CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Gran Bretaña

Meghan y Enrique gastaron US$ 3 millones del dinero de los contribuyentes en su nuevo hogar

Por Max Foster, Eliza Mackintosh

(CNN) — Meghan y Enrique, duques de Sussex, gastaron 2.4 millones de libras (aproximadamente 3 millones de dólares) del dinero de los contribuyentes británicos en la renovación de su nuevo hogar, según el último informe financiero anual de la Casa Real.

La residencia oficial de la pareja, Frogmore Cottage, ubicada en un rincón de Windsor Estate, en el oeste de Londres, ha sufrido grandes cambios estructurales para convertir cinco unidades pequeñas de tipo dormitorio en una sola casa con comodidades modernas para su creciente familia.

Meghan y Enrique se mudaron al edificio justo antes del nacimiento de su hijo Archie en mayo.

Los trabajos que incluyen la remoción de una chimenea, el acabado del techo, nuevas escaleras, instalaciones de chimeneas y un nuevo piso de madera “flotante”, se detallaron en los documentos de planificación presentados ante el consejo local. Los periódicos sensacionalistas británicos habían especulado con que el piso flexible podría ser para una sala de yoga para madres y bebés, pero el Palacio de Buckingham ha dicho que esos informes son falsos.

Según el palacio, el único piso “flotante” en la casa de campo estaba en el área de la cocina principal y los planificadores requerían que protegiera temporalmente el piso viejo que se encontraba debajo durante la construcción.

La Beca Soberana, que paga los sueldos del personal de la Reina, el mantenimiento de los palacios y los deberes oficiales de la realeza, incluidos los viajes, cubrió la factura de las renovaciones.

El costo de todos los accesorios, accesorios y muebles fueron pagados en privado por el duque y la duquesa.

Las cuentas de la Beca Soberana, que se publicaron recientemente, revelan que la monarquía le costó al contribuyente 67 millones de libras (aproximadamente 85,3 millones de dólares) en 2018-19, un 41% más que el año financiero anterior.

El grupo antimonárquico Republic ha calificado el aumento del gasto real como “escandaloso”, citando las renovaciones de Frogmore Cottage y los costos de viaje del Príncipe Carlos, entre otros gastos.

“Los aumentos de este año son escandalosos en un momento de recortes generalizados de gastos. Pero esto es solo un detalle en una serie de escándalos”, dijo Graham Smith, jefe de Republic, en un comunicado.

“Si incluso una sola escuela o un hospital se enfrenta a recortes, no podemos justificar gastar un centavo en la realeza. Sin embargo, con todos los servicios públicos bajo una intensa presión financiera, tiramos 2,4 millones de libras en una nueva casa para Harry. Esto es la corrupción que se oculta a simple vista”.

Según el Palacio de Buckingham, una gran parte del aumento de 20 millones de libras (25,4 millones de dólares) se debió a “mayores niveles de gasto en propiedad”. Gran parte de ese gasto se destinó a renovaciones extensas en el propio Palacio de Buckingham, parte de un proyecto de remodelación de una década de duración para “probar en el futuro los servicios esenciales del edificio”.

“El programa de reserva de diez años presenta una oportunidad única para la innovación y la inversión en uno de los edificios históricos más prestigiosos e icónicos del mundo, preservándolo así para las generaciones futuras”, dijo el Palacio de Buckingham en un comunicado.

“El trabajo está programado para permitir que el Palacio permanezca ocupado y en pleno funcionamiento y que la agenda de la reina siga siendo ejecutada sin interrupción”.

En el último año, las renovaciones en el palacio incluyeron la construcción de un complejo para contratistas, la eliminación de la sala de calderas principal para preparar un nuevo centro de energía y la conversión de un área del piso superior en el ala oeste a un nuevo espacio de oficinas.

Miembros de la familia real, personal y más de 3.000 obras de arte también han sido trasladados desde el ala este para prepararse para trabajos eléctricos y mecánicos.