CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Los esfuerzos de donación de órganos del gobierno Trump salvarán vidas

Por Alvin E. Roth, Greg Segal

Nota del editor: Alvin E. Roth, profesor de la Universidad de Stanford, ganó el Premio Nobel de Economía 2012. Greg Segal es el cofundador de Organize, un grupo de pacientes que anteriormente se desempeñó como Innovador Residente en la Oficina del Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. Las opiniones expresadas aquí son exclusivas de los autores. 

(CNN) — El miércoles, el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó un decreto que transformará la atención renal en Estados Unidos. Las dos piedras angulares de esta amplia iniciativa incluyen cambios críticos en nuestro sistema de donación de órganos que pueden salvar miles de vidas cada año y miles de millones en dólares de los contribuyentes.

Considerando que 33 personas mueren cada día por falta de un órgano, según los datos analizados por The Washington Post, este sistema debe funcionar mejor para los pacientes. La demanda de órganos supera con creces la oferta, lo que lleva a largas listas de espera, enormes facturas para intervenciones médicas como diálisis y familias angustiadas.

Los cambios promulgados por la orden de la administración de Trump no solo aumentarán el número de órganos disponibles, sino que también responsabilizarán a las organizaciones responsables de asegurar que los órganos lleguen a los destinatarios que los necesitan desesperadamente.

El decreto responsabiliza al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) para apoyar a los donantes vivos de órganos a cubrir ciertos gastos relevantes. Esto es en el interés tanto de los pacientes de trasplante como de los contribuyentes, porque los costos asociados con la diálisis para los pacientes que necesitan un trasplante sobre pasan los gastos de los donantes vivos. La orden también indica al HHS que exija una mayor responsabilidad para los contratistas del Gobierno encargados de los principales esfuerzos de recuperación de órganos mediante la instalación de métricas de rendimiento más transparentes para evaluarlas.

Aquí hay algunos antecedentes importantes: según la Administración de Servicios y Recursos de Salud (HRSA, por sus siglas en inglés), hay casi 115.000 pacientes en la lista de espera para trasplantes de órganos, más del 80% de los cuales necesitan un riñón. El principal obstáculo es la escasez de órganos trasplantables. Muchos tipos de órganos solo pueden provenir de donantes fallecidos, pero los riñones son especiales: una persona sana tiene dos riñones y puede mantenerse sana con uno.

El año pasado, según la Red Unida para el Intercambio de Órganos (UNOS), hubo casi 15.000 trasplantes de riñón de donantes fallecidos y 6.442 de donantes vivos, muchos de los cuales gastaron miles de dólares de su bolsillo para ofrecer ayuda para salvar la vida de los receptores. Por eso es tan importante la movida de la administración Trump hoy para cubrir los costos de los donantes vivos.

Uno de nosotros sirve como asesor del Centro Nacional de Asistencia para la Donación de Vida, el programa financiado con fondos federales que cubre algunos de los gastos de ciertos donantes vivos que califican para recibir asistencia financiera. Pero las regulaciones restringen cuánto y a quién se puede proporcionar esta asistencia.

El decreto traza un camino para relajar estas restricciones, de modo que los donantes no tengan que sufrir financieramente, en términos de viajes, cuidado infantil, salarios perdidos, etc., por la decisión de donar un órgano.

MIRA: ¿Cuántas vidas puede salvar un donante de órganos?

Este cambio puede ayudar a miles de pacientes cada año que también necesitan un trasplante de hígado. Así como los riñones son especiales, los hígados pueden regenerarse, lo que permite una donación en vivo de hígados parciales. Con los pacientes de riñón e hígado que conforman el 95% de la lista de espera de órganos, según los datos de HRSA, esta reforma puede eliminar una barrera significativa para el trasplante.

La orden del gobierno Trump también aborda un problema de larga data sobre cómo se recuperan los órganos de los donantes fallecidos. La investigación apoyada por Arnold Ventures, que uno de nosotros ayudó a liderar, muestra que los 58 monopolios otorgados por el gobierno llamados Organizaciones de Adquisición de Órganos (OPO), que trabajan con los familiares de los donantes para explorar las opciones de donación, no logran recuperar una cantidad sustancial de órganos cada año.

Esta investigación muestra que la ineficiencia de OPO contribuye a unos 28.000 órganos que no se recuperan para el trasplante cada año, incluidos 17.000 riñones, casi 8.000 hígados, 1.500 corazones y 1.500 pulmones. Incluso recuperar una fracción de este potencial transformaría lo que es posible para los pacientes.

Si bien hay algunos OPO fuertes, el desempeño en toda la industria varía ampliamente, lo que significa que miles de órganos quedan sin recuperar mientras que las listas de espera crecen más. En nuestra estimación, sin embargo, la mayor barrera para cambiar las prácticas de OPO ha sido la información; el gobierno ha permitido a las OPO autointerpretarse y autoinformar sus métricas de desempeño. Como era de esperar, dada esta dinámica, ninguna OPO ha perdido nunca su certificación gubernamental.

MIRA: Hombre de 86 años es el donante de riñón más viejo

Para garantizar la responsabilidad, el decreto requiere que el HHS cree una nueva métrica de rendimiento para OPO. Los datos existentes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) pueden cumplir con este requisito sin una carga adicional de informes; simplemente no se han utilizado anteriormente, ya que el reglamento existente permite a los OPO escribir sus propias boletas de calificaciones.

Y con más órganos disponibles para el trasplante, los contribuyentes gastarán menos en Medicare; los pacientes en diálisis cuestan 34.000 millones de dólares al año, y la enfermedad renal en general cuesta 113.000 millones de dólares por año, como señaló recientemente el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar. Eso es 1 dólar de cada 5 que Medicare gasta, más que todos los presupuestos de los Institutos Nacionales de la Salud (39.000 millones de dólares), el Departamento de Seguridad Nacional (44.000 millones de dólares) y la NASA (21.500 millones de dólares) combinados.

Es posible que vivamos para ver un día en que ya no sea necesario el trasplante de órganos humanos porque habremos aprendido cómo cultivar nuevos órganos a partir de células madre o habremos encontrado curas para enfermedades que causan insuficiencia orgánica. Pero para todos los que necesitan un trasplante hoy, arreglar el sistema de donación de órganos de la nación es lo único que puede salvar sus vidas ahora.

La administración de Trump tiene la oportunidad de obtener una victoria tanto para los pacientes como para los contribuyentes al garantizar que las reformas críticas anunciadas hoy se implementen este año. Las vidas dependen de ello.