CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecuador

Ola Bini queda en libertad, pero no podrá salir de Ecuador

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — El ciudadano sueco Ola Bini, desarrollador informático y amigo de Julian Assange, fue puesto en libertad en Ecuador la noche de este jueves.

Detenido desde el pasado 11 de abril en el país sudamericano por supuesto ataque a la integridad de sistemas informáticos, Bini salió del centro de detención provisional «El Inca», en el norte de Quito, según informó el equipo de comunicación que le apoya.

El tribunal de la Corte Provincial en Quito dispuso, tras una audiencia celebrada este jueves en la tarde, resolver favorablemente el recurso de habeas corpus planteado por los abogados de la defensa de Bini por considerar que su detención es ilegal y arbitraria. Según dijo a CNN Carlos Soria, abogado de Bini, el tribunal que concedió el habeas corpus determinó que la detención era ilegítima.

Pese a que el tribunal concedió la libertad a Bini, el proceso judicial en su contra continúa en Ecuador. El ciudadano sueco deberá presentarse cada viernes ante la corte y tiene prohibición de salida del país.

De acuerdo con información judicial a la que tuvo acceso CNN en Español, Bini deberá responder a la justicia estadounidense a través de funcionarios ecuatorianos el próximo 27 de junio. Ecuador negó el pedido de Estados Unidos para que representantes del FBI y otros funcionarios estadounidenses participen en el interrogatorio.

La fiscalía ecuatoriana, a través del acuerdo de cooperación internacional con Estados Unidos dentro del caso Assange, solicitó que Bini rinda una versión. La fiscalía pidió el pliego de preguntas a las autoridades estadounidenses para que un fiscal ecuatoriano sea quien formule a Bini las preguntas en Quito.

publicidad

La ministra del Interior de Ecuador, María Paula Romo, ha sostenido públicamente en reiteradas ocasiones que hay elementos suficientes para vincular a Bini con el supuesto ataque a sistemas informativos y en intentos desestabilizadores en contra del gobierno.

Bini ha negado las acusaciones y ha insistido en que su detención se debe a su amistad con Assange.