la cama temprano.

Más tarde en la noche, McNeill se despertó por el ruido de alguien robando en su casa.

“Era un hombre joven el que había entrado”, dijo Worthington. “Ella lo está mirando fijamente, y él está parado allí sosteniendo una palanca que solía romper en la ventana y él la golpeó hasta que ella murió, y en realidad la violó con una botella de vino”.

El hermano menor de Worthington, Mike, quien se suicidó unos 10 años después, encontró el cuerpo de su madre a la mañana siguiente.

“Habíamos pasado por la investigación del asesinato a lo largo del día y acababa de enojarme con la persona que había hecho esto”, dijo Worthington sobre ese día devastador.

“Me enojé tanto al discutir esto con mi hermano que acababa de descubrir el cuerpo, y con mi hermana, que señalé un bate de béisbol contra la pared y dije: ‘Quisiera que quien lo hizo estuviera aquí. Le golpearía los sesos’ ‘y estaba tan enojado que no podía dormir”, dijo.

Luego, cuando la noche se volvió mañana, los pensamientos de ira de Worthington comenzaron a cambiar.

“Estaba paseando por la habitación en la casa de mi tía, donde me alojaba, y alrededor de las 3 de la mañana comencé a pensar: ‘Hey, soy un investigador del perdón. Soy psicoterapeuta. Ayudé a las parejas a perdonar por años. Soy cristiano. Tengo un sistema de creencias que apoya el perdón y, sin embargo, ni siquiera me he permitido pensar la palabra por P en todo el día, la palabra perdón”, dijo Worthington.

MIRA: AMLO a víctimas de violencia: Olvido no, perdón sí

“Cuando terminé de pensar en esto, volví a la noche anterior, cuando estaba mirando el bate de béisbol, pensando que lo golpearía en la cabeza hasta que él muriera. Y me vino a la mente: quién tiene el corazón más oscuro aquí?”.

Worthington decidió seguir un modelo de intervención que creó años antes llamado REACH Forgiveness (LLEGA al Perdón) una guía para ayudar a sus clientes a ser más indulgentes, lo que necesitaba él en ese momento.

REACH significa recordar el incidente que te hirió; empatizando con la persona que te hizo daño; pensar en perdonar a esa persona como un regalo altruista; comprometiéndose a perdonarlos; y luego aferrándose a ese perdón sin echarse para atrás.

Pero hay algunas personas para quienes el concepto de perdón es totalmente extraño.

“Hay diferencias en filosofía y religión y creencias personales acerca de si las personas piensan que el perdón es apropiado o posible y ese tipo de creencias puede evitar que perdonen”, dijo Worthington.

Sin embargo, en general, los estudios sugieren que practicar actos de perdón está relacionado con los beneficios de salud mental y física, incluidas la reducción en los niveles de presión arterial.

Los beneficios del perdón para la salud

Albergar ira y hostilidad se asociaron con un mayor riesgo de enfermedad coronaria en un artículo que se publicó en Journal of the American College of Cardiology en 2009.

El artículo, que incluyó la revisión de 44 estudios publicados anteriormente sobre la enfermedad cardíaca encontró que la ira y la hostilidad estaban relacionadas con un aumento de los eventos de enfermedad coronaria, como un ataque cardíaco, en personas sanas y un pronóstico desfavorable en aquellos que ya tenían antecedentes de enfermedad cardíaca.

“Para entender mejor el proceso de perdón, podría ser útil dar un paso atrás y observar el proceso de aferrarse a la ira”, dijo Neda Gould, psicóloga clínica y profesora asistente de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.

“La ira es una forma de estrés, por lo que cuando nos aferramos a la ira es como si estuviéramos activando la respuesta de estrés del cuerpo, o la respuesta de lucha o huida, crónicamente. Sabemos que activar esta respuesta de forma crónica lleva al desgaste del cuerpo”, dijo. “Puede que no sea sorprendente que cuando nos comprometemos con el acto de perdonar, podamos comenzar a desactivar la respuesta del estrés y los cambios fisiológicos que la acompañan”.

Incluso en personas con un alto nivel de estrés en la vida, entre las personas que obtienen puntajes altos en las medidas de perdón, en las que informan haber participado en actos de perdón, sus vidas con un alto nivel de estrés tienden a no predecir una mala salud mental, según un estudio publicado en The Journal of Health Psychology en 2016.

