CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Inmigrantes indocumentados

“No me sorprendió lo que vimos”: esto vio Mike Pence en visita a centros de detención en Texas

Por Betsy Klein, Pamela Brown

McAllen, Texas (CNN) — Este viernes, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, vio las condiciones de hacinamiento que enfrentan los adultos y niños migrantes bajo custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), convirtiéndose en el miembro de mayor rango de la administración de Trump en visitar dos centros de detención federales en Texas antes de la polémica jornada de redadas de agentes de inmigración y aduanas que se enfocan en inmigrantes indocumentados este fin de semana.

“Para ser honesto con ustedes, no me sorprendió lo que vimos”, dijo Pence a los reporteros el viernes, citando la crisis humanitaria y la congestión. “Esta crisis es real, el momento de la acción es ahora”.

Junto a un grupo de reporteros, republicanos del Senado y del secretario de Seguridad Nacional Kevin McAleenan, Pence visitó dos instalaciones en el Valle del Río Grande: la planta de procesamiento de Donna, que alberga temporalmente a las familias, y la estación de la Patrulla Fronteriza de McAllen, que alberga a adultos solteros que han sido aprehendidos mientras intentan cruzar a Estados Unidos ilegalmente.

En Donna, Pence vio instalaciones de gran tamaño, con aire acondicionado, con niños y sus padres recostados en cunas, viendo películas animadas y comiendo bocadillos.

Vicepresidente Mike Pence habla con un grupo de niños en el centro de detención en Donna, Texas, el 12 de julio de 2019. 

En McAllen, fue una escena muy diferente: Pence recorrió una sala sofocantemente caliente, llamada poterna, con cientos de hombres, un fuerte olor a sudor y hacinamiento tan extremo que no había espacio para cunas, los migrantes durmiendo en el piso de concreto con mantas de mylar.

“La oficina del Vicepresidente indicó específicamente a la CBP que no limpie o desinfecte las instalaciones más allá de lo que es rutinario para que el pueblo estadounidense pueda ver cuán grave es la crisis en nuestra frontera (hacinamiento, falta de recursos, camas)”, dijo un funcionario del gobierno en un correo electrónico, notando que había preocupaciones del Servicio Secreto sobre la entrada de Pence a la poterna, pero la oficina del Vicepresidente presionó para que la prensa tuviera acceso.

  • Mira en este video: Trump asegura que los migrantes en los centros de detención están “muy felices con la situación”

“Es hora de que el Congreso actúe”

Cuando CNN le preguntó si las condiciones para los inmigrantes adultos solteros detenidos eran aceptables, Pence dijo que no.

“No, no lo es. Esa es la razón por la que exigimos que el Congreso proporcione 4.600 millones de dólares en apoyo adicional a Aduanas y Protección Fronteriza”, dijo el Pence en una entrevista después de ambas visitas y una mesa redonda con funcionarios de la Patrulla Fronteriza.

“La estación de McAllen, donde nuestras células se están desbordando … debe ser un mensaje muy claro para todos los estadounidenses de que es hora de actuar y de que el Congreso debe actuar ahora para poner fin al flujo de familias que vienen del norte de América Central a nuestra frontera”.

La visita de Pence se realizará antes de las redadas programadas para el domingo de ICE dirigidas a las familias migrantes con expulsiones ordenadas por el tribunal que previamente habían sido suspendidas por el presidente Donald Trump. Se espera que la próxima operación de ICE se dirija a aproximadamente 2.000 personas y se lleve a cabo durante varios días en las principales ciudades del país.

Los grupos de defensa han estado organizando capacitaciones en “Conozca sus derechos” y folletos circulantes y publicaciones en redes sociales con pautas sobre lo que dicen que deben hacer los inmigrantes si los agentes de ICE se presentan en su puerta.

Pence no respondió cuatro preguntas repetidas de CNN sobre si las redadas dominicales de ICE separarán a las familias.

