CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

El gobierno de Hong Kong analiza una ‘gran escena del crimen’ después de una noche de violentas protestas

Por Julia Hollingsworth, James Griffiths

(CNN) — Un alto funcionario de Hong Kong ha descrito al consejo legislativo de la ciudad como una “gran escena del crimen”, solo horas después de que cientos de manifestantes enmascarados, principalmente jóvenes, asaltaron el edificio, dejando tras de sí un rastro de destrucción.

Lemas garabateados en graffitis, vidrios rotos y escombros esparcidos fueron solo algunos de las señales externas de una noche que marcó un aparente punto de inflexión en el movimiento de protesta que duró una semana en contra de un controvertido proyecto de ley de extradición.

En una conferencia de prensa cerca de la fachada del edificio destrozado, el presidente de Consejo Legislativo (LegCo), Andrew Leung, dijo que la Policía ahora está controlando el edificio y realizando trabajos de investigación.

“En este momento, el LegCo es una gran escena del crimen”, dijo. “La prioridad del LegCo es ponerse en forma para tener reuniones. Será muy difícil usar este lugar como Consejo Legislativo”.

Leung expresó tristeza por el uso de pinturas en aerosol para destrozar la cámara principal, donde los legisladores debaten y promulgan leyes.

La Policía llegó después de que los manifestantes irrumpieran en la sede del gobierno el 2 de julio de 2019.

Cómo se desarrollaron los eventos

El lunes, cientos de miles de manifestantes pacíficos marcharon por la ciudad en el aniversario de la entrega de Hong Kong en 1997 al gobierno chino.

Antes de que comenzara la marcha principal, un pequeño grupo de manifestantes, muchos de ellos adolescentes, de veintitantos y con máscaras, cascos y otros equipos de protección, rodearon el complejo LegCo.

Fuera del edificio, los legisladores locales a favor de la democracia rogaron a los manifestantes que tuvieran moderación, pero fue en vano.

Utilizando arietes improvisados y barras de metal para romper cristales reforzados, los miembros del grupo se abrieron paso hacia el LegCo, donde escribieron lemas contra la ley extradición en las paredes, destrozaron el interior y cubrieron la antigua bandera colonial del territorio a través del podio principal de la cámara.

La Policía no actuó cuando los manifestantes atacaron el edificio o irrumpieron en el interior, y cientos pudieron permanecer en la legislatura hasta tres horas antes de que una inminente operación de remoción los llevara de vuelta a las calles.

A los pocos minutos de que los manifestantes tomaran la decisión colectiva para salir del edificio, la Policía disparó gases lacrimógenos y utilizó bastones para dispersar a la multitud.

En una conferencia de prensa el martes por la mañana, la líder de Hong Kong, Carrie Lam, condenó las acciones de los manifestantes y dijo que habían usado “extrema … violencia y vandalismo”.

“Nada es más importante que el Estado de derecho en Hong Kong”, les dijo a los periodistas.

La reacción del gobierno chino a las protestas ha sido igualmente crítica. Un portavoz de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado dijo que las manifestaciones “radicales” habían sido un “desafío abierto” para el sistema de gobierno de la ciudad.

“Este tipo de acción ilegal severa daña el Estado de derecho de Hong Kong, el orden social y los intereses fundamentales de Hong Kong”, dijo la declaración, agregando que Beijing respaldaba completamente la fuerza policial de la ciudad.

Un día de manifestaciones

El 1 de julio, el aniversario de la entrega de Hong Kong del gobierno británico al chino, siempre ha estado marcado por marchas a favor de la democracia.

Este año, se esperaba que la participación fuera impulsada por la ira continua por una ley propuesta que permitiría la extradición a China, lo que ha llevado a cientos de miles de habitantes de Hong Kong a las calles, lo que eventualmente obligó al gobierno a suspender el proyecto.

Los críticos temen que la ley pueda ser utilizada para incautar a los críticos del gobierno y enviarlos al otro lado de la frontera para enfrentar un juicio en un sistema con una tasa de condena del 99% y un historial de procesos políticos. Lam reiteró el martes que no hay planes para reiniciar el proceso legislativo suspendido antes de que el proyecto expire con este término del Parlamento de la ciudad.

Sin embargo, desde la madrugada del lunes, surgieron crecientes divisiones dentro del movimiento de protesta, cuando un núcleo duro de manifestantes en su mayoría jóvenes y enmascarados asediaron a la legislatura, horas antes de la fecha en que debía comenzar la marcha tradicional.

