CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Internet

Un mundo dividido por la red 5G: el acuerdo de Huawei en Rusia es la última señal de una cortina de hierro de Internet

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — Estados Unidos solía menospreciar las redes de Internet de Rusia y China.

Los veía como rezagados tecnológicamente y con pésimos con servicios de imitación. Además, no podían competir con Silicon Valley debido a la censura y la interferencia del gobierno.

El éxito de los gigantes de la tecnología de China ha hecho mucho para poner fin a esta actitud, pero esta semana se trazó una verdadera línea. Rusia y China ahora están avanzando con la próxima generación de tecnología de Internet, y esta vez es Estados Unidos el que corre el riesgo de quedarse atrás.

En el corazón de esta división está la firma china Huawei, el proveedor de equipos de telecomunicaciones más grande del mundo y líder indiscutible en redes 5G. Washington le prohibió a Huawei cualquier participación en las redes estadounidenses 5G y amenazó con interrumpir el software y los componentes de Estados Unidos necesarios para sus negocios de teléfonos inteligentes y equipos de red.

Estados Unidos también ha instado a los aliados a restringir o prohibir el uso del equipo de Huawei en sus redes 5G, advirtiendo que Beijing podría usar la infraestructura de datos confidenciales para espiar. Huawei ha negado repetidamente que cualquiera de sus productos suponga un riesgo para la seguridad nacional.

Aunque algunas ciudades de Estados Unidos han comenzado a implementar tecnologías 5G, analistas advirtieron que la prohibición de Huawei corre el riesgo de ralentizar la adopción en todo el país, y podría verse rezagado respecto a China. Ahora incluso Rusia, que no suele considerarse un líder tecnológico, puede estar preparada para salir adelante.

Fuera de Estados Unidos, comprar o no comprarle a Huawei se está convirtiendo cada vez más en una prueba de fuego política, una que amenaza con exacerbar la bifurcación de internet global en esferas separadas, y acelerar la desaparición de la web abierta, verdaderamente mundial, como la conocemos.

Aquellos que eligen evitar a Huawei también corren el riesgo de quedarse atrás a medida que el mundo avanza hacia la siguiente etapa de Internet y la tecnología de las comunicaciones.

El dilema de Huawei

El miércoles, Huawei firmó un acuerdo con el operador de telecomunicaciones más grande de Rusia, MTS, para desarrollar tecnologías 5G y lanzar una red de quinta generación en Rusia el próximo año.

Esta medida llega cuando China aprobó su primer lote de licencias 5G para uso comercial, revelando, en palabras de los medios estatales, “una nueva era para la industria de las telecomunicaciones”. Huawei estará profundamente involucrado en ese esfuerzo, sumándose a los más de 45 contratos comerciales de 5G que la firma ha firmado en 30 países de todo el mundo.

Sin embargo, eso no es todo lo que debería tener. La compañía finlandesa Nokia firmó 12 nuevos contratos 5G en los últimos dos meses, en comparación con solo tres para Huawei. Esto ocurre a pesar de que muchos en la industria consideran que Huawei es el líder mundial en lo que respecta a 5G, y que es capaz de socavar considerablemente a sus rivales en cuanto a precios.

La compañía china con sede en Shenzhen se ha encontrado en la primera línea de la escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Una de sus principales ejecutivas fue detenida en Canadá por cargos de Estados Unidos, la empresa ha sido excluida del mercado estadounidense y Washington ha ejercido una presión creciente sobre los aliados para que también tomen medidas contra esta.

A medida que los países continúan avanzando con el desarrollo de sus redes 5G —que proporcionarán velocidades más rápidas, conexiones más rápidas y un acceso más rápido a la nube potenciando tecnologías como los autos autónomos y las ciudades inteligentes— la división crece cada día más.

Por un lado, hay aliados de Beijing que no tienen problemas con Huawei, con Rusia solo como el último ejemplo importante. En el otro está Washington y un puñado de sus aliados más cercanos, que han jurado cerrar la firma china.

Sin embargo, en el medio, sigue habiendo una gran cantidad de países, la mayoría de los cuales son tradicionalmente más cercanos a Estados Unidos que a China, pero no están dispuestos a incurrir en demoras y costos adicionales para construir sus redes 5G que prohíben que Huawei juegue un papel. Estados Unidos ya se está quedando por detrás de China en lo que respecta a 5G, y bloquear al líder del mercado no hará nada para ayudar a reducir esa brecha.

Eso no quiere decir que Estados Unidos no pueda ponerse al día, y eventualmente incluso superar a China, pero probablemente será difícil.

El peor escenario para muchos observadores es que esta división se solidifica, obligando a los gobiernos a elegir su lado y estableciendo una división de Internet de próxima generación entre China y Estados Unidos, algo que podría tener importantes ramificaciones a partir de las cuales la empresa de telecomunicaciones proporciona equipos de red.

“Tener esferas tecnológicas mutuamente excluyentes no significa simplemente que las cadenas de suministro se reflejen entre sí en diferentes continentes”, escribió recientemente el analista de tecnología Tim Culpan. “Más bien, para los países de todo el mundo, significa que cada decisión de negocios e inversión se convierte en una decisión política”.

Internet dividido

La visión de Internet como una plataforma abierta y compartida en la que las tecnologías y los estándares traspasan las fronteras y se desarrollan de manera globalizada es una luz que siempre ha sido más una guía que una realidad.

Pero en los últimos años, las tensiones entre la forma en que se concibió y describió Internet y cómo existe en realidad, solo han aumentado. Como los autores de un informe para el Centro para la Innovación en Gobernanza Internacional (CIGI) escribieron recientemente, la web abierta es “una construcción frágil y contingente de hardware, software, estándares y bases de datos, gobernada por una amplia gama de actores públicos y privados cuyo comportamiento está restringido solo por protocolos voluntarios”.

Esa fragilidad solo se ha hecho más aparente. Liderados por China, cada vez más países se están oponiendo al principio de internet abierto, adoptando la doctrina de la ciberseguridad de Beijing, en la que los gobiernos protegen las fronteras de sus propias redes, impulsan sus propias empresas de tecnología y obligan a los competidores internacionales a localizar sus datos y ponerlo a disposición de las agencias de seguridad doméstica.

Esto ha tenido efectos importantes en la libertad global de Internet, ya que la censura y la vigilancia al estilo chino se extienden por todo el mundo, y Beijing se ha movido para reducir las protecciones internacionales para el habla y la organización en línea.

El año pasado, el expresidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, agregó su voz a quienes advirtieron sobre una división, en la que el mundo se dividiría entre “una Internet liderada por chinos y una Internet no china liderada por Estados Unidos”.

Durante mucho tiempo, esta tendencia ha sido impulsada por Beijing, que felizmente ha exportado la tecnología y la experiencia para ayudar a los países a construir sus propias redes internas estrechamente controladas, o en el caso de Rusia, cerrar la que alguna vez estuvo abierta.

Sin embargo, con su campaña contra Huawei, Washington también ha comenzado a acelerar esta división.

Esto podría tener efectos más allá de qué compañía construye una red 5G dada, o cómo están censuradas las redes domésticas. La bifurcación de Internet en dos o más esferas también podría ver el desarrollo de diferentes estándares y regulaciones (piensa en Android vs iOS, pero mucho más extremos), lo que dificulta la comunicación internacional o el movimiento entre sistemas.

Se predijo que las redes de 5G a la velocidad del rayo nos acercarían aún más. La división de Huawei podría significar que terminan separándonos.

 

— James Griffiths es un productor sénior de CNN International y autor de “El gran cortafuegos de China: cómo construir y controlar una versión alternativa de Internet”.