CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Una bacteria ‘comecarne’ en Nueva Jersey revela un posible efecto del cambio climático, según estudio

Por Susan Scutti

(CNN) — El cambio climático podría provocar enfermedades poco probables en sitios inesperados: en los últimos dos años, cinco casos de Vibrio vulnificus, una infección bacteriana que se transmite por la carne al manipular o comer mariscos contaminados, se han relacionado con la Bahía de Delaware, donde la temperatura del agua ha aumentado en los últimos años, según un estudio.

Estos cinco pacientes fueron tratados en un hospital de Nueva Jersey y sirven como una advertencia de que infecciones bacterianas que erosionan la carne ahora están ocurriendo fuera de los límites geográficos tradicionales, dijeron los autores.

“Es importante que los médicos, que tal vez nunca hayan visto esta infección en su práctica médica, tengan cierta conciencia”, escribió en un correo electrónico la coautora del estudio, la Dra. Katherine Doktor, especialista en enfermedades infecciosas de Cooper University Health Care.

Antes de 2017, el Hospital Cooper University en Camden, Nueva Jersey, había visto solo un caso de infección grave por Vibrio en ocho años, explicó Doktor, también profesora asistente en la Escuela de Medicina Cooper en la Universidad de Rowan. Luego, en solo dos años, el hospital atendió a cinco pacientes, uno de los cuales murió.

Condiciones favorables para las bacterias

“Aumentos significativos en las temperaturas de la superficie del mar” han ocurrido en las últimas tres décadas en muchas regiones de Estados Unidos, señala el estudio, publicado el lunes en la revista Annals of Internal Medicine. Las temperaturas más cálidas provocaron cambios en la “cantidad, distribución y ventanas estacionales de las bacterias” en el ecosistema costero al tiempo que brindaban “condiciones más favorables para la Vibrio”, dijo Doktor.

Aunque la Vibrio es endémica de la zona frente a las costas de Virginia y Maryland en la Bahía de Chesapeake, así como en las aguas de todo el sur de Estados Unidos, esta rara vez se produce en la bahía de Delaware, cuyas aguas bañan el sur de Nueva Jersey.

“Aunque la infección aún es rara, se está viendo con mayor frecuencia en esta región”, dijo Doktor.

Los cinco pacientes, que recibieron tratamiento en el Cooper University Hospital de Nueva Jersey, ilustran esta realidad cambiante:

Un hombre de 38 años llegó al hospital con vómitos, fiebre y una erupción en la piel de su pantorrilla izquierda. Sus hemocultivos confirmaron la Vibrio, ya evidente por su piel moribunda. Aunque no había estado cerca de la bahía de Delaware, trabajaba en un restaurante de Nueva Jersey que posiblemente servía mariscos de la bahía. El tratamiento exitoso, que incluyó injertos de piel, le permitió ser dado de alta.

El segundo paciente, un hombre de 64 años, buscó atención médica dos días después de limpiar y comer cangrejos de la bahía de Delaware. Su mano derecha había empezado a hincharse. Después de confirmar Vibrio, sus médicos extrajeron porciones de tejido conectivo profundo. Durante un tercer intento de eliminar toda la piel muerta y moribunda, el ritmo del corazón del paciente se volvió errático y él murió.

Un tercer hombre, de 46 años de edad, apareció en el Hospital de la Universidad de Cooper quejándose de una pierna izquierda hinchada dos días después de que se lesionó mientras estaba en la bahía de Delaware. Los cultivos de piel y sangre verificaron una infección por Vibrio. La exudación de ampollas en su pantorrilla llevó a los médicos a extraer el tejido conectivo y luego realizar injertos.

Al llegar al hospital con una pierna derecha muy inflamada, un hombre de 60 años sufrió un shock seguido de una insuficiencia respiratoria. Él había estado pescando cangrejos en la bahía de Delaware y había comido una docena de cangrejos. La coagulación excesiva bloqueó sus pequeños vasos sanguíneos y sus cuatro extremidades se “momificaron” y, por lo tanto, requirieron amputación, escribieron los autores del estudio. La llegada tardía al hospital causó la gravedad de su infección por Vibrio.

El paciente final, un hombre de 64 años, había golpeado su pierna derecha en una trampa para cangrejos de la Bahía de Delaware antes de aparecer en el Hospital de la Universidad de Cooper. Lesiones sangrantes en su brazo derecho lo llevaron a un shock. El hospital confirmó la Vibrio y extrajo el tejido moribundo de su brazo.

“En todos los casos que hemos visto, los pacientes han tenido factores de riesgo conocidos (enfermedad hepática, diabetes u otro problema inmunológico) cuando una ruptura en la piel se expuso al agua y / o [cuando el paciente] consumió mariscos crudos sacados de la bahía de Delaware”, escribió Doktor.

Quién está en riesgo

El Dr. Stephen Spann, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Houston, dijo que es difícil “construir un caso realmente fuerte” para afirmar que las bacterias que se alimentan de carne se están moviendo hacia el norte debido al calentamiento global basado en los informes de solo cinco pacientes.

“Es sugestivo, ¿cierto?”, preguntó Spann, quien no estuvo involucrado en la investigación. Añadió que “es difícil decir que todo esto se debe al cambio climático, aunque muy bien podría serlo”.

Otro factor que afecta la presencia de Vibrio vulnificus es la salinidad del agua. “A medida que disminuye la salinidad o el contenido de sal en estas aguas, la concentración de Vibrio aumenta”, explicó. Otras circunstancias, incluida la presencia de contaminación, pueden afectar la concentración bacteriana.

Sin embargo, la gente necesita saber que “este es un problema que ocurre”, dijo Spann. “Se oye hablar de casos, pero no es como una epidemia”. Esto es cierto incluso en las regiones que rodean aguas texanas mucho más cálidas, donde las infecciones bacterianas que se alimentan de carne son más frecuentes pero no “muy comunes”.

Desde 2010, se registran entre 700 y 1.200 casos cada año en Estados Unidos, aunque esto probablemente sea una subestimación, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Tener una herida que está expuesta al agua salobre donde viven estas bacterias es una forma de contraer una infección; comer mariscos contaminados (“ostras, principalmente”) es otra cosa, dijo. “Ciertamente, las personas en esa área se beneficiarían al prestar atención a esto”.

“Es probable que la persona sana promedio no enfrente un gran riesgo”, dijo Spann, y señaló que entre los más vulnerables se incluyen “personas que padecen algún tipo de enfermedad crónica que suprime su función inmunológica, o quizás estén tomando medicamentos inmunosupresores como los corticosteroides. O tiene una enfermedad hepática o una enfermedad llamada hemocromatosis, que es una enfermedad de almacenamiento de hierro donde no hay suficiente hierro en el cuerpo”.

Una forma de mantenerse seguro es cocinar los mariscos a fondo antes de comerlos, dijo Spann.

Doktor estuvo de acuerdo, y agregó: “Cualquier persona con cortes, llagas o piel quebrada o con enfermedades inmunocomprometidas que note cambios o la aparición de una infección después de pasar un tiempo en el agua (especialmente en aguas salobres) debe buscar atención médica de inmediato, ya que es una intervención médica clave para obtener los mejores resultados”.