CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol

Francia 2019: El Mundial femenino más importante de la historia, en cifras

Por Aimee Lewis

(CNN) — La octava edición de la Copa Mundial Femenina, que termina el 7 de julio en París, es quizá una de las más importantes de la historia.

Nunca antes ha habido tanta riqueza de talento o tantas aspirantes al título y, tal vez, nunca antes el futbol femenino había tenido tal plataforma y atención. La competencia que duró cuatro semanas en Francia ofreció una oportunidad para cambiar de actitud, para darle un impulso a la igualdad.

Establecido en 1991, inicialmente como el Campeonato Mundial de la FIFA para el futbol femenino para la Copa M&M, solo después del torneo en China, la FIFA permitió que se la llamara Copa Mundial Femenina en sus inicios.

Hasta el momento, ya se han batido varios récords en Francia durante la primera ronda de partidos de la competencia y es probable que haya más. Aquí un vistazo a algunas estadísticas clave sobre un torneo que promete mucho más.

Record de audiencia

La capacidad de los estadios en Francia significa que el récord de 90,185 aficionados que asistieron al partido entre Estados Unidos vs China en 1999 (un récord para un evento deportivo femenino) tal vez no sea superado.

Sin embargo, la semifinal de la Copa Mundo Femenina entre Inglaterra y Estados Unidos alcanzó los 11,7 millones de espectadores, convirtiendo a este espectáculo deportivo en la audiencia televisiva más grande en Gran Bretaña en 2019, según anunció la BBC esta semana.

También superó al público en la final de la Liga de Campeones de la UEFA entre Liverpool y Tottenham, que atrajo a 11,3 millones de espectadores en BT Sport. El número incluye el flujo gratuito de YouTube que proporciona la red de suscripción.

La cifra sobrepasa de lejos la audiencia para un partido femenino en Gran Bretaña, que fue de 7,6 millones de espectadores en los cuartos de final de Inglaterra vs. Noruega el 27 de junio de 2019, cuando las inglesas vencieron 3-0.

Junto a las más de 90.000 personas que vieron a Estados Unidos vencer a China en la final, 17,9 millones de espectadores en EE. UU. sintonizaron la final: la mayor audiencia de televisión para un partido de fútbol en la historia de ese país, hasta un partido en la fase de grupos en la Copa del Mundo masculina de 2014, que atrajo a 18,2 millones, y la final de 2015, que tuvo 25.4 millones de televidentes.

En abril, la FIFA dijo que las ventas de boletos eran “récord”. El partido inaugural en el Parc de Princes y las semifinales y finales en el Stade de Lyon se agotaron en las 48 horas posteriores a la venta.

Desafortunado 13 para Tailandia

Siete jugadores diferentes del Equipo Nacional Femenino de Estados Unidos (USWNT) anotaron en la victoria 13-0 contra Tailandia, con Alex Morgan anotando cinco de ellos.

La victoria de la USWNT es la mayor victoria en la historia de la Copa Mundial Femenina, superando el resultado de Alemania de 11-0 contra Argentina en 2007. También es el mayor margen de victoria en la historia de la Copa Mundial de la FIFA (masculina y femenina) .

Morgan también se convirtió en la segunda jugadora en la historia de la Copa Mundial Femenina en marcar cinco goles en un solo juego, 27 años y 199 días después de que su compatriota internacional Michelle Akers lograra esta hazaña en noviembre de 1991.

Además de eso, el gol de Samantha Mewis, que fue el primer gol para la selección de Estados Unidos, fue el tanto número 800 anotado en los partidos de la Copa Mundial Femenina, con el equipo estadounidense responsable de 116 de ellos, más que cualquier otra nación.

Partidos internacionales

La delantera de Canadá Christine Sinclair hizo su debut internacional en el 2000, con solo 16 años.

Cuando se anunciaron los equipos para el torneo de 2019, Sinclair había acumulado 282 partidos internacionales para Canadá, convirtiéndose en la jugadora internacional más activa.

Para poner esto en perspectiva, eso es más que el total acumulado de las 23 jugadores de Jamaica. La escuadra de EE. UU. tiene un máximo de 1.893 topes e incluye ocho centuriones.