En otras palabras, el perdón puede proporcionar algunos factores de protección contra el estrés de por vida, aunque los investigadores saben desde hace mucho tiempo que el estrés de por vida está vinculado a peores resultados de salud mental.

Otro estudio, publicado en Annals of Behavioral Medicine en 2016, encontró que con el tiempo, los aumentos en el perdón se asocian con disminuciones en el estrés.

El estudio incluyó el uso de cuestionarios para medir los niveles de perdón y el estrés percibido entre 332 adultos, de 16 a 79 años. Los adultos fueron seguidos durante cinco semanas, y los niveles de perdón se midieron preguntando si los adultos estaban de acuerdo o no con declaraciones como “Deseo que le pasen cosas buenas a la persona que me hizo daño”.

El estudio encontró que los niveles de perdón tendían a cambiar con el tiempo, pero en general, “los aumentos de perdón se asociaron con reducciones en el estrés percibido, que a su vez se relacionaron con disminuciones de los síntomas de salud mental pero no física”, escribieron los investigadores en el estudio.

“Dado lo complejos que somos como seres humanos en términos de nuestra biología y nuestras experiencias, es difícil generalizar por qué algunas personas tienen más probabilidades de perdonar que otras. Sin embargo, el perdón es una habilidad que se puede cultivar”, dijo Gould.

Cómo volverse más indulgente

El nivel de facilidad con el perdón puede estar vinculado a tu tipo de personalidad; a la genética; ya sea que confíes o desconfíes de los demás debido a experiencias pasadas; y la naturaleza de la ofensa que intentas perdonar, dijo Worthington.

“Hay, con cualquier daño u ofensa, lo que yo llamo una ‘brecha de injusticia’. Es una idea de cuánta injusticia se ha cometido, y es difícil perdonar las grandes brechas. Las brechas pequeñas son más fáciles de perdonar”, dijo. “Cuando los delincuentes admiten la responsabilidad, ofrecen una disculpa, demuestran que entienden cuánto lastimaron al otro, ofrecen restitución, piden perdón, la víctima percibe que todo esto es costoso, lo que reduce la ‘brecha de la injusticia'”.

Para algunas personas, practicar el perdón es fácil, mientras que para otras puede ser una lucha constante. Es por eso que incluso la justicia restaurativa, la respuesta alternativa al crimen que se enfoca en curar en lugar de castigar, nunca pide a sus participantes que perdonen. Es una elección personal que solo un sobreviviente puede hacer.

Si estás luchando, dijo Worthington, hay maneras de aprender a ser más indulgentes, como seguir el modelo de perdón de REACH que desarrolló durante su carrera académica.

Un estudio separado también sugiere que, entre las personas que practican la oración, pueden perdonar más cuanto más oran.

Entre los 151 participantes del estudio, aquellos que dijeron una breve oración de 3 minutos por su pareja romántica mostraron disminuciones estadísticamente significativas en los motivos para tomar represalias contra su pareja cuando se cometieron ofensas después de esa oración en comparación con la anterior, según el estudio publicado en el International Journal of Psychology en 2015.

Los participantes del estudio, estudiantes universitarios de Estados Unidos y la India, incluyeron los de las religiones cristiana, hindú y musulmana, y el estudio encontró que las afiliaciones religiosas no moderaban el efecto de la oración sobre el perdón en los participantes.

No importa su método preferido para alcanzar el perdón, hay pasos que cualquiera puede tomar para comenzar el proceso de perdón, dijo Kevin Gilliland, un psicólogo clínico con licencia y director ejecutivo del servicio de asesoramiento ambulatorio Innovation360 en Dallas, Texas.

Solo requiere “disciplina, fuerza interior e intención”, dijo.

“Para que nuestros corazones sanen, el perdón es esencial. Comprende que el perdón es para nosotros, no para ellos. Es desafortunado que alguien nos haya hecho daño, pero aferrarse a los sentimientos negativos hacia esa persona solo nos está lastimando a nosotros mismos. El perdón requiere práctica y no siempre es una decisión de un solo día”, dijo Gilliland.

“Es posible que tengamos que perdonar algunas ofensas todos los días, hasta que empecemos a recordarlas cada vez menos”, dijo. “Puede que nunca entendamos ‘por qué’, pero puede que no nos toque descifrarlo a nosotros”.