CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Aumentan nacimientos prematuros entre mujeres latinas; la elección de Trump sería la causa, según un estudio

Por Jacqueline Howard

(CNN) — La elección presidencial de 2016 en Estados Unidos, cuando el presidente Donald Trump fue elegido para ejercer el cargo, puede haber estado ligada a un aumento en los nacimientos prematuros entre las mujeres latinas en Estados Unidos, según un nuevo estudio.

En los nueve meses a partir de noviembre de 2016, se produjeron entre 3,2% y 3,6% más de los nacimientos prematuros en mujeres latinas por encima de los niveles de nacimientos prematuros que se hubieran esperado si la elección no hubiera ocurrido, sugiere el estudio, publicado en la revista médica JAMA el viernes.

Los resultados se han utilizado durante mucho tiempo en la investigación médica como indicadores del estrés agudo entre las poblaciones de mujeres, y el nacimiento prematuro en particular está relacionado con el estrés materno, anotaron los investigadores en su estudio.

“Debido a que las madres y los niños son particularmente vulnerables al estrés psicosocial, nuestros hallazgos sugieren que las campañas políticas, la retórica y las políticas pueden contribuir al aumento de los niveles de nacimientos prematuros”, dijo Alison Gemmill, profesora asistente de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore, primera autora del estudio.

El estudio mostró solo una asociación entre los nacimientos prematuros entre las mujeres latinas y la elección, no que la elección haya causado directamente ningún resultado negativo en el parto. Para determinar eso, se necesitaría más investigación.

‘La relación entre el clima de inmigración hostil y la salud’

El estudio incluyó el análisis de datos mensuales sobre nacimientos prematuros en Estados Unidos desde enero de 2009 hasta julio de 2017. Los datos, que incluyeron 32,9 millones de nacidos vivos en total, provinieron de la base de datos en línea WONDER de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

En el estudio, un nacimiento prematuro se definió como un nacimiento vivo antes de las 37 semanas de gestación, y los investigadores analizaron en detalle cuántos de esos nacimientos ocurrieron entre las madres que se identificaron como hispanas en el certificado de nacimiento de su hijo.

Los investigadores encontraron que los nacimientos prematuros representaban el 11% de los nacimientos de los niños y el 9,6% de los nacimientos de las mujeres latinas, en comparación con el 10,2% y el 9,3%, respectivamente, entre otras mujeres, entre 2009 y 2017.

Los varones suelen ser más vulnerable al estrés materno, dijo Gemmill, por lo que el mayor porcentaje de nacimientos prematuros entre los varones “brinda un apoyo adicional para que la elección pueda considerarse como un factor de estrés de la población” entre las mujeres de los datos.

Los investigadores utilizaron los datos para calcular cuántos nacimientos prematuros se esperaban durante ese período, entre 2009 y 2017, si el clima político en torno a las elecciones presidenciales de 2016 hubiera sido diferente. Descubrieron que, de noviembre de 2016 a julio de 2017, se registraron 2.337 nacimientos prematuros adicionales para mujeres latinas.

“Observamos este aumento por encima de los niveles esperados de nacimientos prematuros en la población general, que ha aumentado en general desde 2014”, dijo Gemmill.

El estudio tenía algunas limitaciones, entre ellas el hecho de que los investigadores no pudieron separar los datos sobre las mujeres latinas para determinar las diferencias entre las personas nacidas en el extranjero y las que nacieron en los Estados Unidos, y solo se encontró una asociación entre los nacimientos prematuros y La elección presidencial – no una relación causal.

“Creemos que hay muy pocas explicaciones alternativas para estos resultados. Una posible explicación podría ser si hubo un cambio repentino en la composición de las mujeres latinas que dan a luz en el momento de la elección”, dijo Gemmill. “Una disminución en el número de mujeres nacidas en el extranjero entre todas las mujeres latinas que dan a luz inmediatamente después de la elección podría haber contribuido a los aumentos observados en el parto prematuro”.

Las mujeres que no nacen en los Estados Unidos generalmente tienen tasas más bajas de partos prematuros en comparación con las mujeres nacidas en los Estados Unidos, pero Gemmill agregó que una disminución en las mujeres nacidas en el extranjero todavía no explica la diferencia entre los nacimientos prematuros masculinos y femeninos.

Además, desde que el estudio terminó en julio de 2017, se necesita más investigación para determinar si el aumento en los nacimientos prematuros entre las mujeres latinas ha persistido en los últimos dos años.

El nuevo estudio “es un ejemplo importante y único de la relación entre el clima de inmigración hostil y la salud”, pero el concepto de que esta asociación existe no es nuevo, dijo Michael Kramer, profesor asociado de epidemiología en la Escuela Rollins de Salud Pública de la Universidad Emory en Atlanta, que no participó en el estudio.

“Hay dos cosas que me sobresalen sobre este hallazgo”, dijo Kramer.

“En primer lugar, a menudo las mujeres latinas tienen mejores resultados de embarazo de lo que podríamos esperar dado el estado socioeconómico”, dijo. “Entonces, es particularmente notable que veamos un salto significativo en el parto prematuro a pesar de lo que parece ser la resistencia de las latinas a otros tipos de estrés”.

Segundo, “en general, se ha visto que los factores de estrés agudo son menos influyentes que los factores de estrés crónicos o a largo plazo. Por lo tanto, es notable el hallazgo de un aumento en el parto prematuro de forma abrupta y en tan poco tiempo”, dijo.

Un hallazgo similar en Nueva York

Los hallazgos del nuevo estudio se alinean con algunas investigaciones anteriores.

Solo en la ciudad de Nueva York, la tasa general de nacimientos prematuros aumentó significativamente de 7% a 7,3% entre el momento anterior a la nominación presidencial de 2016 y después de la posesión de Trump, con el aumento más dramático entre las mujeres latinas, según un estudio separado publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health en 2018.

Esa fue la primera investigación publicada sobre la asociación entre los nacimientos prematuros y la elección presidencial de 2016, dijo Nancy Krieger, profesora de epidemiología social en la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard en Boston, quien fue la autora líder de esa investigación previa pero no participó en el nuevo estudio.

El nuevo estudio se basa en esa investigación previa para brindar una instantánea nacional de los vínculos potenciales entre el clima político y social de Estados Unidos y los resultados de nacimientos prematuros.

“Es realmente crítico pensar en los resultados de la investigación que se presentan aquí porque no es como si una vez que se demuestra que hay un mayor riesgo de parto prematuro que la historia haya terminado”, dijo Krieger. “Estos niños ahora crecerán. Se verán afectados por el hecho de haber sido un bebé prematuro”.

Krieger agregó que la investigación es un recordatorio para tener más en cuenta cómo cierta retórica política puede impactar a otros, para que los médicos estén conscientes de estos factores de estrés y para aquellos que experimentan estrés o miedo para compartir sus experiencias con sus proveedores de atención médica y seres queridos.

“Lo peor que puedes hacer es aislarte en tu miedo”, dijo Krieger.

“Sí, hay un viejo adagio: ‘Los palos y las piedras pueden romper mis huesos, pero los nombres nunca me harán daño’. La retórica política realmente divisiva que es deshumanizante y que induce al miedo causa daño”, dijo. “Causa daño corporal y es un daño que puede transmitirse de una generación a la siguiente”.