“Los próximos esfuerzos se centrarán exclusivamente en las personas que han sido totalmente adjudicadas y ordenadas por un juez para ser deportadas”, dijo.

  • Mira: Recomendaciones de una organización pro inmigrante antes de las redadas de ICE

Pence dijo que ICE dará prioridad a los inmigrantes con órdenes de deportación que también han cometido delitos en Estados Unidos, aunque fue vago en cuanto a si los que no habían cometido delitos también podrían ser afectados.

“Estas serán personas que enfrentarán una orden de deportación, y la prioridad que asignarán el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) e ICE será a aquellas personas que también han cometido delitos en este país y representan una amenaza para nuestras comunidades”, dijo.

En McAllen, Pence no se involucró directamente con ninguno de los hombres, pero sí habló con algunos de los niños y madres de Donna, y les preguntó si estaban siendo bien atendidos. Todos asintieron que sí. Los niños le dijeron que su viaje a Estados Unidos a pie tomó dos y tres meses. En Donna había habitaciones llenas de suministros de salud, bocadillos y cambio de ropa para los migrantes, muchos de los cuales habían llegado a las instalaciones con zapatos y pantalones llenos de barro durante el viaje.

Donna fue una de las instalaciones construidas para acomodar el gran aumento reciente de familias que cruzaban la frontera. De pie en una habitación de suministros frente a una pared apilada con Kool-Aid Jammers, Pence preguntó a los funcionarios si los niños bajo custodia están recibiendo las comidas y los refrigerios adecuados. Ellos respondieron afirmativamente. El nivel de atención en Donna no ha sido necesariamente el caso de los niños en otras instalaciones.

Yazmin Juárez, una madre cuya hija murió semanas después de haber sido liberados de la custodia de ICE en 2018, recordó la muerte de su bebé en un testimonio emocional ante un panel de la Cámara de Representantes el miércoles.

“Vi a mi niña morir, lenta y dolorosamente, solo unos meses antes de su segundo cumpleaños”, dijo a través de un intérprete, y luego comenzó a llorar recordando cuando su hija de 19 meses ingresó en la UCI.

Y en el testimonio de Elora Mukherjee, abogada y profesora clínica de derecho en la Facultad de Derecho de Columbia, en una audiencia del Comité de Supervisión de la Cámara en la frontera el viernes, Mukherjee dijo que en sus entrevistas con cientos de niños inmigrantes y familias encontró que muchos de ellos sienten vergüenza de usar los baños porque “están abiertos” y no tienen privacidad.

“En Clint, hablamos con chicas que estaban avergonzadas porque los niños podían verlas mientras usaban el baño”, dijo. “Hablamos con un niño que trató de no comer porque estaba muy avergonzado de usar el baño”.

El vicepresidente Mike Pence visitó la estación de la CBP en McAllen, Texas, el 12 de julio de 2019.

“Esto no es humano”

Los hombres que estaban en la poterna en McAllen le dijeron a CNN que habían estado bajo custodia del Servicio de Control de Inmigración por más de 40 días. Agregaron que no habían tenido acceso a duchas o cepillos de dientes. Gritaron ante los reporteros que tenían hambre.

“Esto no es humano. No soy un terrorista”, dijo uno de ellos.

El agente a cargo de la patrulla, Michael Banks, controvirtió algunas de esas caracterizaciones. Dijo que un remolque con duchas había llegado el jueves, aunque era posible que algunos de los hombres aún no se hubieran bañado. Dijo que había 88.000 cepillos de dientes desechables en el sitio y que los inmigrantes recibían tres comidas calientes al día de los restaurantes locales. Sobre el espacio dijo que, a pesar del calor, tiene aire acondicionado y se limpiaba tres veces al día. Además, aseguró que ninguno de los migrantes había estado allí más de 32 días.

El viaje se produjo semanas después de que las inspecciones no anunciadas de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza realizadas por un organismo interno de vigilancia del Departamento de Seguridad Nacional descubrieron un hacinamiento extremo y la detención de niños menores de 7 años durante más de dos semanas, mucho más que las 72 horas asignadas, entre otros problemas “urgentes” descubiertos.

