CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

El movimiento de protesta de Hong Kong estaba en cuidados intensivos; entonces el gobierno lo revivió

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — Cuando Hong Kong dio la bienvenida al inicio de 2019, el movimiento por la democracia de la ciudad, que se hizo famoso en todo el mundo bajo el nombre de Movimiento Umbrella, estaba en la crisis.

Los activistas habían sido encarcelados, mientras que otros se enfrentaron a un proceso judicial por las manifestaciones de 2014, que cerraron partes de la ciudad durante varios meses. Los legisladores a favor de la democracia habían sido expulsados de sus cargos por diversos motivos, y la cantidad de personas que asistían a los eventos de apoyo o que pedían una reforma política estaba disminuyendo. Las encuestas encontraron que la confianza en el futuro de la ciudad estaba en un mínimo histórico en 16 años.

Luego vino el proyecto de ley de extradición.

Marcha en Hong Kong en contra de una polémica ley de extradición. (AP Photo/Vincent Yu)

Según los organizadores, más de un millón de personas salieron a las calles el domingo para protestar por una nueva ley que podría permitir que los habitantes de Hong Kong sean extraditados a China por diversos delitos. Los críticos dicen que la medida haría que cualquier persona en Hong Kong fuera vulnerable a las autoridades chinas aferrándolos por razones políticas o por delitos comerciales inadvertidos y socavaría el sistema legal semiautónomo de la ciudad.

Aunque la policía dijo que a la protesta fueron unas 250.000 personas, hay pocas dudas de que la marcha estuvo entre las más grandes desde 2003, cuando 500.000 personas protestaron contra una ley de sedición y la bloquearon con éxito.

Esa protesta fue motivada, en parte, por los temores de que la ciudad estuviera sujeta a un estado de derecho al estilo de China, o más bien a su ausencia. El miedo a China es lo que llevó a la gente a las calles el domingo, también.

La protesta del domingo, sin embargo, no solo fue notable por su tamaño, sino también por sus características demográficas. Si bien el Movimiento Umbrella movilizó a los jóvenes de Hong Kong y fue principalmente dirigido por estudiantes, no fue popular entre todos, y algunos en la ciudad sintieron que era perjudicial para los negocios.

La oposición al proyecto de ley de extradición, sin embargo, vino de una sección más amplia de la sociedad.

Abogados, gente de negocios, de clase media protestaban, también protestantes primerizos estaba en las calles de Hong Kong el domingo.

Su presencia demostró que, si bien la lucha para extender las libertades de Hong Kong puede haber fracasado, la voluntad de luchar para proteger los derechos existentes es más fuerte que nunca.

Protestas históricas

Las protestas contra la sedición de 2003 fueron un momento decisivo para el movimiento de oposición de la ciudad.

El proyecto de ley podría haber visto a alguien condenado por traición, sedición, secesión o subversión contra China encarcelado de por vida y, como la protesta del domingo, atrajo una gran oposición de muchos sectores de Hong Kong. La gran marcha fue seguida por múltiples renuncias del gobierno, y el proyecto de ley fue retirado, para no ser revivido.

Pero aunque las protestas de 2003 estaban en contra de la ley de sedición, estas se llevaron a cabo el 1 de julio, el aniversario de cuando Gran Bretaña le pasó el control de Hong Kong a China, y un día anual de protestas.

Muchos de los participantes en esa protesta también expresaron su frustración por el manejo que le dio el gobierno a un brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés) y su efecto en la economía, así como por una serie de escándalos menores.

La marcha del domingo fue sobre un solo tema: rechazar el proyecto de ley de extradición, pero el hecho de que pueda repetir el éxito de la protesta de 2003 tal vez sea objeto de debate.

Un millón de personas protestaron en Hong Kong por un proyecto de ley sobre extradición.

Durante una conferencia de prensa el lunes para abordar las protestas, la directora ejecutiva de la ciudad, Carrie Lam, defendió el proyecto de ley y dijo que se habían tomado «salvaguardas adicionales» para proteger los derechos humanos.

«Nos aseguraremos de que todas estas garantías adicionales sean legalmente vinculantes», dijo.

Pero si bien es cierto que el gobierno ha diluido algunas disposiciones, especialmente por delitos de cuello blanco y fiscales (en un aparente golpe a la comunidad empresarial), no ha frenado el ritmo vertiginoso de la legislación, que ha pasado por alto el escrutinio tradicional de los legisladores.

Se espera una segunda lectura el miércoles, y el gobierno ha expresado su intención de aprobar el proyecto de ley antes de las vacaciones de mitad de año.

La presidenta ejecutiva, Carrie Lam, celebra una conferencia de prensa en Hong Kong el 10 de junio de 2019, un día después de que la ciudad fuera testigo de su mayor protesta callejera en al menos 15 años, mientras las multitudes se agrupaban en contra de los planes para permitir la extradición a China.

¿Qué sigue después?

Las protestas en 2003 hundieron la ley de sedición y vieron a varios funcionarios renunciar. Después de que el entonces presidente ejecutivo del Movimiento Umbrella, Leung Chun-ying, no se postulara para un segundo mandato, y las protestas cambiaron profundamente la composición del campo pro democracia en el Parlamento, varios de los legisladores más radicales han sido expulsados.

Al igual que Leung, los días de Lam pueden estar contados. Si bien es poco probable que renuncie, muchos observadores sienten que el furor por el proyecto de ley de extradición retrasará su nombramiento por parte del gobierno central de Beijing para un segundo mandato, prefiriendo a un líder que no esté afectado por la crisis política actual.

Aunque Lam afirma que es su iniciativa, el papel de Beijing en todo esto no está claro, debido a la naturaleza increíblemente opaca de la política china.

Los medios estatales en China continental se han pronunciado a favor del proyecto de ley de extradición y la necesidad de aprobarlo rápidamente, minimizando las protestas, cuya cobertura ha estado sujeta a una fuerte censura en las redes sociales chinas. Un periódico nacionalista estatal acusó a las «fuerzas extranjeras» de alentar las protestas.

Tanto el gobierno de Beijing como el de Hong Kong pueden sentir que se han ido demasiado lejos con este asunto como para retroceder, incluso ante una oposición tan concertada como la que se vio el domingo.

Lam especialmente ha apostado por su reputación en el proyecto de ley. Los legisladores a favor de la democracia harán todo lo posible para descarrilar el proyecto de ley cuando se reanude el debate el miércoles, con un mandato de un millón de efectivos para aumentar sus esfuerzos, que anteriormente se han disuelto en peleas en la legislatura. Pero carecen de los números para realmente rechazarlo, y ningún legislador oficial ha dicho que votará en contra de la ley, garantizando su aprobación.

En ese caso, la vista de decenas de miles de personas en las calles de Hong Kong puede volver a ser familiar, cortesía de un movimiento de protesta que el gobierno ha revitalizado inadvertidamente.