CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Proyecto Libertad

Estas mujeres escaparon de ISIS, pero luego fueron absorbidas por el inframundo del tráfico sexual de Iraq

Por Ghazi Balkiz, Arwa Damon

Bagdad, Iraq (CNN) — El apretón de manos de Nadia es fuerte, pero su voz tiembla cuando dice hola. Apoyada contra una ventana, describe con doloroso detalle el retorcido viaje que la llevó a evadir el control de los terroristas para caer víctima del bajo mundo del tráfico sexual de Bagdad.

Historias como la de Nadia se han vuelto demasiado familiares tras la derrota de ISIS en Iraq. El declive del grupo terrorista ha dado lugar a otro mal: las redes de tráfico de personas que prosperan en el botín de la guerra, los desplazados y los desesperados.

Y ella era el blanco perfecto.

Nadia vivía en Sinjar, en el norte de Iraq, en 2014, cuando ISIS reunió a miles de mujeres y niñas como ella de la minoría étnica yazidi y las obligó a la esclavitud sexual. Pero ella dice que logró escapar, huyendo con su familia a través de colinas dispersas a un campamento de desplazados internos en el Kurdistán iraquí. CNN no está usando el nombre real de Nadia por motivos de seguridad.

Aun así, Nadia estaba obsesionada por el destino de otros que no tuvieron tanta suerte. Dijo que comenzó a enviar dinero a un hombre que creía que era un amigo de confianza, a quien conoció mientras huía del ISIS y que dijo que estaba coordinando la ayuda humanitaria para otros yazidis. Alentada por sus conversaciones e impulsada por su deseo de ayudar, comenzó a organizar manifestaciones en el campamento, exigiendo la liberación de las mujeres yazidi.

Entonces empezaron las llamadas. “Recibía las amenazas por teléfono”, dijo Nadia, explicando que no estaba segura de quién la estaba acosando. “No tenía miedo por mí misma, sino por mi hermana pequeña. Dijeron: ‘Si no vienes, sabemos a dónde va tu hermana a la escuela'”.

Cuando recibió una carta de una ONG que respaldaba su solicitud de asilo en Estados Unidos, se acercó a su amigo y le pidió ayuda para llegar a la embajada en Bagdad. “Dijo: ‘Mi hermana, puedo llevarte. Conozco a un hombre en el parlamento iraquí, puedo llevarte con él'”.

En el camino a la capital, Nadia sintió que algo estaba mal. “Él se detuvo para hablar por teléfono y enviar mensajes”, le dijo a CNN. “Le dije: ‘Llévame de vuelta, quiero volver’. Él dijo: ‘No, está bien, se trata de un grupo de chicas yazidi que liberé de Fallujah, nos están esperando en Bagdad'”.

“Él conocía mi debilidad, me alegré cuando escuché que algunas de nuestras chicas fueron liberadas. Me convenció de continuar el viaje”, dijo.

Cuando llegaron a un barrio deteriorado de Bagdad, conocido por sus bandas de narcotraficantes, sucedió lo impensable. El anciano, que su amigo le había dicho que era parlamentario, los saludó en un edificio en ruinas. “Me dijo: ‘Eres mía ahora, eres mía ahora'”. Era el jefe de una pandilla de tráfico sexual.

  • Mira en este video: Excombatiene de ISIS encarcelado pide perdón

Nadia se sorprendió. Ese amigo en el que había confiado todo el tiempo, con su dinero y sus miedos, la había vendido a como esclava sexual.

“Comencé a pelear … comencé a golpearlos. Ambos me golpearon con fuerza”, dijo. Ella dice que la sedaron con una inyección y todo se volvió negro.

Cuando llegó, dijo que estaba rodeada de botellas vacías y platos sucios, desnuda y con dolor por haber sido violada por varios hombres. Ella cree que fueron hasta diez, a juzgar por el desastre que dejaron. “Perdí mi vida, fui destruida”, dijo. “Durante tres meses me torturarían así todos los días”.

Las ONG contra el tráfico intentan difundir su mensaje de boca en boca, pero dicen que hay barrios en Bagdad tan peligrosos que no se atreven a ir.

Nadia trató de huir, pero cada vez sus captores la atrapaban y la golpeaban. Una vez la atacaron tan brutalmente que tuvo una hemorragia interna y la llevaron al hospital. Escuchó a los médicos hablar sobre cómo tenían que salvar sus órganos.

En la habitación del hospital, Nadia dijo que el jefe de la pandilla se sentaba junto a su cama, acariciando su cabello y llamándola su hija. Él le dijo al personal médico que ella tenía una enfermedad mental y se había caído por las escaleras.

Cuando Nadia fue dada de alta del hospital, dijo que otra mujer, otra víctima de la pandilla, fue traída para vigilarla. Nadia le rogó a la mujer que la dejara ir, pero la mujer se limitó a reír.

Esa mujer se levantó la camisa, revelando una cicatriz en su estómago que según ella se la hicieron cuando le robaron uno de sus riñones. “‘Esto es lo que me hicieron. Tenía dos hijos pequeños y los vendieron'”, le dijo a Nadia, antes de agregar: “Estarás obligada a quedarte con ellos, te acostumbrarás a esto, a todo esto”.