El comité de vigilancia encontró violaciones adicionales de la política de detención, como la falta de comidas calientes, el acceso inadecuado a las duchas y el acceso limitado a un cambio de ropa.

  • Mira: Bachelet pide a Trump un cambio tras conocer las condiciones de los centros de detención

Además, las imágenes de condiciones escuálidas y recursos poco extendidos que se encuentran en los informes de las noticias y las descripciones de los demócratas en el Congreso de sus propias visitas han captado la atención de la nación.

Pence dijo que debería haber el “mismo nivel de atención” tanto para las familias como para los adultos solteros, defendiendo las condiciones dispares.

“Lo que vio hoy fue una instalación muy limpia donde se detuvo a las personas en el interior, y luego se vio una instalación temporal que se construyó porque esta instalación está superpoblada. Y no podemos mantener a las personas en una celda más allá de las reglas y regulaciones permitidas, pero todos los que están en esa instalación temporal están recibiendo atención médica, están recibiendo higiene y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza está haciendo su mejor nivel en un entorno superpoblado y en un entorno difícil para abordar este tema, pero el Congreso tiene que actuar”, dijo Pence.

Las imágenes del vicepresidente caminando por las instalaciones de Donna el viernes contrastan con las fotografías de condiciones de hacinamiento que enfrentan las familias con niños por parte del inspector general del DHS unas semanas antes. Las condiciones de hacinamiento han disminuido considerablemente luego del traslado de la mayoría de los niños migrantes a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) gracias a los nuevos fondos del Congreso. Hubo una caída del 28% en el número de migrantes detenidos en la frontera en junio, en parte debido a la temporada, pero también, dijo Pence, debido al apoyo de México.

Pence dijo que había leído el informe, pero agregó: “No puedo explicar eso” cuando CNN le comunicó sobre imágenes de condiciones similares a las de las instalaciones de McAllen para familias con niños que figuran en el informe del inspector general del DHS.

“La instalación que vio hoy representa el nivel y los estándares de atención que estamos trabajando para brindarles a todos los que se encuentran en esta crisis. Recuerden que hace apenas unas pocas semanas el Congreso finalmente reconoció la crisis y nos dio 4.600 millones adicionales en ayuda humanitaria. Ahora continuaremos mejorando, continuaremos brindando atención en el nivel que el pueblo estadounidense espera”, dijo, y pidió al Congreso que revise las leyes de asilo y cierre lo que caracterizó como lagunas legales.

  • Mira: Condiciones en centros de detención son infrahumanas, dicen congresistas demócratas

Los funcionarios dicen que el hacinamiento entre los niños se ha aliviado en gran medida debido a los fondos suplementarios que el Congreso acaba de aprobar. Como resultado, la mayoría se han mudado dentro del límite de tiempo de 72 horas a las instalaciones de HHS.

Aunque la oficina de Pence también extendió invitaciones a los demócratas del Senado para la visita del viernes, no asistió nadie, lo que subraya la situación altamente politizada a medida que se desarrolla la crisis humanitaria en la frontera de Estados Unidos y México. Un grupo de demócratas del Congreso recorre la zona este sábado.

La senadora demócrata Mazie Hirono, de Hawaii, le dijo a CNN el jueves que no quería ser parte de un viaje politizado.

“No quiero participar en lo que es básicamente el show de Trump, el show de Trump-Pence. ¿Qué crees que van a ver? Tienes un presidente que dice: ‘Todo está bien. Estas instalaciones, estos centros de detención se están ejecutando muy bien’. Sí, eso es lo que van a ver. Pero sabemos por todos los informes que las cosas no están bien”, dijo.

Hirono continuó: “Créeme, cuando cualquiera de nosotros haga una visita, se asegurarán de que vean lo que quieren que veamos. Y eso no es real”.

— Priscilla Alvarez y Ellie Kaufman de CNN contribuyeron a este informe.