CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medio Oriente

Culpan a Irán, pero la verdad en el Golfo de Omán es mucho más turbia

Por Nick Paton Walsh

(CNN) — A medida que las columnas de humo se elevan por un ataque en el Golfo de Omán, los intermediarios petroleros y los diplomáticos están entrando en pánico por otra sacudida hacia la confrontación en Medio Oriente.

Lo que sucedió está bastante claro: dos petroleros fueron atacados mientras navegaban a través de esta concurrida y estratégica ruta marítima, pero lo que es mucho menos fácil de explicar es por qué sucedió y quién lo hizo, sobre todo porque no parece beneficiar a ninguno de los protagonistas de la región.

El petrolero japonés Kokuka Corageous se incendió brevemente cuando fue atacado dos veces con “algún tipo de caparazón”, dijo su propietario. Uno de sus 21 tripulantes filipinos fue herido.

LEE: Dos barcos petroleros fueron impactados en un aparente ataque en el Golfo de Omán: esto es lo que sabemos

La tripulación del Front Altair con base en las Bermudas escapó ilesa cuando también fue alcanzada por una explosión. El USS Bainbridge de la Quinta Flota estuvo cerca y respondió a una llamada de socorro recibida a las 6:12 am hora local y luego otros 48 minutos más tarde. Recogió a 21 marineros del Kokuka y está obteniendo una visión más amplia de la escena desde un avión de vigilancia P8 Navy.

A tanker ablaze in the Gulf of Oman, in an unverified image supplied by an Iranian news agency.

Un tanque en llamas en el Golfo de Omán, en una imagen sin verificar entregada por una agencia de noticias iraní.

Una vez finalizada la operación de rescate, las preguntas se centraron en por qué alguien haría esto. Eso no es tan sencillo de responder como parece.

Inevitablemente, se han establecido similitudes entre los ataques y los acontecimientos del jueves con los eventos de hace un mes, cuando cuatro barcos fueron atacados cerca del puerto emiratí de Furajah. Para eso, los funcionarios en Washington y más allá señalaron a Irán.

LEE: Cuatro petroleros sufren “actos de sabotaje” en el Golfo de Omán, según Emiratos Arabes Unidos

Pero el incidente del jueves es significativamente más evidente. Sin embargo, los mismos funcionarios sin duda culparán a Teherán nuevamente. Si esto sucede (ya Pompeo lo hizo), debemos recordar que el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, prometió presentar pruebas al Consejo de Seguridad de la ONU respaldando esas afirmaciones anteriores, pero aún no lo ha hecho.

¿Quién puede ganar?

A los rusos les gusta preguntar: “¿A quién benefició?” cuando lo inesperado ataca, y esta pregunta es útil ahora.

Irán no parece tener mucho que ganar. Di lo que quieras de la intención maliciosa de Teherán, pero estos incidentes aumentan el ritmo global para un mayor aislamiento e impulsan a aquellos que buscan ejercer presión militar sobre Irán. Su economía se encuentra en mal estado. Antes de que el presidente Donald Trump sacara a EE.UU. del PAIC (conocido coloquialmente como el acuerdo nuclear con Irán), Teherán estaba en su punto máximo de influencia regional. Con la disminución de los recursos económicos, es probable que su potencia disminuya.

MIRA: ¿Cómo es la relación entre Irán y EE.UU. tras cuatro décadas de tensiones?

Los incidentes también se produjeron en medio de una visita a Teherán del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, al parecer intentando mediar en el acuerdo nuclear (aunque Tokio dice que no es un enviado de Washington). Los ataques aparentes eclipsaron la visita de Abe, un inesperado acercamiento a Irán por parte de alguien a quien Trump llama amigo.

Japanese Prime Minister Shinzo Abe, left, and Iranian President Hassan Rouhani shake hands after a joint press conference in Tehran.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe (izquierda), y el presidente iraní, Hassan Rouhani, se dan la mano luego de una conferencia de prensa conjunta en Teherán.

Podrías armar un argumento sobre los partidarios de línea dura iraníes que organizan un ataque de este tipo para descarrilar los esfuerzos de paz. Pero los partidarios de Irán, particularmente la Guardia Revolucionaria, son normalmente un poco más inteligentes como para bombardear rutas marítimas internacionales durante una reunión diplomática crucial. El jefe moderado de Irán, el ministro de Relaciones Exteriores, Javid Zarif, tuvo razón al señalar que “las sospechas no comienzan a describir lo que probablemente ocurrió esta mañana”. Cuando una parte es tan fácilmente culpable, es probable que sea inocente, o inconmensurablemente estúpido.

¿Qué más? Reuters ha informado que Teherán ha estado incrementando sus exportaciones petroquímicas restantes antes de la imposición de sanciones más estrictas. ¿Podría estar buscando aumentar el precio del petróleo? Tal vez. Pero al mismo tiempo, el envío de ese mismo crudo se interrumpirá, por lo que es probable que pierdan lo mismo. Es difícil imaginar a un iraní de línea dura lo suficientemente inteligente como para llevar a cabo este tipo de ataque aparente, sin darse cuenta de que serían atrapados de inmediato.

LEE: Precios del petróleo suben tras ataque con drones a estaciones de bombeo de Arabia Saudita

Entonces, ¿qué pasa con la teoría de la conspiración, de que Arabia Saudita también busca la confrontación y precios más altos del petróleo, y por lo tanto permitiría que tal ataque promueva su propia agenda? Una explicación igualmente obvia, es difícil de vender, también. Y si se descubriera tal complot, el daño a la ya maltrecha reputación de Arabia Saudita en Washington podría ser terminal.

Alrededor del 20% del petróleo del mundo pasa por el Estrecho de Ormuz, y eso incluye muchas exportaciones sauditas. Se podría argumentar que a 62 dólares por barril (el precio del crudo Brent después de los incidentes del jueves causó un aumento del 3%), el petróleo es bastante barato y puede demorar más en subir. Pero a largo plazo, es poco probable que los saudíes quieran que las rutas de navegación del Golfo sean consideradas inseguras.

MIRA: ¿Qué pasará cuando las sanciones al petróleo iraní entren en vigor en su totalidad?

Si esto empeora y el Ejército de EE.UU. se ve obligado a proteger a los buques en Hormuz, la relación de Riyadh con el gobierno Trump, que buscaba salir de los enredos extranjeros en lugar de meterse en ellos, se pondría a prueba.

Aquí hay algunos datos fáciles, ya que hay pocos culpables fáciles. Pero la sensación de incertidumbre aviva, en lugar de amortiguar, los temores de mala gestión y conflicto.