CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Pamplona es una fiesta

Pamplona es una fiesta

Pamplona: la procesión de todos

Por Miguel Ángel Antoñanzas

Haz clic en la flecha→ para explorar la galería

(CNN Español) — Uno puede ser más o menos religioso y tradicional, pero en la procesión del día 7 de julio uno se hace sanferminero aunque sólo sea por apreciar la comunión que viven los pamplonicas con el santo.

Se trata de un desfile de colores variados, desde los púrpuras, rojos y blancos de la comitiva del cabildo catedralicio, hasta el negro sombrío de los representantes municipales, pasando por la combinación variada de los trajes de los gigantes, maceros, gaiteros y txistularis.

ESPECIAL: PAMPLONA ES UNA FIESTA

Es una procesión que en su recorrido combina momentos casi sagrados, como esa jota, canción tradicional navarra, que le cantan al santo, o la canción Agur Jaunak, cantada en euskera por un pequeño coro, con otros momentos divertidos: las carreras de los cabezudos y kilikis, las vueltas de peonza que dan los gigantes, e incluso con momentos tensos, cuando en una conocida calle, algunos miembros de la corporación son insultados o vitoreados por ciudadanos que están molestos o contentos por su labor municipal, simplemente porque han ganado las elecciones o porque han pactado y se han hecho con el gobierno de la ciudad.

Y en este gran desfile, con un protagonista pero con una enorme comparsa, cada ciudadano y foráneo lo vive a su manera, disfrutando cada nota, cada pétalo que arrojan desde los balcones, cada redoble de tambor, cada soplo del txistu, cada paso de los danzaris y que quizás hacen de todos ellos, pamplonicas para siempre.