CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Alimentos

Muchos cereales para el desayuno aún están contaminados con herbicidas, según un grupo ambientalista

Por Arman Azad

(CNN) — Varios alimentos populares para el desayuno, incluidos los productos de Cheerios y Nature Valley, siguen dando positivo a los rastreos de un polémico herbicida que podría aumentar el riesgo de cáncer, de acuerdo con un informe publicado el miércoles por un grupo de defensa del medio ambiente.

El Environmental Working Group (EWG), que tiene vínculos con la industria orgánica, encontró que los 21 productos que probaron tenían niveles de glifosato que eran “más altos de lo que los científicos del EWG consideran que protegen la salud de los niños”.

Los fabricantes sostienen que sus alimentos son seguros y los hallazgos no tienen precedentes: el grupo también descubrió en octubre que la mayoría de los cereales para el desayuno que analizaban contenían glifosato, el ingrediente principal en el herbicida Roundup.

El nuevo informe llega después de dos veredictos legales prominentes que determinaron que el herbicida causó cáncer en los demandantes.

Jurados dicen que el glifosato causa cáncer y otorgan indemnizaciones de miles de millones de dólares

Un jurado federal determinó por unanimidad en marzo que el Roundup fue un “factor importante” en causarle cáncer a un hombre de California. El mes pasado, los jurados de California ordenaron al fabricante Monsanto pagarle más de 2.000 millones de dólares a una pareja que dijo que la exposición a largo plazo al producto les causó cáncer a los dos.

El veredicto está siendo apelado en este momento, pero hay aproximadamente 11.000 casos similares pendientes en los tribunales estatales y federales de Estados Unidos.

El gigante farmacéutico Bayer AG, que ahora es propietario de Monsanto, sostiene que su producto es seguro.

Una portavoz de la subsidiaria de ciencia de cultivos de la compañía, Charla Lord, dijo que un “cuerpo científico extenso” y “las conclusiones de los reguladores de todo el mundo” muestran que “los productos a base de glifosato son seguros cuando se usan según las instrucciones”.

General Mills, que fabrica todos los productos probados en el informe EWG, dijo en una declaración que “su principal prioridad es la seguridad alimentaria”.

La compañía observó que “la mayoría de los cultivos que se cultivan en los campos usan algún tipo de pesticida y en la mayoría de los alimentos que todos comemos se encuentran cantidades rastreables”, pero dijo que estaban trabajando para “minimizar el uso de pesticidas en los ingredientes que utilizamos en nuestros alimentos”.

General Mills no respondió directamente cuando se le preguntó por qué está reduciendo el uso de pesticidas cuando ya considera que sus productos son seguros.

¿Cuánto glifosato es demasiado?

Un análisis publicado en febrero encontró que el glifosato puede aumentar el riesgo de cáncer hasta en un 41%, aunque los investigadores se enfocaron en aquellos con la “mayor exposición” al químico, como los jardineros, quienes están expuestos a más glifosato que el que las personas pueden consumir a través de sus comidas.

El herbicida puede introducirse en alimentos procesados después de ser utilizado en granjas que cultivan avena, pero ninguno de los niveles encontrados en ningún producto alimenticio en el nuevo informe superó los límites legales de la Agencia de Protección Ambiental.

“No es sorprendente que se encuentren niveles muy bajos de pesticidas, incluido el glifosato, en los alimentos”, dijo el doctor Paolo Boffetta, director asociado de ciencias de la población en el Instituto de Cáncer Tisch de Mount Sinai. “En general, es poco probable que estos niveles causen efectos en la salud de los consumidores”.

Aún así, “es importante que las personas sepan si hay glifosato u otros químicos en sus alimentos, incluso a niveles muy bajos”, dijo Boffetta, quien no participó en los informes ni en el análisis.

General Mills enfatizó en su declaración que seguía las “reglas estrictas” establecidas por los “expertos de la [Administración de Drogas y Alimentos] y la EPA”. Bayer dijo que “la realidad es que las autoridades regulatorias tienen reglas estrictas cuando se trata de residuos de pesticidas, y los niveles en este informe están muy por debajo de los estándares de seguridad establecidos”.

