CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Gobierno venezolano culpa de apagón en todo el país a un ‘ataque electromagnético’

Por Stefano Pozzebon, Jessie Yeung

(CNN) — Venezuela se enfrentaba anoche a su cuarto apagón a nivel nacional en lo que va del año y el gobierno denunciaba un “ataque electromagnético”.

El apagón dejó a casi todo el país sin electricidad, incluida la capital, Caracas, que durante la madrugada de este martes ya había recuperado la energía al 100%, de acuerdo con las autoridades.

Alrededor del 94% de la infraestructura de telecomunicaciones de Venezuela se vio afectada por la interrupción del servicio y la conectividad a internet solo funcionaba al 10% en todo el país, según Netblocks, una organización sin fines de lucro dedicada al seguimiento de los apagones.

Afectaciones por apagón en Caracas.

La causa exacta del apagón no está clara, pero al igual que con los anteriores, el gobierno apunta a ataques hostiles.

Un comunicado del gobierno calificó el apagón como “un ataque electromagnético”, aunque no dio detalles sobre quién pudo haber estado detrás del supuesto ataque o cómo se llevó a cabo.

El comunicado agrega que las autoridades trabajan para restaurar los servicios de energía lo más rápido posible, mientras buscan atender el acceso al agua potable, los sistemas de transporte y las necesidades en los centros de salud.

El asediado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que las fuerzas armadas se habían movilizado para ayudar a lidiar con lo que calificó de “ataque criminal contra la tranquilidad y la paz de la patria”.

Los apagones se han convertido en algo cotidiano en Venezuela a medida que la crisis económica ha empeorado, pero uno de esta magnitud no es tan habitual.

El país sufrió tres apagones importantes solo en el mes de marzo y los residentes en las zonas más pobres de Caracas y fuera de la capital fueron los más afectados.

Los apagones de marzo detuvieron el transporte público en Caracas, cerraron negocios y estaciones de servicio e interrumpieron las operaciones en los hospitales. Millones se quedaron sin acceso al agua durante días, lo que obligó a algunos a viajar grandes distancias para recoger el líquido en ríos o arroyos.

Algunas áreas rurales en el campo venezolano nunca se recuperaron completamente de los apagones de marzo, con el suministro de electricidad que se interrumpe durante horas o días seguidos.

Personas cruzan una calle en Caracas durante el apagón del 22 de julio.

Los cortes agravaron una crisis política que ha afectado al país durante años. La inflación descontrolada y la escasez de alimentos ha paralizado Venezuela, con decenas de miles de personas que abandonan el país en un éxodo masivo.

Cuando los cortes de marzo dejaron el país en la oscuridad, Caracas vivió manifestantes de partidarios de Maduro y del líder opositor Juan Guaidó, a quien más de 50 países, incluido Estados Unidos, ha reconocido como presidente interino de Venezuela.

Luego, como ocurre ahora, Maduro culpó del apagón a ataques hostiles y acusó a Estados Unidos de sabotear las centrales y la red eléctrica.

Estados Unidos negó los acusaciones y retiró a todo el personal diplomático de su embajada en Caracas. Mientras tanto, Guaidó y sus partidarios acusan a Maduro de administrar mal los ingresos de las reservas de petróleo del país y no mantener la infraestructura pública.

El lunes, en Twitter, Guaidó calificó los apagones recurrentes como “catástrofe humanitaria latente” y criticó “la corrupción y la incapacidad del régimen”.

Mallika Kallingal, Maria Ramirez Uribe, Vasco Cotovio y Ralph Ellis contribuyeron con el reporte.