CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cine

“Toy Story 4” ofrece otro grand slam cinematográfico

Por Brian Lowry

(CNN) — “Toy Story 4” ofrece un grand slam cinematográfico, una secuela nueve años después que llena las altas expectativas generadas por el increíble trío de cintas anteriores. Conmovedores, tremendamente divertidos, aventureros y sí, incluso profundos, los juguetes de Toy Story, la emblemática película de Pixar, tocan una vez más los corazones de todos.

MIRA: Conoce más sobre Forky, el nuevo juguete de “Toy Story 4”, ¿convencerá a los fanáticos?

Es un gran logro, uno que no debe darse por sentado, dado el hecho de que el director original de “Toy Story” y el cerebro creativo de Pixar, John Lasseter, se vio obligado a tomarse una licencia en 2017 y, finalmente, a abandonar la empresa. Josh Cooley se desempeñó como director, pero con el guión realizado por unos de los veteranos de Pixar, Andrew Stanton y Stephany Folsom, y la historia revisada por varios otros, este fue claramente un esfuerzo grupal, logrado con ternura y cariño.

Quizá ninguna película animada haya tenido más ambición en trazar los caprichos de la infancia, aunque sea a través de los ojos de los juguetes, cuyas vidas están completamente definidas por el servicio que brindan a los niños. Eso ha incluido, a veces de manera desgarradora, ser olvidado y desechados por los niños cuyo amor los hace cobrar vida.

LEE: “Hasta el infinito y más allá”, con estas palabras Tom Hanks publica una foto del final de grabación de “Toy Story 4”

“Toy Story 4” lleva ese concepto central a un maravilloso y lógico extremo cuando la nueva dueña de los juguetes, Bonnie, comienza a ir al jardín infantil, entre lágrimas. Con la ayuda del leal Woody –con la voz de Tom Hanks, como siempre– ella arma a Forky (Tony Hale), una cuchara-tenedor que cobra vida una vez que Bonnie le escribe su nombre.

“Literalmente hizo un nuevo amigo”, le dice Woody a la pandilla.

Al haber entrado en el “mercado” de los juguetes a través de ese canal poco ortodoxo, Forky está un poco confundido acerca de su papel. Sin embargo, como Bonnie se siente apegada a él, Woody –que ha pasado de moda– tiene como misión mantener a Forky cerca, una tarea que se vuelve muy problemática cuando se escapa mientras la familia está en un viaje por carretera.

MIRA: “Hasta el infinito y más allá”, con estas palabras Tom Hanks publica una foto del final de grabación de “Toy Story 4”

La premisa permite la introducción de varios juguetes nuevos memorables, entre ellos Gabby Gabby (Christina Hendricks), una muñeca de una tienda de antigüedades; Duke Caboom (el ubicuo Keanu Reeves), un temerario canadiense que no puede dejar de posar; y Ducky and Bunny (Keegan-Michael Key y Jordan Peele), un par de lujosos premios de carnaval cuyos delirios de grandeza son desenfrenados.

Woody, mientras tanto, nuevamente se encuentra en medio de lo que es literalmente una crisis existencial en términos del propósito central de un juguete. Esa tensión es complicada por la vieja amiga Bo Peep (Annie Potts), mientras que Woody hace una referencia a la vocecilla dentro de su cabeza, es decir, su conciencia, en una broma que dura toda la película que involucra a Buzz (Tim Allen), quien tiene un papel más callado que lo usual.

Es casi un cliché hablar de películas de Disney / Pixar que operan en planos paralelos, deleitando a los niños con sus efectos visuales y chistes memorables, y conmoviendo a los adultos con la profundidad y la emoción de estos personajes.

LEE: Actores de “Toy Story 4” anticipan un final muy emotivo e impactante

Sin embargo, esta característica de “Toy Story 4” es muy hábil como para darla por sentada, y la historia toma riesgos inesperados que hablan del verdadero arte creativo, no solo como un motor para impulsar los productos de consumo (aunque puedes estar seguro de que habrá mucho de eso también).

Para aquellos que se limpiaron las lágrimas cuando los juguetes se juntaron en la tercera película, “Toy Story 4” también provocará nudos en las gargantas antes de que termine. Pero el mensaje más profundo podría ser lo que dice la película sobre el poder de la imaginación, y la simple idea de que lo que anima a un juguete no son baterías, sino amor.

“Toy Story” ha existido durante casi un cuarto de siglo, así que Pixar no ha sacado las películas de la nada; aún así, cuando llegue finalmente la quinta entrega (va a llegar), con amigos como estos que manejan los hilos, la franquicia está en muy buenas manos.

“Toy Story 4” se estrena el 21 de junio en Estados Unidos.