CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Este gato se quedó atascado en la lavadora durante un ciclo completo y vivió para contarlo

Por Leah Asmelash, Pete Burn

(CNN) — Stefani Carroll-Kirchoff siempre revisa la lavadora y la secadora para asegurarse de que ninguno de sus tres gatos haya subido dentro. Bueno, casi siempre.

La semana pasada, después de agregar más ropa para una lavada, cerró la puerta sin pensar. Configuró la máquina para un lavado rápido (agua tibia, enjuague frío) y se alejó.

MIRA: Polémica por los gatos del Palacio Nacional de México

Treinta y cinco minutos más tarde, cuando terminó el ciclo, notó que la ropa todavía estaba mojada. Estaba a punto de cerrar la puerta de nuevo cuando vio una sola pata blanca que sobresalía de la ropa mojada.

De algún modo, su gato de un año, Félix, había encontrado su camino hacia la máquina. Ella rápidamente lo sacó y llamó a su padre, quien los llevó al Centro de Referencia y Emergencia de Animales de Minnesota.

Aunque Félix había perdido la vista y tenía neumonía por la cantidad de agua en sus pulmones, sobrevivió y ahora está mejorando: puede ver y ha comenzado a comer. Él todavía necesita oxígeno.

MIRA: Murió Grumpy Cat, el gato de rostro malhumorado que inspiró miles de memes

Aunque los veterinarios le dijeron que solo era cuestión de tiempo hasta que Felix se recuperara por completo, Carroll-Kirchoff dijo que nunca se lo perdonaría. “He estado en shock los últimos días”, dijo. “Quiero decir, esto me va a perseguir por el resto de mi vida”.

Los costos también están subiendo. La hija de Carroll-Kirchoff comenzó una campaña de GoFundMe para ayudar a compensar el aumento de las facturas médicas de Felix, que según ella ya ascienden a 7.000 dólares. Ella dijo que es lo menos que podían hacer después de que Félix luchara por mantenerse con vida.

“Después de esto, voy a encontrar una manera de retribuir”, dijo.

Carroll-Kirchoff trabaja en un salón de peluquería de mascotas y ha sido propietaria de un gato durante 11 años. También es voluntaria en un centro de rehabilitación de fauna silvestre en su tiempo libre. “Me ha dado una razón para luchar más por los animales y su bienestar”, dijo.