Sin embargo, el Environmental Working Group utiliza un punto de referencia de salud mucho más conservador que incluye un amortiguador adicional para los niños, ya que “la exposición en la vida temprana puede tener efectos más significativos en el desarrollo en el futuro”, dijo la doctora Alexis Temkin, científica del EWG, quien fue coautora de ambos informes y habló con CNN el año pasado.

Mira: Monsanto dice que los cultivos transgénicos son seguros

Los fabricantes disputan ese umbral. En una declaración de octubre, general Mills dijo que “los niveles extremadamente bajos de residuos de pesticidas citados en informes de noticias recientes son una pequeña fracción de la cantidad que el gobierno permite”.

La EPA dijo en abril que el uso adecuado del glifosato “no representa ningún riesgo para la salud pública” y que el químico “no es un carcinógeno”, una sustancia química que cause cáncer. Pero una agencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, determinó en 2015 que el glifosato es “probablemente carcinogénico para los humanos”.

Un panel de la OMS que evalúa los residuos de pesticidas dijo en 2016 que “es poco probable que el glifosato presente un riesgo carcinogénico para los seres humanos debido a la exposición a través de la dieta”, lo que se suma a una serie vertiginosa de hallazgos contradictorios, pero la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha defendido vigorosamente su conclusión.

La agencia escribió en 2018 que “ha estado sujeta a esfuerzos coordinados y sin precedentes para socavar la evaluación, el programa y la organización”. Esos ataques, dijo, “se han originado en gran medida de la industria agroquímica y de los medios de comunicación asociados”.

Una guerra de palabras

Una investigación de 2017 de CNN de los correos electrónicos internos de Monsanto pareció mostrar que los ejecutivos de la compañía intentaban desacreditar el informe de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer antes de que fuera publicado.

El correo electrónico de un ejecutivo, titulado “RE: planificación IARC”, sugirió que la empresa reescribió de un estudio de 2015 en el que los expertos rechazaron la conclusión de la agencia de que el glifosato podría causar cáncer. Una portavoz de Monsanto le dijo a CNN en ese entonces que el estudio no fue reescrito y que era “el trabajo del panel de expertos en glifosato”.

Aunque la EPA ha asegurado que el glifosato es seguro, la investigación de CNN también planteó preguntas sobre la influencia de la industria en la agencia federal.

Un ejecutivo de Monsanto escribió en un correo electrónico interno de 2015 de la compañía, por ejemplo, que un funcionario de la EPA se ofreció a ayudar a anular la revisión de otra agencia del glifosato y dijo: “Si puedo eliminar esto, debería obtener una medalla”.

La compañía ha negado cualquier influencia indebida sobre los reguladores. Y su compañía matriz, Bayer Crop Science, criticó al Grupo de Trabajo Ambiental en su reciente declaración a la CNN. “El grupo detrás del nuevo informe tiene una larga historia de difusión de información errónea sobre residuos de pesticidas”, dijo la portavoz Lord.

EWG, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, negó esas acusaciones. Las críticas de Bayer “deben tomarse con pinzas”, dijo el presidente del EWG, Ken Cook, en un comunicado. A la luz de los juicios, dijo, Bayer estaba “desesperado por seguir ocultando la verdad”.

Aunque mantiene que es una organización independiente, EWG reconoce el apoyo de la industria de productos orgánicos, afirmando que sus “socios corporativos para eventos y apoyo general” incluyen Organic Valley y Stonyfield Farms. Los alimentos etiquetados como orgánicos no pueden cultivarse con la mayoría de las sustancias sintéticas, incluido el glifosato.

El grupo también tiene un “acuerdo de servicios compartidos” con el Fondo de Acción de Organic Voices, una organización sin fines de lucro financiada por compañías como Nature’s Path y Annie’s, ambas elaboran cereales.

 

— Holly Yan de CNN contribuyó a este informe.