CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump afirma que desaprueba el canto racista de “envíenla de regreso” después de la presión de sus aliados

Por Kevin Liptak, Sarah Westwood

Washington (CNN) — Enfrentándose a una avalancha de indignación y escrúpulos incluso desde su círculo íntimo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó el jueves que no estaba contento con que la multitud de manifestantes rompiera en cánticos de “envíenla de regreso” mientras denigraba a una legisladora demócrata de la que él previamente había dicho que debía abandonar Estados Unidos.

“No estaba contento con eso. No estoy de acuerdo con eso”, dijo Trump en la Casa Blanca un día después del mitin, cuando un estadio lleno de gente en Carolina del Norte comenzó el estruendoso canto cuando él arremetió en contra de la representante Ilhan Omar, novata demócrata por Minnesota, quien nació en Somalia.

“Yo no dije eso”, continuó, “fueron ellos”.

La aparente desaprobación de Trump se produjo después de las expresiones de preocupación de los republicanos y la indignación de los demócratas, quienes acusaron al presidente de avivar los sentimientos racistas entre su base de clase trabajadora blanca. También escuchó a aliados y ayudantes cercanos, incluida su hija Ivanka, preocupados de que el canto pudiera definir otra campaña oscura y racialmente divisoria.

LEE: ¿Es Donald Trump racista? 10 frases para analizarlo

Es lo más reciente en una controversia de varios días que involucra a Trump y un grupo de cuatro mujeres congresistas debutantes, a quienes Trump ha denigrado repetidamente mientras trabaja por pintarlas como la nueva cara del Partido Demócrata.

Hablando con los reporteros, Trump afirmó haber intentado detener el canto el miércoles por la noche al reanudar su discurso: “Empecé a hablar muy rápido”, dijo, una afirmación que contradice el video del evento. Trump esperó 13 segundos antes de hablar mientras la multitud gritaba las tres palabras.

En la pausa, Trump pareció escuchar, dejando que el canto cobrara impulso, antes de reanudar su discurso, que continuó con una letanía de quejas contra Omar y las demás legisladoras.

‘Díganles que se vayan’

Más tarde, en sus comentarios, Trump animó a su audiencia a “decirles que se vayan” de EE.UU. si continúan criticándolo.

“Siempre nos dicen cómo ejecutarlo, cómo hacerlo. ¿Sabes qué? Si no les gusta, diles que lo dejen”, dijo Trump.

Aunque Trump dijo a los reporteros que no estaba de acuerdo con los sentimientos expresados por sus partidarios, fue su propio tuit de varios días antes lo que originó los llamados a Omar, junto con otras tres legisladoras, a abandonar el país.

En ese tuit, Trump calificó a las mujeres como extranjeras que deberían regresar a los “lugares destrozados e infestados de crimen de los que vinieron”.

Trump se defendió firmemente después de ese mensaje, insistiendo en que no era racista y lanzando un ataque total a las legisladoras, que también incluye a las representantes Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, Ayanna Pressley de Massachusetts y Rashida Tlaib de Michigan.

MIRA: Alexandria Ocasio-Cortez: Trump tiene una mente y corazón racistas

Los republicanos, en general, lo apoyaron, criticando las políticas de extrema izquierda de las legisladoras y no basándose en su origen étnico o religión.

Pero el canto de “enviénla de regreso” el miércoles complicó esas explicaciones con su mensaje crudamente ‘nativista’. El episodio provocó una condena generalizada de los demócratas, incluidos aquellos que compiten por reemplazar a Trump. También provocó náuseas entre algunos de los partidarios de Trump, incluso en la Casa Blanca.

En medio de las secuelas de los cantos, la campaña de Trump celebró una llamada de conferencia el jueves por la mañana con sustitutos que presentaban nuevos mensajes para los ataques contra el “Escuadrón”. Los funcionarios de la campaña aconsejaron que se restara importancia a los cantos como una “tontería” de una multitud ruidosa, dijo una fuente en la llamada, aunque no alentó a los aliados a rechazar los cantos.

En cambio, se alentó a los suplentes a continuar los ataques contra el “Escuadrón” al caracterizarlas como radicales y centrarse específicamente en las cosas controvertidas que Omar ha dicho en el pasado.

‘Es difícil de escuchar’

El representante Kevin McCarthy, líder del Partido Republicano de la Cámara de Representantes, dijo a los periodistas el jueves por la mañana que el canto “no tenía lugar en nuestro partido ni en nuestro país”, pero buscó defender las acciones del presidente durante el mitin.

“Lo que hizo el presidente, el presidente no se unió”, dijo. “El presidente siguió adelante”.

Más tarde, un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, dijo en Fox News que Trump se mantuvo “estoico” durante el canto y sugirió que tal vez no pudo escuchar lo que se estaba gritando.

“Es difícil escuchar lo que estaban cantando”, dijo.

MIRA: Tensión en la Cámara de Representantes por votación para repudiar tuits racistas de Trump

Aun así, muchos de los asistentes cercanos de Trump expresaron profundas dudas sobre el canto y advirtieron sobre el peligro de permitir que se convierta en parte regular de sus mítines de campaña.

En las llamadas telefónicas a primera hora de la mañana, los aliados de Trump transmitieron sus preocupaciones a los altos funcionarios de la Casa Blanca y al propio presidente. Ivanka Trump, la hija y asesora principal del presidente, habló con él sobre el canto y expresó sus preocupaciones, según una persona familiarizada con el asunto.

Un grupo de legisladores republicanos expresó preocupación durante el desayuno con el vicepresidente Mike Pence en su residencia en Washington. Pence presentó a Trump en su mitin en Carolina del Norte el jueves y emitió sus propias críticas sobre lo que dijo que eran políticas socialistas de los demócratas.

LEE: Ataques racistas de Trump contra legisladoras unió a los demócratas, según expertos

El representante Mark Walker, un republicano que también asistió a la manifestación, escribió en Twitter que “luchó” contra el canto. En el desayuno con Pence, Walker expresó su preocupación de que “envíenla de regreso” no se convierta en el sentimiento principal de la campaña de Trump 2020, según dijo a los periodistas el jueves.

En la Oficina Oval más tarde en el día, Trump dijo que “se sintió un poco mal” por el canto y sostuvo que el salón donde hablaba era ruidoso y agitado. Sin embargo, dijo que “sin duda intentaría” evitar que ese canto vuelva a estallar.

“Fue todo un canto”, dijo Trump.