CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Comienza a ejecutarse la estrategia de seguridad para el El Salvador de Nayib Bukele

Por Merlin Delcid

(CNN Español) — La estrategia de seguridad del gobierno del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, está en marcha desde las cero horas de este jueves.

Policías de unidades especializadas y soldados fueron desplegado en el centro de San Salvador, la madrugada del jueves, con la misión de “recuperar los territorios”.

“Dios con ustedes” escribió en su cuenta de Twitter el mandatario salvadoreño. Bukele dijo el lunes, en una rueda de prensa en Casa Presidencial, que la estrategia está basada en tres pilares:

1. Control de territorios
2. Control de centros penales
3. Golpear las finanzas de las pandillas a través de la extorsión y sus financistas.

El denominado Plan de Control Territorial se implementa en 12 municipios del área metropolitana de San Salvador, según la Policía Nacional Civil de El Salvador.

“Esta es la primera fase” aseguró en conferencia de prensa, Rogelio Rivas, ministro de Justicia y Seguridad de El Salvador.

“Vamos a tener mayor presencia en los centros históricos de los doce municipios y para eso estamos desplegando 2.500 policías y 3.000 soldados”, aseguró Mauricio Arriaza Chicas, director de la Policía Nacional Civil de El Salvador.

Las primeras disposiciones en materia de seguridad, según las autoridades, incluyen el traslado de reos al penal de máxima seguridad en Zacatecoluca, a unos 60 kilómetros de San Salvador.

“Vamos a hacer traslados porque no queremos que salgan ordenes de las prisiones”, aseguró Osiris Luna, director de Centros Penales.

El actual Gobierno asegura que desde las cárceles sale el 80% de las órdenes para cometer delitos y para cortar la comunicación entre los reos y el exterior el plan contempla el fortalecimiento del bloqueo de señal y suspender el uso de teléfonos públicos que funcionan al interior de las prisiones, que eran utilizados por los internos para hablar con sus familiares.