La jugadora más antigua y de más edad

Con 41 años y 98 días de edad, Formiga subió al terreno de juego en Grenoble el domingo y sin siquiera patear la pelota, la brasileña escribió una nueva página en la historia de la Copa Mundial Femenina.

La centrocampista brasileña no solo se convirtió en la jugadora más antigua en participar en el torneo, sino que también es la primera en aparecer en siete finales.

Cuando Formiga hizo su debut en la Copa del Mundo contra Japón el 7 de junio de 1995, 150 de las jugadoras que estuvieron en Francia este año aún no habían nacido.

Formiga no solo ha batido el récord en apariciones en los partidos de Copa del Mundo, tanto masculino como femenino, sino que también superó el récord de la estadounidense Christie Rampone al convertirse en la jugadora de más edad de la competencia.

La mediocampista del Paris Saint-Germain también es tercera en la clasificación general en apariciones en 24 partidos de la Copa Mundial Femenina.

Máxima goleadora

La cinco veces Jugadora del Año, la brasileña Marta ha ganado casi todo lo que hay para ganar en el fútbol.

Pero aunque esta es la quinta Copa del Mundo para la jugadora de 33 años, ha encontrado que el título de la Copa del Mundo es difícil de alcanzar, y solo fue en 2007 cuando estuvo más cerca de levantar la copa, cuando Brasil quedó como finalista.

MIRA: 5 sorprendentes datos sobre Marta, la persona que más goles ha anotado en los Mundiales

Sin embargo, la brasileña ha tenido un gran número de goles en la Copa del Mundo, anotando su gol 16 en en la semana inaugural del torneo. Así se convirtió en la primera jugadora en anotar en cinco ediciones del torneo, y cuando el mundial acabó para su equipo, ya había anotado 17 goles.

La siguiente más cercana es la alemana Birgit Prinz y la estadounidense Abby Wambach, quienes tienen 14 goles en las Copas Mundiales.

Los ‘hat-tricks’ más rápidos

Durante la final de la Copa del Mundo 2015, Carli Lloyd anotó un ‘hat-trick’ (tres goles seguidos) en 13 minutos, pero no es el ‘hat-trick’ más rápido que hemos visto en una Copa del Mundo.

En el 10-1 de Suiza contra Ecuador en 2015, Fabienne Humm anotó tres goles en cinco minutos, anotando en los minutos 47, 49 y 52.

El triplete de Humm también eclipsa el récord de la Copa Mundial en el formato masculino del juego, en el que Laszlo Kiss logró tres goles en siete minutos contra El Salvador en 1982.

Manteniendo a raya a los oponentes

Una parte clave de cualquier equipo ganador del título es tener un portero dominante: solo mira la diferencia que Alisson ha hecho en el Liverpool después de llegar de Roma la temporada pasada.

En el equipo femenino de EE. UU., Briana Scurry fue su guardameta dominante entre 1994 y 2009.

Después de debutar en la Copa del Mundo en 1995, Scurry logró mantener su cancha sin goles en contra durante 10 partidos del mundial, más que cualquier otra portera.

Durante su etapa como portera titular de EE. UU., Scurry obtuvo un récord de 173 partidos y tuvo 71 sin goles en contra, lo que ayudó a la USWNT a ganar la Copa del Mundo en 1999 y obtener una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas.

Países siempre presentes

Hay solo siete países que han aparecido en todas las Copas Mundiales de Mujeres desde que se fundó oficialmente hace 28 años en 1991.

Brasil, Alemania, Japón, Nigeria, Noruega, Suecia y Estados Unidos son los países omnipresentes en La Copa del Mundo y todos ellos hicieron su octava aparición en el torneo de este año en Francia.

Brasil, Suecia y Nigeria aún tienen que ganar el torneo, mientras que Nigeria es el único de este septeto de naciones que nunca ha llegado a las semifinales.

La manager de Alemania, Martina Voss-Tecklenburg, jugó 13 veces (y anotó un gol) en tres torneos y la japonesa Asako Takakura jugó en siete partidos de la Copa Mundial.

Los anfitriones de Francia ahora tienen a Corinne Diacre al mando, quien jugó en tres partidos en 2003.

