CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Exclusivo: por separación de familias se elevaron alertas internas dentro del gobierno de Donald Trump, según documentos

Por Priscilla Alvarez

Washington (CNN) — Cientos de alertas se elevaron internamente dentro del gobierno de Donald Trump sobre cómo se separaban las familias en la frontera de México y Estados Unidos; varias de estas alertas se dieron meses antes de que se anunciara la polémica política de “tolerancia cero”, según documentos revisados por CNN.

Los documentos incluyen anécdotas de niños que no sabían que iban a ser separados de sus padres después de ser detenidos en la frontera sur. Una referencia recibida por la Oficina de Derechos y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional describe a un joven de 14 años que dijo que fue separado de su padre en mayo de 2018 “después de una pausa para comer mientras estaba bajo custodia, y los agentes le dijeron que su padre sería deportado”.

En otro caso, un niño de 11 años declaró que “un agente lo llamó y luego no volvió a ver a su padre”. Un niño de 10 años con “habilidades de comunicación deficientes” supuestamente fue separado de su madre en junio de 2018.

Juntos, los documentos brindan una visión rara de cómo una parte de la administración de Trump —el Departamento de Salud y el de Servicios Humanos (HHS)— estaba enviando casos preocupantes a otra parte —el Departamento de Seguridad Nacional (DHS)— durante un período tumultuoso que finalmente resultó en la separación de miles de familias detenidas en la frontera sur.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados del HHS, que se encarga del cuidado de niños migrantes no acompañados, instruyó al personal a presentar informes de incidentes significativos por presuntos casos de separación familiar una vez que la agencia comenzó a ver un aumento en los casos, según la agencia.

La agencia de refugiados desconocía la política de separación de “tolerancia cero” antes de su anuncio público en abril de 2018, y los informes se presentaron como incidentes de abuso bajo la custodia de la Seguridad Nacional y se enviaron a la Oficina de Derechos Civiles y Libertades del DHS, dijo la agencia oficial. La política de tolerancia cero se implementó oficialmente en mayo de 2018 y finalizó en junio después de una protesta pública.

Por lo general, se produce una separación bajo el pretexto de que hubo un incidente significativo con un miembro de la familia, como el abuso o la negligencia, que provocaría un informe del incidente.

El procedimiento continuó mientras estuvo en pie la política de tolerancia cero. La oficina de derechos civiles recibe referencias regulares de la oficina de refugiados sobre cualquier queja que pueda resultar de cualquier proceso dentro del Departamento de Seguridad Nacional, dijo el funcionario de refugiados.

La oficina de derechos civiles del DHS, que recibió las referencias, “revisa e investiga las quejas de derechos civiles y libertades civiles presentadas por el público” con respecto a las políticas y actividades del Departamento.

850 referencias

De las 850 referencias a la oficina de derechos civiles sobre separación familiar entre enero de 2018 y junio de 2018, la gran mayoría proviene de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del HHS. Otros son de grupos de defensa de inmigrantes.

Doce niños de 1 año o menores fueron presuntamente separados entre diciembre de 2017 y mayo de 2018, según los documentos. Según los documentos, más de 100 referencias enviadas a la oficina de derechos civiles del DHS son anteriores al anuncio de la polémica política. Algunos citan antecedentes penales o violaciones de inmigración anteriores de los padres o tutores.

Existe una política de larga data que permite a los funcionarios de inmigración separar a un niño de un padre si existe preocupación por su bienestar.

Otras referencias incluidas en los documentos son más peligrosas. En febrero de 2018, por ejemplo, la Oficina de Derechos Civiles y Libertades Civiles recibió correspondencia por correo electrónico de una persona en nombre de un niño de 13 años que presuntamente también fue separado de su madre en diciembre de 2017, aunque la razón de la separación no estaba clara.

Las referencias no explican cómo se resolvió un caso.

Informes de agencias de vigilancia

Los informes de vigilancia de la administración han identificado numerosos problemas en la forma en que las agencias monitoreaban y manejaban las separaciones familiares.

En el verano de 2017, el personal de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados notó un aumento en la proporción de niños separados en relación con otros niños no acompañados, según un informe general del Inspector de Salud y Servicios Humanos publicado en enero.

El personal de la agencia de refugiados desarrolló mecanismos para rastrear las separaciones debido a preocupaciones operativas, según el informe. Los niños más pequeños, por ejemplo, requieren ser puestos en instalaciones con licencia especial.

Seguridad Nacional había dicho previamente que las separaciones continúan teniendo lugar en los casos en que los padres tienen antecedentes penales o inquietudes médicas. Sin embargo, el departamento no fue coherente al explicar cuántos niños estaban separados o qué les sucedió, según el informe.

“En algunos casos, el DHS le proporcionó al HHS información limitada sobre los motivos de estas separaciones”, dijo Ann Maxwell, inspectora general asistente de Evaluación e Inspecciones, en enero.

“Las autoridades de inmigración separaron a más niños durante un período de tiempo más prolongado y los remitieron a HHS para recibir atención de lo que comúnmente se discute en el debate público”, dijo Maxwell. “Se desconoce cuántos niños más fueron separados”.

En octubre pasado, un informe general del inspector de Seguridad Nacional también encontró que el departamento “no estaba completamente preparado” para la implementación de la política de “tolerancia cero” de la administración Trump en la frontera de Estados Unidos y México y que proporcionó “información inconsistente”, lo que llevó a algunos padres a no entender por qué los estaban separando de sus hijos y no podían comunicarse con ellos.

Las órdenes judiciales en una demanda en curso por separaciones familiares han obligado a los funcionarios a identificar y reunir a la mayoría de las familias separadas.

Durante una audiencia en el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes la semana pasada, el secretario de Seguridad Nacional Interino Kevin McAleenan dijo que “regresaría y reharía” la política de tolerancia cero si pudiera, diciendo que la política desempeñó un papel en el departamento que pierde la confianza del público.

McAleenan también dijo que menos de 1.000 niños han sido separados de sus padres en la frontera sur este año fiscal. El departamento también alerto de personas que se hacen pasar por familias para ingresar a Estados Unidos.