CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Crisis en la frontera

Fuimos a un centro de detención de niños en la frontera. Lo que vimos fue horrible

Por Clara Long, Nicole Austin-Hillery

Nota del editor: Clara Long es investigadora principal del Programa de Estados Unidos en Human Rights Watch y Nicole Austin-Hillery es directora ejecutiva del programa de Estados Unidos. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de las autoras. 

(CNN) — Una niña de 14 años nos dijo que estaba cuidando a una niña de 4 años que había sido puesta en su celda sin familiares. “La llevo al baño, le doy mi comida extra si tiene hambre y le digo a la gente que la deje sola si la está molestando”, dijo.

Ella fue solo una de las niñas con las que hablamos la semana pasada como parte de un equipo de abogados y médicos que monitorean las condiciones de los niños en las instalaciones fronterizas de EE.UU. Desde entonces, hemos estado hablando con urgencia sobre las circunstancias devastadoras y abusivas que hemos encontrado. El gobierno de Trump afirma que necesita aún más centros de detención para abordar el problema, pero los responsables de las políticas y el público no deben ser engañados en creer que esta es la respuesta.

LEE: Falta de jabón, ropa sucia y muy pocas camas crean una “crisis de salud” en los centros de detención fronterizos, advierten grupos de monitoreo

La situación que encontramos es inaceptable. La Patrulla Fronteriza de EE.UU. retiene a muchos niños, incluidos algunos que son demasiado pequeños para cuidarse a sí mismos, en instalaciones fronterizas similares a la cárcel durante semanas sin contacto con familiares, acceso regular a duchas, ropa limpia, cepillos de dientes o cama adecuada. Muchos están enfermos. Muchos, incluidos niños de 2 o 3 años de edad, han sido separados de sus cuidadores adultos sin ninguna provisión para su cuidado aparte de los otros niños mayores que también están detenidos.

Hablamos con un niño de 11 años que cuidaba a su hermano pequeño. Ambos estaban en una celda con docenas de otros niños. El pequeño estaba callado con el pelo enmarañado, una tos cortante, pantalones embarrados y ojos que se agitaban con fatiga. Cuando entrevistamos a los dos hermanos, se quedó dormido en dos sillas de oficina juntas, probablemente la cama más cómoda que había usado en semanas. Habían sido separados de un tío de 18 años y enviados a la Estación de Patrulla Fronteriza de Clint. Cuando los conocimos, habían estado allí tres semanas y contando.

“A veces, cuando preguntamos, nos dicen que estaremos aquí por meses”, dijo un niño de 14 años que también había estado en Clint durante tres semanas.

Algunos de los niños con los que hablamos dormían en pisos de concreto y comían la misma comida desagradable y poco saludable durante casi un mes: avena instantánea, sopa instantánea y un burrito previamente congelado. Los niños deben pasar no más de unas pocas horas en las cárceles fronterizas de corto plazo para ser procesados ​​y la ley de Estados Unidos limita su detención en circunstancias típicas a 72 horas.

El Gobierno no ha pedido disculpas por las condiciones. Sarah Fabian, abogada del Departamento de Justicia, dijo a los jueces en el Noveno Circuito la semana pasada que la obligación del Gobierno de proporcionar condiciones “seguras e higiénicas” a los niños migrantes no requiere que se les proporcione artículos de higiene como jabón o cepillos de dientes y que pueden hacer  que duerman en pisos de concreto en celdas frías y hacinadas.

A fines de mayo, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kevin McAleenan, dijo a los reporteros que la agencia tenía a 2.350 niños no acompañados bajo su custodia en espera de su colocación en centros de detención y refugios administrados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. La administración de Trump quiere más dinero para construir más centros de detención de niños para albergar a más niños, citando este número relativamente alto de llegadas a la frontera. Está instando a que el Congreso apruebe rápidamente la solicitud de presupuesto suplementario del Departamento de Seguridad Nacional para este propósito.

Pero esa pregunta pasa por alto el hecho de que hay más niños bajo custodia de inmigración porque en los últimos años el Gobierno ha disminuido la tasa a la que los niños se reúnen con sus familias. El Gobierno ha tratado de utilizar a los niños en las instalaciones de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR, por sus siglas en inglés) como cebo para arrestar y deportar a los familiares que acuden a cuidarlos, según un informe de los grupos de defensa La Comisión de Mujeres Refugiadas y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes.

Según nuestras entrevistas, los funcionarios en la frontera parecen no hacer ningún esfuerzo por entregar a los niños a los cuidadores —muchos tienen padres en EE.UU.— y en vez los retienen durante semanas en celdas superpobladas en la frontera, incomunicados de sus seres queridos desesperados. Al retenerlos y luego transferirlos a las instalaciones de ORR, el Gobierno está convirtiendo a los niños en peones para hacer cumplir la ley de inmigración.

Un estudiante de segundo grado que entrevistamos entró en la sala en silencio pero se echó a llorar cuando le preguntamos con quién viajaba a Estados Unidos. “Mi tía”, dijo ella, con un grito agudo. Un brazalete en su muñeca tenía las palabras “padre de EE.UU.” y un número de teléfono escrito en un marcador permanente. Llamamos al número al instante y descubrimos que nadie le había informado a sus padres desesperados dónde estaba detenida. Algunos de los momentos más emotivos de nuestra visita fueron al ver a los niños hablar por primera vez con sus padres al teléfono de un abogado.

Las condiciones que vimos esta semana coinciden con los hallazgos anteriores de Human Rights Watch sobre los daños que enfrentan los niños en la detención de la Patrulla Fronteriza. Pero ahora está sucediendo durante semanas en lugar de días. El Congreso debe tomar medidas, no aprobando más dinero para la detención, sino exigiendo a las agencias de inmigración que dejen de separar a los niños de los miembros de su familia, a menos que sea en el interés del niño, libere y reúna a los niños lo antes posible y deje de usarlos como cebo para arrestar a los familiares.

Estos abusos desmedidos contra los niños no son lo que Estados Unidos debería defender.