Fútbol femenino en auge

El aumento en la popularidad del futbol femenino es el resultado de innumerables razones, posiblemente el mayor cambio social (este será el primer torneo desde el movimiento #MeToo), y ahora los patrocinadores y la FIFA están agregando sus voces.

El año pasado, la FIFA anunció una estrategia global de cinco puntos para hacer crecer el juego, una de ellas es asegurar que los 211 miembros tengan planes completos para mujeres para el 2022.

El cuerpo directivo ha dicho que quiere que la participación de las mujeres se duplique a 60 millones en todo el mundo para 2026, y que el juego de mujeres ofrece “grandes oportunidades sin explotar”.

Para promocionar a la escuadra inglesa antes del mundial, caras famosas como el exmediocampista del Manchester United, David Beckham, y la actriz de Harry Potter, Emma Watson, revelaron a cada una de las 23 jugadoras elegidas en Twitter, haciendo que la selección llegara a una nueva audiencia.

Alemania, dos veces ganadoras, también ha sido parte de una campaña publicitaria poderosa e innovadora, en la que las jugadoras dijeron: “No tenemos bolas, pero sabemos cómo usarlas”.

El video fue hecho por los patrocinadores del equipo y es la agudeza de los negocios para estar asociado con el futbol femenino, lo que en parte ayuda a explicar el aumento de la inversión.

Inequidad en los pagos

A pesar de los esfuerzos por hacer de este deporte más equitativo entre hombres y mujeres, hay críticas continuas hacia la FIFA por el dinero del premio que se ofrece en este torneo.

El fondo general de premios, que se elevó de 15 millones de dólares en 2015 a 30 millones de dólares en 2019, se duplicó, pero para la Copa Mundial de Hombres de 2018 el premio mayor fue de 400 millones de dólares, y Francia se llevó a casa 38 millones de dólares.

“Esto debe incluir su viaje y alojamiento, así como su tratamiento médico y cooperación financiera”, dijo FIFPro, el sindicato mundial de jugadores, a principios de esta semana.

Sin embargo, no solo existe una desigualdad entre los equipos masculinos y femeninos, sino que también existe un abismo entre los países que compiten en Francia 2019.

En mayo de 2019, la Federación de Fútbol de Jamaica y su equipo de la Copa Mundial Femenina acordaron contratos que, al menos, garantizan que se les pague a las jugadores por representar a su país en este torneo.

Antes de partir hacia Francia, algunas de las jugadoras de Jamaica realizaron eventos de recaudación de fondos, mientras que Hue Menzies ha entrenado al equipo —el primer país caribeño en clasificarse para la Copa Mundial Femenina— de forma voluntaria. Si no fuera por el financiamiento de la Fundación Bob Marley, es posible que Reggae Girlz no hubiera estado en condiciones de calificar para Francia.

En los últimos años, las Super Falcons de Nigeria han tenido que protestar por los bonos impagos y pasaron el 2017 sin jugar un partido internacional. Ha habido progreso, pero para algunas de las jugadoras la lucha por el cambio ha sido agotadora.

“Es realmente agotador seguir quejándome de la misma cosa todo el tiempo sin mejorar, pero si quieres algo no dejas de hablar”, dijo a CNN Deportes Asisat Oshoala, la estrella de Nigeria.

La ausencia de Ada Hegerberg, la primera mujer en recibir el Balón de Oro y considerada como la mejor jugadora del mundo, ensombrece el torneo.

La delantera ha dejado de jugar para su país porque quiere que las jóvenes noruegas que siguen su camino tengan las mismas oportunidades que los aspirantes a jóvenes futbolistas masculinos.

Su postura lleva a la pregunta: ¿Cómo reaccionaría el mundo si Lionel Messi o Cristiano Ronaldo se negaran a jugar para sus países en una Copa del Mundo por motivos similares?

Pero la batalla en curso de la selección nacional de fútbol de Estados Unidos por la igualdad salarial ilustra que, incluso para los equipos más exitosos y mejor financiados, es necesario avanzar más.

Las futbolistas femeninas son más visibles y poderosas que nunca, mientras que el juego femenino ciertamente ha avanzado, pero el tiempo que las futbolistas tendrán que luchar por la igualdad dependerá de cómo el mundo mira hacia atrás a Francia 2019.

 

— Con información de Ben Morse de CNN