CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Desertor del Gobierno Maduro, pero ‘chavista de corazón’: así es Manuel Cristopher Figuera, el exdirector del Sebin

Por CNN Español

(CNN Español) — El 30 de abril de 2019 no solo fue el día en que la oposición de Venezuela —liderada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó— intentó sin éxito sacar del poder al asediado presidente Nicolás Maduro. Ese día también fue cuando uno de los altos mandos militares, el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, decidió abandonar el país.

Figuera era por ese entonces el director del Servicio de Inteligencia Bolivariana, Sebin. El general había sido nombrado por el presidente Nicolás Maduro en octubre de 2018 en reemplazo de Gustavo González López. Meses más tarde, en abril de 2019, González López volvería a su cargo, luego de que Figuera rompiera definitivamente con Maduro.

Esta semana, Elliot Abrams, representante especial de Estados Unidos para Venezuela, sin dar mayores detalles confirmó que Figuera está en ese país.

Un militar cercano a Chávez

Figuera fue durante 12 años edecán del fallecido presidente Hugo Chávez, y en los últimos años estuvo en altos mandos militares y de inteligencia. El militar de larga data había sido en 2007 subdirector de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), y anteriormente director y gerente de la inversora Ipsfa del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada Venezolana. En 2017 fue director del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa), organismo encargado de la unificación de la información sobre seguridad, defensa, inteligencia y orden interno, según la estatal Agencia Venezolana de Noticias.

Esa cercanía con el régimen de Maduro lo llevó a ser sujeto de sanciones por parte del gobierno de Estados Unidos en febrero de 2019. Según el Departamento del Tesoro, citando a un funcionario del partido opositor Primero Justicia, Figuera supervisó actividades de “tortura masiva, violaciones masivas de derechos humanos y persecución masiva contra quienes desean un cambio democrático en Venezuela”. Figuera no se ha pronunciado sobre estas acusaciones hasta el momento.

Rompimiento con Maduro

Sus años de servicio leales al régimen empezarían a desvanecerse poco tiempo después de llegar al SEBIN, pues allí se dio cuenta del elevado nivel de corrupción en el gobierno de Maduro, que era encabezada por el propio presidente, según dijo en una entrevista con The Washington Post. “Su familia está involucrada en eso”.

CNN no ha podido verificar independientemente estas afirmaciones y el Gobierno de Venezuela no ha respondido a las solicitudes de CNN para hacer un comentario.

En una carta abierta publicada a principios de mayo de 2019, después del fallido levantamiento cívico militar con el que la oposición pretendía sacar a Maduro del poder, Figuera rompió su relación con el asediado gobierno, y denunció a los “ladrones y canallas” que saqueaban al país, debido a una “corrupción proporcionada”.

“No se puede vivir en la miseria en un país tan rico, esta generación que está en la infancia, crecerá con las falencias que produce la mala alimentación y ese daño es irreversible”, dijo en esa carta.

En la entrevista publicada esta semana, Figuera le dijo al diario estadounidense que la situación en las cárceles del país fue la que lo llevó a traicionar a Maduro, y dijo que se arrepiente de no haber liberado a todos los presos: “hay un poco de gente que está secuestrada y está injustamente allí”.

“Yo tengo deuda con esa gente”, agregó.

El 28 de marzo de 2019, el general rebelde decidió sumarse a la conspiración organizada por la oposición, luego de reunirse con un empresario que tenía vínculos con la familia de Maduro como con la oposición, y que tenía contacto con funcionarios estadounidenses. CNN no ha podido confirmar esta información.

Días después, en abril, se enteró de los detalles y del plan que incluía la colaboración de altos funcionarios militares y judiciales. Y el 30 de abril, en medio del caos que ocurría en Venezuela, Figuera decidió que saldría del país. [MS15158693]

Al conocer su ruptura con el Gobierno, el presidente Nicolás Maduro, calificó a Figuera, en cadena nacional, como “traidor y cobarde que luego huyó” y dijo que el general había sido captado por la CIA para traicionar al gobierno.

Además, según dijo Maduro el 10 de mayo, fue el propio Figuera el que “articuló la trampa, la mentira y no fue capaz de ir al sitio de Altamira, dejó a sus tropas solas y huyó en la madrugada”.

El general había estado en Colombia desde hace meses, cuando salió de Venezuela, según The Washington Post, y esta semana Abrams confirmó que el exdirector del Sebin estaba en Estados Unidos.

“Me gustaría hablar con él y supongo que desean hacer lo mismo otros funcionarios estadounidenses porque podemos ver su posición, y basados en la entrevista con el Post, vemos que tiene cosas interesantes que decir sobre el régimen de Maduro y la vida en Venezuela”, dijo Abrams a periodistas.

Figuera, que estaba en el radar de los estadounidenses, logró que EE.UU. le levantara las sanciones y ahora en ese país, dice que aunque reconoce a Guaidó como presidente, sigue siendo un ‘chavista de corazón’ y que aunque se arrepiente de algunas de sus acciones como militar, no se arrepiente de todas.

 

— Con información de Gustavo Valdés de CNN en Español