CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Aumentan las tasas de mortalidad entre adultos jóvenes y de mediana edad en EE.UU.

Por Jacqueline Howard

(CNN) — Las tasas de mortalidad parecen estar aumentando entre los adultos jóvenes y de mediana edad en Estados Unidos, según un nuevo informe del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Entre los adultos de 25 a 44 años, “todos los grupos raciales y étnicos experimentaron aumentos en las tasas de mortalidad más recientemente”, escribieron los investigadores en su informe, publicado el martes, que también encontró diferencias en la esperanza de vida entre adultos blancos, negros e hispanos.

Los investigadores encontraron que las tasas de mortalidad para adultos hispanos, blancos y negros de entre 25 y 44 años generalmente disminuyeron entre 2000 y 2012, pero luego aumentaron hasta 2017.

Entre 2012 y 2017, las tasas de mortalidad aumentaron en un 21% entre los adultos blancos y negros de 25 a 44 años, y 13% entre los adultos hispanos en ese grupo de edad.

El nuevo informe no analizó por qué la tasa de mortalidad podría estar aumentando entre este grupo de edad, pero el doctor Georges Benjamin, director ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Salud Pública, que no participó en el informe, tuvo algunas ideas.

“Se puede suponer que probablemente se deba a los opioides”, dijo, pero agregó que las causas de muerte tendrían que examinarse más a fondo para determinar eso.

El informe, de alguna manera, “confirma los hallazgos de mortalidad que hemos tenido en los últimos dos años, donde la mortalidad en general ha aumentado”, dijo. “Es consistente con los aumentos en la mortalidad que hemos visto en los últimos dos años, en la mortalidad general de la población, que sabemos se debe a los opioides junto con pocas mejores en la salud cardiovascular y la mortalidad por cáncer”.

Para el nuevo informe, los investigadores analizaron los datos de mortalidad y población en Estados Unidos de los archivos 1999-2017 del Centro Nacional de Estadísticas de Salud. La información sobre raza y etnicidad se obtuvo de los certificados de defunción.

  • Mira: ONU: Cada vez hay más drogas, más consumidores y más muertes

Los investigadores examinaron los datos, observando de cerca las tendencias en las tasas de mortalidad entre 2000 y 2017 para adultos de 25 años en adelante.

Cuando se examinó por raza, los datos mostraron que los adultos hispanos continuaron experimentando una mayor esperanza de vida que los adultos blancos y negros.

La tasa de mortalidad entre los adultos hispanos mayores de 25 años disminuyó un 21% entre 2000 y 2017, con una mayor tasa de disminución entre 2000 y 2011 que entre 2011 y 2017, encontraron los investigadores.

Los investigadores también encontraron que las tasas de mortalidad para adultos blancos y negros de 25 años o más disminuyeron de 2000 a 2011, pero luego se mantuvieron estables hasta 2017.

Para adultos de 45 a 64 años, los investigadores encontraron que las tasas de mortalidad para adultos blancos eran estables antes aumentando un 9% de 2010 a 2017.

Para adultos negros de 45 a 64 años, los investigadores encontraron que, después de caer entre 2000 y 2011, las tasas de mortalidad aumentaron 4% hasta 2017; mientras que las tasas de mortalidad entre los adultos hispanos se mantuvieron estables desde 2011 hasta 2017.

Las tasas de mortalidad para adultos hispanos, blancos y negros de 65 años o más disminuyeron en general entre 2000 y 2017, encontraron los investigadores. El porcentaje de disminución entre los adultos en este grupo de edad fue del 27% para los adultos negros en comparación con el 18% y el 17%, respectivamente, para los adultos blancos e hispanos.

Con el fin de revertir estas tendencias en el aumento de las tasas de mortalidad, Benjamin dijo que Estados Unidos aún debe seguir enfocándose en abordar la epidemia de opioides y las tasas de obesidad, que pueden conducir a la mortalidad.

“La inactividad física, la dieta y el consumo de tabaco siguen siendo, en mi opinión, las convenciones fundamentales en las que debemos centrarnos”, dijo Benjamin.

“Si nos centramos en esas tres cosas, tendremos un enorme impacto en la enfermedad cardiovascular, el cáncer, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y tal vez haya alguna evidencia sobre la enfermedad de Alzheimer y la diabetes, pero esas tres áreas de prevención cruzan todas esos procesos de la enfermedad”, dijo el experto. “Ahora, no se lesionan y no llegan a la violencia con armas de fuego, y eso aún debe abordarse específicamente en las comunidades donde hay una alta morbilidad y mortalidad”.