CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

Un niño con autismo tuvo una crisis en un parque temático de Orlando. Esta empleada le salvó el día

Por Saeed Ahmed, Scottie Andrew

(CNN) — Mientras Spider-Man estaba fuera de servicio, un superhéroe de la vida real entró en acción para consolar al hijo de Lenore Koppelman.

Ella y su esposo Steve llevaron a Ralph, de 9 años, al parque temático Universal’s Islands of Adventure, en Florida, en un viaje desde Nueva York. Ralph recorrió pacientemente otros paseos todo el día, pero todo lo que quería hacer era participar en las aventuras increíbles de Spider-Man.

Con esa atracción ubicada cerca de la salida del parque, tendría que esperar.

Finalmente, cuando llegó el momento, Ralph rebosó de emoción. Pero con los vehículos a la vista a la vista, Spider-Man dejó de funcionar.

Ralph, que tiene autismo, “perdió”, escribió Koppelman en una publicación de Facebook.

LEE: El mensaje de un sacerdote católico que reveló que es autista

“Podríamos ver (la crisis) venir, como un tren que se aproxima. Y, sin embargo, no pudimos esquivarla”.

Ralph yacía tendido en el piso de la salida del paseo, gritando y llorando tan fuerte que apenas podía respirar. La gente lo rodeaba. Koppelman escribió que estos ataques son raros, pero el del parque era “épico”.

Sus padres trataron de despegarlo del suelo mientras extraños miraban al niño angustiado.

Ahí es cuando la empleada de la atracción de Spider-Man, Jen Whelchel, se acostó a su lado.

Imágenes subidas a Facebook por la madre de Ralph Koppelman.

Ella lo dejó llorar, lo ayudó a respirar y desvió a los peatones. Le dijo a Ralph que estaba bien estar triste, escribió Koppelman. Los dos quedaron tendidos hasta que el niño se sintió mejor.

Cuando se levantaron, Ralph escogió algunos productos de Spider-Man de la tienda de regalos (cortesía de Whelchel). Ralph sonrió y le dio las gracias, y Koppelman la abrazó, largo y fuerte.

La madre compartió su experiencia con una brillante recomendación de Facebook, ahora compartida más de 34.000 veces, agradeciendo a las “personas mágicas” que hicieron que Ralph se sintiera especial.

“Me di cuenta de que su nivel de malestar era más que el nivel normal de malestar”, dijo Whelchel a The Washington Post. “Estaba realmente, realmente, realmente dolido. Estaba empeorando segundo a segundo”.

La amabilidad no terminó con Whelchel.

Koppelman reconoció a los dos empleados de un restaurante del parque que dieron a su hijo un lápiz para colorear cuando solo tenían bolígrafos, la mujer que dejó que Ralph montara en el carrusel con el tema del Dr. Seuss dos veces seguidas y el encargado de casilleros cerca de la montaña rusa de La Momia, quien guió a la familia a través del “camino de regreso” para obviar las escaleras.

“Él es NUESTRA máxima prioridad porque lo amamos más que CUALQUIER COSA y A CUALQUIERA, pero todos ustedes solo lo conocieron hoy”, escribió. “Y sin embargo se comportaron como si fueran familia”.

Steve Koppelman le dijo a CNN que la familia había esquivado las miradas y comentarios cuando Ralph había tenido un colapso público en ocasiones anteriores. Pero la empatía y la falta de prejuicios que demostró Whelchel hicieron toda la diferencia esta vez.

LEE: La comediante Amy Schumer explica por qué reveló el diagnóstico de autismo de su esposo

“Para empezar, preferiríamos tener un día en el que sea maravilloso”, dijo. Pero en lugar de enojarse o impacientarse con Ralph, fue alentador ver a los empleados, especialmente a Jen, saltar y realmente saber cómo ponerse en su nivel y simplemente reducir las cosas”.

Miles de usuarios agradecieron a Koppelman por su historia y elogiaron a Whelchel y Universal Orlando por su sensibilidad. Koppelman dijo que Whelchel y un representante de servicio al cliente le dijeron que la compañía capacita a los empleados sobre la mejor manera de atender a los asistentes con autismo.

Ralph no terminó montando a Spider-Man ese día, escribió su madre, pero la familia planea hacer otro viaje y ponerse en la fila tan pronto como lleguen allí.