CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Brexit

El nuevo primer ministro británico tendrá solo 30 días para concretar el brexit

Por Luke McGee

Londres (CNN) — Cuando el nuevo primer ministro de Gran Bretaña reciba el mando de Theresa May este miércoles, inmediatamente se arrepentirá de asumir este trabajo poco envidiable.

El nuevo ocupante del número 10 de Downing Street tendrá una sola tarea: lograr lo que May no pudo y concretar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Boris Johnson y Jeremy Hunt, los dos hombres que compiten por reemplazar a May, dicen que no solo pueden lograr un nuevo acuerdo del brexit, sino que también podrán convencer a suficientes legisladores en la Cámara de los Comunes para que lo voten.

Boris Johnson y Jeremy Hunt. (Photo by Jeff Overs/BBC via Getty Images)

Es un reclamo improbable, incluso a primera vista. La última fecha límite para el brexit es el 31 de octubre, lo que aparentemente le otorga a un nuevo gobierno británico un poco más de tres meses para lograr lo que May no cumplió en tres años.

Pero si profundizamos en los detalles, la realidad es que hay menos tiempo. Tomemos en cuenta el receso parlamentario (los legisladores también necesitan vacaciones). Luego están las tres semanas, más o menos, durante el otoño en las que la Cámara de los Comunes no se reúne para permitir que los partidos políticos celebren sus conferencias anuales. Añadimos los fines de semana y eso nos deja aproximadamente 30 días de tiempo parlamentario para forzar una votación sobre el acuerdo y toda la legislación que se requiere para sacar a Gran Bretaña de la UE.

Entonces, ¿cómo es que los dos aspirantes planean hacerlo mejor que May?

Ambos hombres afirman que pueden lograr que Bruselas cambie el acuerdo alcanzado en mayo con la UE, conocido formalmente como el Acuerdo de Retirada. Con el fin de ganarse a los rebeldes favorables al brexit en su propio Partido Conservador, este nuevo acuerdo tendría que desechar o cambiar una sección controvertida del acuerdo conocida como barrera de la frontera irlandesa.

Los promotores del brexit afirman que si Londres tomara una línea más dura y amenazara con salir de la UE sin un acuerdo, Bruselas se asustaría y cedería. Pero hay pocos indicios de que la UE esté a favor de otorgar concesiones significativas a un nuevo primer ministro. Algunos se aprovechan de las palabras de Ursula von der Leyen, la futura presidenta de la Comisión Europea, quien dijo que ampliaría el plazo del brexit si hubiera “buenas razones” para hacerlo. El eurodiputado del Partido brexit, Lance Foreman, dijo en Twitter que esto demostraba que la UE tenía miedo de un resultado negativo, lo que “fortalece nuestra influencia en las negociaciones”.

Tal vez sea cierto, o tal vez solo sea una ilusión. La única certeza es que von der Leyen no ocupará el cargo hasta el 1 de noviembre, lo que los lectores avezados notarán que es después del 31 de octubre. Además, no depende de ella. Cualquier extensión tendría que ser acordada por los otros 27 estados miembros de la Unión Europea.

Si la UE se niega a realizar cambios, ambos hombres han dicho que están dispuestos a retirarse sin un acuerdo, lo que preocupa a muchos en todo el espectro político.

De los dos candidatos, el favorito, Boris Johnson, ha sido el más abierto respecto a un brexit sin acuerdo. Él ha dicho en repetidas ocasiones que su objetivo era dejar a la UE “sí o sí” el 31 de octubre. Y sin un acuerdo que el Parlamento pueda aceptar, eso significa que sería sin acuerdo.

Estos son los favoritos para primer ministro británico: 

Ya hemos pasado por esto. A pesar de haber derribado el acuerdo de May en tres ocasiones, el parlamento también ha dejado claro que hará todo lo que esté a su alcance para evitar que la salida sin un acuerdo se convierta en una realidad. Y aunque el poder para prevenir esto no recae en el parlamento, hasta la fecha es impensable que un primer ministro arrastrara al parlamento en contra de su voluntad.

Sin embargo, eso era antes de que Boris Johnson estuviera a nada de asumir el cargo. Existe una preocupación real entre los legisladores británicos de que para evitar que saboteen el brexit el 31 de octubre, Johnson suspenderá el parlamento, lo que hace que un brexit sin acuerdo sea inevitable.

Recientemente, los medios de comunicación británicos informaron que el equipo de campaña de Johnson estaba discutiendo un plan para un discurso de la Reina ante el parlamento a principios de noviembre.

Este es el motivo por lo que es importante: el discurso de la reina, en el que la monarca expone la agenda legislativa del gobierno, marca el inicio de una nueva sesión parlamentaria. Tradicionalmente, el parlamento no ejerce en los días previos a un discurso de la reina. Así que si Johnson, ya como primer ministro, quiere realizar el evento a principios de noviembre, los legisladores abandonarán el parlamento en esos días cruciales antes del 31 de octubre, lo que los privaría de la oportunidad de detener un brexit sin acuerdo.

Es un plan plausible, pero sería una estrategia de muy alto riesgo. Johnson, en efecto, estaría desafiando a la Cámara de los Comunes para que esta inicie la única otra opción en el arsenal parlamentario: derrumbar su gobierno.

En este momento es posible. Sería algo fuera de lo común que los miembros del partido gobernante conspiren con la oposición para rechazar su propio gobierno. Pero estos son tiempos fuera de lo común. Y para evitar hacerlo, el nuevo primer ministro podría tener que convocar una elección general adelantada para cimentar tanto su autoridad como la mayoría en la Cámara de los Comunes.

Y es aquí donde volvemos a una extensión del brexit por “buenas razones”. Si no hay un gobierno en funcionamiento en Londres, es difícil pensar que incluso la línea más dura de los 27 (incluido el presidente de Francia, Emmanuel Macron) permitiría que Gran Bretaña simplemente se marche sin un acuerdo.

Entonces, ¿un acuerdo renegociado? ¿Un parlamento suspendido y una salida sin acuerdo? ¿Una solicitud para la cuarta extensión del brexit? ¿Una elección general? ¿O una demolición del gobierno sin precedentes

Lo único que podemos decir con certeza es que el próximo primer ministro enfrentará una pesadilla absoluta desde el día en que asuma el cargo. Y no tendrá mucho tiempo para despertarse.