CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

Si Rusia perdió la mayor cantidad de vidas en la Segunda Guerra Mundial, ¿por qué Putin no fue invitado a la conmemoración del Día D?

Por Nathan Hodge

(CNN) — Entre los líderes mundiales que se unieron a la reina Isabel II y otros jefes de Estado para conmemorar el 75 aniversario del Día D, uno estuvo notablemente ausente: el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Imagen tomada durante el invierno de 1942-43, que muestra a los soldados soviéticos expulsando al Ejército nazi durante la Batalla de Stalingrado, un punto de inflexión importante en la victoria de los aliados sobre Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. La batalla, perdida en febrero de 1943 por los nazis, costó 70.000 vidas alemanas y dio 91.000 prisioneros de guerra a los rusos.

MIRA:  Saltó en paracaídas en el Día D y 70 años después lo vuelve a hacer

A primera vista, eso tiene sentido: la Unión Soviética no participó en la Operación Overlord, la invasión anfibia masiva, que sentó las bases para la liberación de Europa occidental en la Segunda Guerra Mundial.

Pero Putin ha asistido en el pasado. En 2014, asistió al 70 aniversario de los desembarques aliados de 1944. Al preguntarle este jueves por qué no fue invitado, Putin rechazó la sugerencia de que fue rechazado deliberadamente.

“En cuanto a si fui invitado o no, tampoco invitamos a todos a todos los eventos”, dijo Putin. “¿Por qué tengo que invitarme a algún lugar a algún evento? ¿Soy un invitado obligado? Tengo suficiente con mis asuntos propios. Esto no es un problema en absoluto”.

Pero Putin también usó la pregunta para llamar la atención sobre una queja rusa de larga data: la percepción de que los sacrificios masivos de la población soviética en la Segunda Guerra Mundial se han pasado por alto de alguna manera en Occidente.

“En cuanto a la apertura del segundo frente, llamo su atención sobre el hecho de que ese es el segundo frente”, dijo Putin, refiriéndose a los desembarcos de Normandía. “El primero estuvo con nosotros. Si contamos el número de divisiones, la fuerza de la Wehrmacht [el Ejército alemán] que luchó contra las tropas soviéticas en el frente oriental, y la cantidad de tropas y equipos que lucharon en el frente occidental desde 1944, entonces todo estará claro”.

La desaparición del comunismo

La guerra en el frente oriental, conocida en Rusia como la Gran Guerra Patriótica, tuvo un costo terrible y le costó a la Unión Soviética más de 25 millones de vidas civiles y militares, más que cualquier otro país durante la guerra. La guerra contra la Alemania nazi, en la perspectiva rusa, terminó de manera decisiva con la caída de Berlín ante el Ejército Rojo, en 1945.

LEE: La Luna jugó un papel crucial durante la invasión del Día D en Normandía

Es un tema delicado para Rusia. La veneración de los muertos de la guerra soviética se ha convertido en algo que se aproxima a una religión secular en Rusia, particularmente después del colapso de la Unión Soviética y la desaparición del comunismo como un referente ideológico.

Pero el pasado no es pasado para Rusia. La larga sombra de la Segunda Guerra Mundial aún se cierne sobre la política exterior de Rusia.

En comentarios previos a las conmemoraciones del Día D, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, dio un golpe en la ceremonia, diciendo: “Los desembarcos de Normandía no cambiaron el juego de los resultados de la Segunda Guerra Mundial y la Gran Guerra Patriótica. El resultado fue determinado por las victorias del Ejército Rojo, principalmente en Stalingrado y Kursk. Durante tres años, el Reino Unido y luego EE.UU. se demoraron abriendo el segundo frente “.

Las observaciones de Zakharova provocaron un repudio inmediato.

MIRA: Veterano de 97 años recreó su salto en Normandía por el 75 aniversario del Día D

“¡La URSS llevó la peor parte de la lucha, perdió a más 20 millones de personas!” escribió el ex embajador estadounidense retirado (y exportavoz del Departamento de Estado) Nicholas Burns en Twitter. “Fue el aliado clave. Estados Unidos envió un importante suministro de aviones, tanques y municiones al Ejército Rojo. Pero simplemente es un error de Moscú el descartar el heroísmo de nuestros soldados en el Día D, un punto de inflexión de la guerra en Occidente”.

Steven Pifer, el exembajador de Estados Unidos en Ucrania, fue más cortante.

“Veamos. ¿Por qué Putin no fue invitado a la conmemoración del Día D?”, escribió en Twitter. “Aquí por qué: (A) El Ejército Rojo no participó en el desembarco a Normandía (B) Rusia hoy lleva a cabo una guerra de baja intensidad contra su vecino, después de haber hecho la mayor apropiación de tierras en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Voy con: (C) Las dos anteriores”.

Pifer aquí se refería a la anexión de Crimea en 2014 por Rusia, un movimiento que muchos líderes mundiales han visto como una ruptura peligrosa del orden de posguerra en Europa después de 1945, y que para algunos parecía tener paralelos históricos con la anexión, por parte de Hitler, de los Sudetes en 1938, un preludio a la Segunda Guerra Mundial.

Eso puede parecer una historia antigua, pero Rusia sigue repitiéndola. Zakharova ha dedicado un tiempo considerable de sus comparecencias informando de la “traición de Munich”, el acuerdo de 1938 que cedió los Sudetes a Alemania. Destacar el trozo de papel que el primer ministro británico, Neville Chamberlain, celebró al regresar de Munich, presenta un argumento convincente: le permite a Rusia pasar por alto el pacto Molotov-Ribbentrop, el pacto de no agresión entre Hitler y Stalin, que abrió el camino a la invasión alemana de Polonia en 1939 y la invasión soviética unas semanas después.

En resumen, la memoria y el sacrificio masivo de la Segunda Guerra Mundial siguen siendo una forma para que Rusia reclame su superioridad moral en la actualidad.

En sus comentarios sobre la celebración del Día D, Putin afirmó sobre la “glorificación del nazismo” que estaba ocurriendo en Ucrania y Estados bálticos, una línea de propaganda rusa familiar que continúa, a pesar del hecho de que Ucrania, por ejemplo, simplemente eligió a un presidente étnicamente judío. Para el Kremlin, el sufrimiento soviético en la Segunda Guerra Mundial es un megáfono que ahoga todos los demás argumentos.