Después de meses de abuso, justo cuando Nadia pensó que su vida terminaría, fue rescatada. Ella dijo que no estaba segura de quiénes eran los hombres que la salvaron, pero la llevaron a un hotel administrado por un yazidi y finalmente se reconectó con su familia.

Ahora, Nadia dice que quiere justicia.

“Estoy luchando contra esto”, dijo ella. “Estoy usando lo que queda de mi aliento para ser una voz para todos nosotros, para que esto no le pase a nadie más”.

“En todas partes, hay víctimas”

Es difícil encontrar estadísticas debido a las debidas pautas de identificación deficientes y la falta de procedimientos de referencia en Iraq. La escasez de agencias coordinadas que rastrean las actividades de tráfico en el país también significa que los datos adjuntos son casi inexistentes.

Pero, según muchos informes, la trata de personas se ha multiplicado en los campamentos de refugiados que se extienden por todo Iraq, así como en ciudades como Bagdad, donde la esclavitud moderna y las redes de prostitución forzada están creciendo. Los agentes de las redes de tráfico a menudo prometen reasentar a los refugiados del Kurdistán, pero en cambio los llevan a hoteles y burdeles en Bagdad, Basora y otras ciudades del sur de Iraq, según informes del Departamento de Estado de EE. UU. Y SEED, una organización sin fines de lucro con sede en Kurdistán.

“Cuando miras a todas partes, hay víctimas”, nos dijo el doctor Ali Akram al-Bayati, sentado en un banco en la orilla del río Tigris. Señalando a las familias que hacían picnic y los adolescentes se tomaban selfies, dijo que había una falta de conciencia dentro de la sociedad iraquí sobre lo que estaba sucediendo a puerta cerrada.

Al-Bayati trabaja para combatir la trata de personas como parte de la Oficina de la Alta Comisión de Derechos Humanos de Iraq, que fue creada y financiada por el gobierno. Aparentemente constituida como una institución independiente, el mandato de la comisión es recopilar información, investigar casos y llevarlos a los tribunales, pero al-Bayati dice que carece de las finanzas y el poder para hacerlo de manera efectiva.

El Dr. Ali Akram al-Bayati trabaja para combatir la trata de personas como parte de la Alta Comisión de Derechos Humanos de Iraq, que fue creada y financiada por el gobierno.

El caso de Nadia está entre los muchos que la comisión está tratando de apoyar. Según Nadia, el sistema de justicia iraquí le está fallando: el caso está siendo enterrado tanto en el Kurdistán iraquí como en Bagdad.

Sobre el papel, el gobierno iraquí ha intensificado los esfuerzos para procesar y condenar a los traficantes, pero al-Bayati dijo que no ha abordado la naturaleza general del problema. Sus reclamaciones están respaldadas por el informe 2019 Trata de Personas del Departamento de Estado.

El gobierno de Iraa “incrementó los esfuerzos de aplicación de la ley, pero no responsabilizó penalmente a los funcionarios cómplices en el tráfico, incluidos los niños soldados y el tráfico sexual”, dijo el Departamento de Estado, citando informes de que funcionarios en puestos clave de seguridad habían desempeñado un papel en la protección de los traficantes para evitar la persecución. “El gobierno continuó careciendo de los reglamentos de implementación de la ley contra la trata, lo que dificulta su capacidad para hacer cumplir la ley, llevar a los traficantes a la justicia y proteger a las víctimas”.

Las inconsistencias en la ley contra la trata de 2012 de Iraq, que penaliza algunas formas de tráfico laboral y sexual, han abierto oportunidades para condenas erróneas.

Según el Departamento de Estado, el gobierno iraquí tampoco informó sobre los esfuerzos que había realizado para perseguir las acusaciones de que el personal de seguridad y el personal militar de los campamentos de desplazados internos eran cómplices de la explotación sexual y la trata de mujeres y niñas.

“Si estás hablando de trata de personas, por supuesto, cuando investigues verás que algunos de los funcionarios participan en eso”, dijo al-Bayati. “Ya sea que sean funcionarios superiores o inferiores, por supuesto, no les interesa revelar todos los hechos”.

Según las personas que trabajan con las víctimas, las redes de tráfico a menudo operan a plena vista, utilizando a personas como los taxistas como agentes para detectar a las mujeres vulnerables.

Nombrar a los funcionarios no tendría sentido. Son demasiado poderosos y su propia comisión es demasiado débil, dice al-Bayati. Nos dijo que ha recibido amenazas sutiles, pero no entró en detalles y por el riesgo que corría de poner su vida en mayor peligro.

Las brechas en los procedimientos de remisión del gobierno también han impedido que muchas víctimas reciban los servicios adecuados: los refugios de tráfico administrados por el gobierno en Bagdad permanecieron vacíos a lo largo de 2017, según el informe Tráfico de personas del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Al-Bayati dijo que estaba al tanto de alrededor de 150 casos reportados de tráfico sexual en Iraq en 2018. Sólo cuatro a cinco mujeres fueron ubicadas en refugios del gobierno, dijo.