Sus acciones se produjeron después de repetidas protestas salvajes, muchos de los cuales atacaron el cuartel general de la Policía con ira por las violentas operaciones de limpieza durante la protesta anterior del 12 de junio.

Mientras los disturbios continuaban, las demandas de los manifestantes se ampliaban, pasando del retiro total de la ley de extradición e investigación sobre la brutalidad de la Policía, agregando llamados al sufragio universal total para las elecciones del líder de la ciudad y el Consejo Legislativo, que eran los objetivos del Movimiento Umbrella de 2014.

El uso de la acción directa por parte de los manifestantes ha conmocionado a muchos en Hong Kong, y no está claro si los manifestantes continuarán disfrutando del apoyo público luego del allanamiento, o qué pasos tomará el gobierno para reprimir cualquier manifestación.

Los manifestantes con los que CNN habló en la marcha principal el lunes no estaban dispuestos a condenar abiertamente las acciones de los que intentan ingresar al edificio del gobierno.

“Algunos de nosotros somos más radicales, algunos solo queremos caminar”, dijo Tsang, un estudiante universitario de 24 años que también participó en una marcha en junio. “Somos el mismo equipo, por lo que no queremos ir contra ellos”.

Limpiadores remueven afiches de un puente peatonal cercano el 2 de julio de 2019.

Apoyo en duda

Muchos en la ciudad se sorprendieron tanto de la ira como de la rápida escalada de los manifestantes, y el enfoque de no hacer nada de la Policía, cuya aparente reticencia a combatir a los manifestantes hasta que generaron el caos dentro de la legislatura ha provocado críticas de los legisladores pro democracia.

“Esto fue una trampa”, dijo el lunes por la noche el legislador a favor de la democracia Fernando Cheung. “La Policía no hizo nada, querían que esto sucediera, querían que el público lo viera”.

Su colega Claudia Mo dijo el martes que el gobierno ha estado tratando de “dar un vuelco, cambiando la ira del público”.

“Los problemas (de los manifestantes) planteados han estado tan profundamente arraigados en Hong Kong”, dijo. “Debería pensar que la mayoría todavía puede ver a través de la fachada política de Carrie Lam y ella no lo logrará”.

Así quedó el edificio del Consejo Legislativo el 2 de julio de 2019, después de que la fachada fue dañada por manifestantes durante una protesta la noche anterior.

Aunque los manifestantes aceptaron irse y ofrecieron escasa resistencia, la operación de limpieza de la policía en las primeras horas del martes fue excepcionalmente rápida, con policías sacando a las multitudes con bastones, mientras otros lanzaban gas lacrimógeno sobre sus cabezas, lo que demuestra que eran más que capaces de manejar la multitud alrededor del edificio.

Desde entonces, la Policía ha rechazado la insinuación. “Tuvimos oficiales dentro de LegCo defendiendo al LegCo durante casi ocho horas”, dijo el comisionado de la Policía de Hong Kong, Lo Wai-chung, durante la conferencia de prensa de la madrugada.

“Durante el período, estuvimos bajo el asedio de los manifestantes (…) ocurrieron varios incidentes que nos obligaron a hacer una retirada temporal”, dijo, y agregó que la Policía temía ser atacada por “pólvora tóxica” supuestamente lanzada por los manifestantes.

La voluntario Liu Yuk-lin, de 57 años, recolecta los desperdicios alrededor del edificio del Consejo Legislativo de Hong Kong el 2 de julio de 2019, tras las protestas del día anterior.

En total, 59 personas fueron enviadas al hospital durante las protestas del lunes. A las 8 a. m., seis personas estaban en una condición estable y tres estaban en una condición grave, según la Autoridad del Hospital de Hong Kong.

La Policía dijo que 13 policías fueron hospitalizados, aunque no estaba claro si las lesiones de ellos estaban incluidas en el recuento de la Autoridad del Hospital. Se vio que varios manifestantes se desplomaban por el intenso calor y la humedad.

No está claro cuántos arrestos se han realizado o si la policía está planeando operaciones el martes. Si bien la mayoría de los manifestantes estaban enmascarados, varios se podían ver a veces sin cubiertas de cara. Leung, el presidente de LegCo, dijo que la policía estaba “reuniendo evidencia”.

 

— Natalie Leung de CNN contribuyó a esta historia