CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Serpientes zombis, ¿son tan aterradoras como su nombre indica?

Por Michelle Lou

(CNN) — Fans de “The Walking Dead”, lo sentimos. Los zombis todavía no son reales, ni siquiera en forma de serpiente.

La División de Parques Estatales de Carolina del Norte publicó un artículo en Facebook sobre una “serpiente zombi”, lo que provocó el frenesí de algunas personas. Pero eso suena mucho más amenazador de lo que realmente son las criaturas.

En realidad se le conoce como serpiente hocico de cerdo oriental. Y como dijo la división de parques, estas serpientes no venenosas son inofensivas.

Cuando se siente en peligro, la serpiente hocico de cerdo oriental finge su muerte.

Sin embargo, sí exhiben algún comportamiento extraño. Cuando se sienten amenazadas, las serpientes hocico de cerdo oriental a menudo fingen su muerte rodando sobre sus espaldas y abriendo la boca.

“Se volteará sobre su espalda y convulsionará por un período corto y puede defecar y regurgitar su comida”, dice el Museo de Historia Natural de Florida.

“Luego permanecerá inmóvil con la barriga hacia arriba, la boca abierta y la lengua colgando. Puede que finja su muerte por varios minutos antes de darse la vuelta con cautela, mirar a su alrededor para ver si está segura antes de alejarse”.

Estas serpientes por lo general miden entre 20 y 83,8 centímetros de largo y tienen un hocico puntiagudo ligeramente hacia arriba, según el Museo de Florida. Su coloración varía entre amarillo, marrón, oliva, café, gris, naranja o marrón rojizo con manchas oscuras.

La leyenda dice que esta serpiente puede mezclar el veneno con su aliento y matar a un humano a una distancia de 25 pies. Pero el Museo de Florida señala que el aliento de la serpiente es inofensivo.

Entonces, si te topas con una de estas “serpientes zombi”, siéntete libre de disfrutar del espectáculo sin temer por tu vida.