El año pasado, dijo al-Bayati, 426 personas fueron detenidas por presunta participación en delitos de trata de personas, solo 53 fueron enviadas a prisión.

Pero las cifras disponibles no reflejan la magnitud de la trata de personas en el país. El temor a la retribución y al estigma, así como a la falta de fe en el gobierno y en el proceso judicial, silencia a las víctimas y a quienes trabajan con ellos.

Sin embargo, hay quienes intentan ayudar, aunque de manera discreta.

Operando a plena vista

Cuando llegamos a la dirección de la ONG contra la trata, no había manera de saber que estábamos en el lugar correcto. No hay letrero en el exterior y la primera planta se hace pasar por otra cosa. No nombramos la ONG para proteger la seguridad de sus empleados.

Tal nivel de secreto fue una sorpresa dada la relativa seguridad en la capital iraquí en estos días. La ONG teme ser atacada por pandillas y grupos de milicias que operan con impunidad bajo la vibrante fachada de la ciudad.

Dentro de una habitación, Ahlam estaba sentada en una silla de plástico, temblando bajo una abaya negra que ocultaba su rostro. Todo lo que pudimos ver fueron las suaves ondulaciones en la tela creadas por el retorcimiento de las manos cuando ella describió cómo se convirtió en presa de los traficantes sexuales en Bagdad.

“Todo comenzó con mi hermano mayor”, dijo Ahlam, cuyo nombre ha sido cambiado por su seguridad.

Ahlam, una exnovia de un soldado de ISIS, dejó a su esposo para comenzar una nueva vida en Bagdad, donde fue vendida para la prostitución.

En 2014, el hermano de Ahlam se unió a ISIS en su provincia natal de Diyala, al norte de la capital, ascendiendo rápidamente al rango de emir. Él casó a Ahlam con un integrante de ISIS, pero cuando su esposo fue detenido unos meses más tarde, ella regresó con su hermano.

Ahlam dijo que su hermano se había vuelto más radical y más cruel durante su tiempo con ISIS. Dijo que la golpeó a ella y a sus hermanas y la encarceló en una habitación sin comida. Cuando se quejó con otro pariente, su hermano amenazó con matarla.

Una prima, en última instancia, la ayudó a huir a Bagdad, pero una vez que llegó allí no tuvo a quién acudir para pedir ayuda.

“Estaba en la calle, perdida. Bagdad es una ciudad grande, una ciudad atestada”, dijo. “Me subí a un taxi. El conductor me preguntó dónde quería ir y le dije que no lo sé”.

Confundida y asustada, Ahlam le contó su historia. Fue simpático y se ofreció a ayudar. “Pensé que había llegado un salvador. Me dije a mí misma que finalmente hay algo bueno en el mundo. Dijo que podía encontrarme algo con un familiar”, recordó. “Dije ‘¿dónde?’ Dijo: ‘Lo descubrirás más tarde'”.

Primero, Ahlam dijo que la llevaron a un casino, antes de que la vendieran a un burdel.

“Me llevó a otra mujer que me llevó a una casa”, recordó Ahlam. “Me di cuenta de que las chicas allí trabajan como prostitutas”.

Iman al-Silawi, el jefe de la ONG donde Ahlam buscó refugio, dice que intentan identificar a las posibles víctimas antes de ser víctimas de la trata.

La ONG donde Ahlam finalmente buscó refugio está enfocada en identificar posibles víctimas antes de que queden atrapadas en estas redes. Tienen equipos que trabajan en todo el país con poblaciones vulnerables, personas desplazadas que viven en campamentos, personas desesperadas por trabajar y otras que viven en las calles.

Intentan difundir su mensaje de boca en boca y alertar a las posibles víctimas de las señales de advertencia, pero Iman al-Silawi, jefa de la ONG, dijo que había barrios a los que no se atreven a ir.

Ahlam dice que suplicó abandonar el burdel, pero la madame la golpeó, rompió su teléfono y la vendió de nuevo.

“Me obligó a trabajar como prostituta. Traería hombres a la casa y me obligaría a tener sexo con ellos”, dijo Ahlam, sollozando. Ahlam estuvo atrapada en el burdel durante unos meses antes de aprovechar la oportunidad para huir.

Según las personas que trabajan con las víctimas, la historia de Ahlam es representativa de la forma en que operan actualmente las redes de traficantes en todo Iraq: a plena vista. Aquellos que tienen vínculos con las redes, como el taxista, vigilan a las mujeres vulnerables y tratan de atraerlas. Y, con una gran población de personas vulnerables, esas redes se han hinchado, sus tentáculos se han extendido por todo el país y hasta en los más altos niveles de gobierno.

“¿Cuál es mi crimen?”, preguntó Ahlam. “¿Qué he hecho para merecer esto?”.

Inclinó la cabeza y contempló su futuro. Se han ido las esperanzas de su infancia de una vida feliz, un esposo amoroso, una familia, sueños que primero le robó ISIS, luego los que explotaron su vulnerabilidad y, finalmente, su propio gobierno, que no la protegió.

— Brice Laine and Aqeel Najm de CNN contribuyeron con este reporte