CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Tratamiento para el hipertiroidismo se relaciona con riesgo de morir de cáncer

Por Michael Nedelman

(CNN) — Desde la década de 1940, el yodo radiactivo ha estado entre los tratamientos para una tiroides hiperactiva, o hipertiroidismo.

MIRA: Sofía Vergara y el hipertiroidismo

Es absorbido principalmente por la glándula tiroides, destruyendo esas células. Pero también se ha relacionado con cánceres en otras partes del cuerpo más adelante, especialmente cuando se usa en dosis más altas como tratamiento para el cáncer primario de tiroides.

Una nueva investigación publicada este lunes arroja nueva luz sobre la asociación, y hace un seguimiento de pacientes en Estados Unidos y Reino Unido durante casi 70 años. La mayoría tenía un trastorno autoinmune que causa hipertiroidismo llamado enfermedad de Graves.

La investigación, financiada por el Instituto Nacional del Cáncer, encontró una asociación “modesta” entre la cantidad de yodo radiactivo absorbido por diferentes órganos y el riesgo colectivo de morir por un cáncer sólido de esos órganos. En cuanto a los órganos individuales, la asociación fue estadísticamente significativa para el cáncer de mama femenino.

LEE: ¿Qué son los nódulos tiroideos y cómo te pueden afectar?

“Estimamos que por cada 1.000 pacientes tratados actualmente con un rango estándar de dosis, aproximadamente 20 a 30 muertes adicionales por cáncer sólido se producirían como resultado de la exposición a la radiación”, dijo una declaración de la autora principal Cari Kitahara, investigadora de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer.

Kitahara y sus colegas también encontraron que el aumento de las dosis estaba relacionado con un mayor riesgo relativo de mortalidad por cáncer de mama entre las mujeres en un nivel comparable al de otros grupos de adultos expuestos a la radiación ionizante, como las sobrevivientes de la bomba atómica en Japón.

Un análisis previo del mismo estudio, publicado hace más de dos décadas, no encontró un riesgo significativamente mayor de mortalidad por cáncer total. Los últimos hallazgos se producen después de 24 años adicionales de seguimiento con los mismos pacientes. En ese tiempo, los científicos también perfeccionaron su capacidad para estimar cuánta radiación absorbía cada órgano, dijeron los autores.

MIRA: Después de vencer el cáncer, el propósito de Loriana es enseñarnos a vestirnos con la “armadura” necesaria para vencer la enfermedad

La tiroides es una glándula en la parte frontal del cuello que produce hormonas que regulan el metabolismo en el cuerpo, incluida la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal. Una tiroides hiperactiva, o el hipertiroidismo, ocurre cuando la glándula produce demasiada cantidad de estas hormonas. Afecta al 1,2% de los estadounidenses y es más común entre las mujeres.

El yodo radiactivo, que una vez fue el tratamiento de referencia para la enfermedad de Graves, todavía se usa comúnmente pero ya no es la elección obvia que fue, en parte por la aparición de medicamentos antitiroideos. La cirugía también puede ser una opción para algunos pacientes.

Pero el nuevo estudio no significa que el yodo radiactivo es necesariamente “peligroso”, dijo el doctor Tony Wang, profesor asociado de oncología de radiación en el NewYork-Presbyterian / Columbia University Irving Medical Center.

LEE: Celebridades que han luchado contra el cáncer, mira quiénes son

En cambio, dijo, el estudio “genera hipótesis”, allanando el camino para futuras investigaciones con el fin de comprender mejor los riesgos y beneficios.

“La radioterapia […] puede potencialmente tener un riesgo de desarrollar cánceres, pero muchas de las decisiones sobre la administración de radiación a una persona tienen que ser equilibradas con los beneficios de la enfermedad versus los riesgos potenciales de no hacer nada”, dijo Wang, quien no participó en el nuevo estudio. “Hay pacientes que reciben este tratamiento, que definitivamente deberían recibirlo por las razones correctas”.

Wang dijo que el nuevo estudio no es una razón para entrar en pánico, pero sí resalta la importancia de hablar con su médico acerca de las preocupaciones relacionadas con los tratamientos de radiación. Para algunos pacientes, su principal exposición al tema de la radiación ha sido los cómics, y los riesgos pueden parecer mayores de lo que realmente son, agregó Wang.

“Tengo que agradecer a Marvel Comics”, dijo.