CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Televisión

La revelación personal de Marcia Cross fue un acto de generosidad

Por Peggy Drexler

Nota del editor: Peggy Drexler es psicóloga investigadora y autora de “Our Fathers, Ourselves: Daughters, Fathers, and the Changing American Family” y “Raising Boys Without Men”. Actualmente trabaja en otro libro sobre cómo las mujeres están condicionadas a competir entre ellas y qué hacer al respecto. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de la autora.

(CNN) — Transcurrido casi un año desde que la actriz Marcia Cross de “Desperate Housewives” revelara que se había sometido a un tratamiento de cáncer anal, ahora manifestó que la enfermedad probablemente es causada por la misma cepa del virus del papiloma humano o VPH, que causó el cáncer de garganta de su marido.

Es algo profundamente personal para compartir, un problema médico, por una parte, con subtonos sexuales en cuanto a una forma de sexo por lo general vista como innombrable. Entonces, ¿fue demasiado personal? ¿O demasiado directa? La respuesta es clara.

Usted está leyendo este comentario hoy sobre el cáncer anal, sus causas y transmisión, su incidencia creciente, y la necesidad de una vacuna del VPH para los jóvenes, porque en lo que solo se puede describir como un acto de generosidad, Marcia Cross usó su celebridad para advertirle.

De hecho, Cross se enfrentó al incómodo tema sin rodeos en una entrevista el miércoles con el Dr. Jon LaPook de CBS, donde hizo su revelación. Al público le advirtieron que algunas de las palabras usadas en la entrevista podían incomodar a la gente.

“Sé que hay gente que se avergüenza”, le dijo ella a LaPook. “Uno tiene cáncer. ¿Tiene que avergonzarse también como si hubiera hecho algo malo porque decidió residir en su ano?”

Cross le dijo a LaPook que había abrazado por completo la palabra “ano” y apodado al grupo de amigas que se reunieron en torno a ella durante su enfermedad sus “Ángeles anales”.

Con su estilo práctico, Cross está ayudando a reducir la vergüenza que muchas personas -muchas veces las mujeres- sienten en torno al cáncer anal y al sexo en general. Y, esta sinceridad puede ayudarles a los demás a sentirse más cómodos hablando de salud sexual, y posiblemente de síntomas serios, con sus médicos.

También muestra cómo los cánceres relacionados con el sexo no solo afectan a jóvenes promiscuos, y ayuda a desmentir la idea de que las infecciones transmitidas sexualmente sean “castigos” por mal comportamiento o que afecten solamente a grupos específicos de personas.

Cross también dice que espera fomentar la sensibilización de las posibles causas del cáncer anal. Cuando su esposo, Tom Mahoney, fue diagnosticado con cáncer de garganta en 2009, ninguno de los dos sabía que el tipo del virus del papiloma humano que probablemente desencadenó su estado podría llevar también al cáncer anal, y a otras formas de cáncer.
De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que el virus del papiloma humano -que se contagia por el contacto íntimo de piel con piel, incluyendo las relaciones sexuales- causa más del 90% de los cánceres anales y cervicales, además de los cánceres de vagina y de vulva, cáncer de pene y cáncer de garganta. Cada año, unos 42.700 nuevos casos de cáncer son hallados en partes del cuerpo en donde existe el virus del papiloma humano.

Es por eso que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que los niños adolescentes reciban la vacuna contra el virus del papiloma humano, que puede prevenir ese tipo de cánceres. Cross le dijo a la CBS que sus hijas gemelas de 12 años pronto recibirán su primera inyección.

Cross se arriesgó aquí: escuchar sobre las condiciones médicas de las celebridades puede tener un sabor desagradable. Estas son personas a las que acudimos por su glamour, y por su habilidad para entretenernos y de ayudarnos a escapar del mundo real.

¿Queremos recibir realmente semejante baño frío de realidad sobre sus funciones corporales? Tenga en cuenta, sin embargo, que vivimos en una era en que las noticias de las celebridades son las únicas noticias que muchos reciben y a las que les prestan atención. Cuando las celebridades hablan, la gente escucha, algo que Cross sin duda consideró.

Cuando Michael Douglas le echó la culpa de su cáncer de garganta al sexo oral y al virus de papiloma humano, aumentó signficativamente la conciencia sobre los riesgos del virus para los hombres y jóvenes en un momento en que muchos pensaban que era un virus vinculado más a la promiscuidad femenina.

Cuando Chrissy Teigen habló abiertamente acerca de su depresión posparto, muchos seguidores le respondieron agradecidos por ayudarlos a darse cuenta de que lo que ellos sentían tenía nombre, y que no estaban solos.

Cross sabe que su mensaje tiene más poder que el de la mayoría. Como le dijo a CBS, Bree Van de Kamp, el personaje televisivo que la hizo famosa “no le hubiera dicho nadie.”

¿Cuántas como Bree hay allí afuera? “Mucha, mucha, mucha gente”, dijo Cross. “Me rompe el corazón.”

(Traducción de Mariana Campos)