CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Temperaturas récord, alerta roja en varios países y Notre Dame otra vez en peligro: lo que debes saber de la ola de calor en Europa

Por Eliza Mackintosh

(CNN) — Los europeos sufren su segunda ola de calor extremo este verano. Bélgica, Alemania y Países Bajos ya han batido récords de temperaturas altas, mientras que en Gran Bretaña Londres ya rompió los récords con una temperatura de 36,9 grados centígrados.

El calor ha generado alertas generalizadas, con las redes del tren detenidas y se han forzado a cerrar los reactores nucleares.

Entre tanto, los científicos dicen que el cambio climático está contribuyendo a la frecuencia y severidad de las olas de calor como estas que se han visto en verano.

Esto es lo que debes saber de la segunda ola de calor que afecta a Europa:

Reino Unido tuvo su día más caluroso jamás registrado

Este jueves fue el día más caluroso de julio que los británicos hayan visto.

Las temperaturas alcanzaron los 36,9 grados centígrados en Heathrow, Londres, hogar del aeropuerto más ocupado del país.

La temperatura más alta registrada en el Reino Unido es de 38,5 grados centígrados, registrada en Faversham, en el sureste de Inglaterra, en agosto de 2003, según la Met Office.

 

Francia, en alerta máxima por temperaturas de más de 41 grados centígrados

En Francia se alcanzó un nuevo récord de temperatura en París, cuya temperatura llegó a los 41 grados centígrados, según Météo France, el servicio meteorológico nacional francés. El récord previo se estableció hace más de 70 años, en 1947, cuando las temperaturas llegaron a los 40,4 grados centígrados.

Una mujer se refresca bajo las duchas de spray públicas en un banco del río Sena en París el 25 de julio de 2019, durante la segunda ola de calor del año. (Philippe Lopez/AFP/Getty Images)

El martes, las temperaturas alcanzaron los 41,2 grados centígrados en Burdeos, en el suroeste de Francia, un récord para esa ciudad.

El servicio nacional de meteorología puso a 80 de sus 96 regiones en alerta máxima por la ola de calor. Están en alerta roja (el nivel más alto) 20 de las divisiones del país. Las otras 60 están actualmente en alerta naranja, el segundo nivel de advertencia más alto.

“Queríamos alertar a todos, y nadie está fuera de riesgo”, dijo la ministra de Salud de Francia, Agnès Buzyn. “El sentido común debe prevalecer, todos el mundo debe asegurarse de que por el nivel rojo esto afectará a las 20 regiones. Es una alerta de salud para todos los ciudadanos”.

La ministra de deportes de Francia, Roxana Maracineanu, hizo un llamado antes alertando por el alto riesgo de ahogamiento. Durante la semana de la primera hora de calor se registraron más de 40 muertes por ahogamiento a finales de junio, un número inusualmente alto “estrechamente relacionado con las olas de calor”.

El techo de Notre Dame podría colapsar debido a la ola de calor

La catedral de Notre Dame, que sobrevivió a un incendio masivo hace meses, se enfrenta a una nueva amenaza: esta ola de calor.

Las altas temperaturas que afectan a Europa pueden ser una amenaza para el edificio en crisis, según el arquitecto jefe Philippe Villeneuve.

“Estoy muy preocupado por la ola de calor porque, como saben, la catedral sufrió el incendio, las vigas cayeron, pero también sufrió por el impacto del agua de los bomberos. La mampostería está saturada de agua”, dijo Villeneuve a Reuters el miércoles.

El incendio destruyó el techo del edificio de 850 años de antigüedad y derribó la aguja, que se agregó durante una renovación del siglo XIX. Ahora los expertos temen que la estructura pueda ceder bajo el estrés del calor extremo.

“Lo que temo es que las juntas o la mampostería, cuando se secan, pierdan su coherencia, su cohesión y sus cualidades estructurales y que, de repente, la bóveda ceda”, dijo Villeneuve.

Bélgica, Alemania y Países Bajos registraron temperaturas récord

Con pistolas de agua la gente se refresca en Malieveld, en el centro de La Haya, el 24 de julio de 2019. (Phil Nijhuis/AFP/Getty Images)

En Bélgica, las temperaturas aumentaron el miércoles a los 39,2 grados centígrados, el día más caluroso registrado en el país, según el servicio meteorológico nacional. La temperatura récord se registró en Diepenbeek, en la provincia oriental de Limburgo.

En Alemania, la ciudad de Geilenkirchen alcanzó 40,5 grados centígrados el miércoles, según el centro nacional de pronósticos, pero advirtió que los próximos días serían aún más cálidos y que el récord podría romperse nuevamente. Casi toda Alemania permanece en alerta de calor.

Los Países Bajos rompió el récord histórico de temperatura en menos de 24 horas. Este jueves el país rompió su récord de temperatura por segunda vez en dos días.

Los residentes holandeses recibieron una temperatura sofocante de 39,3 centígrados el miércoles, rompiendo un récord de 75 años, según el instituto nacional de pronóstico del tiempo.

Ese récord fue superado menos de un día después, cuando una estación del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos en Deelen midió un nuevo máximo de 40 grados centígrados el jueves a la 1:55 p.m., hora local. Desde entonces, las temperaturas han seguido aumentando, incluso hasta los 41,7 grados centígrados.

Una nueva normalidad

Si bien las temperaturas de alrededor de 37,8 grados centígrados pueden no parecer altas para las regiones más cálidas, están muy por encima de los promedios estacionales de gran parte de Europa.

Muchas ciudades europeas no están diseñadas para lidiar con tales temperaturas. El aire acondicionado es menos común y los sistemas de transporte público a menudo tienen problemas.

Pero esta podría ser la nueva normalidad: los científicos del clima advierten que estas olas de calor extremo son cada vez más frecuentes y cada vez más severas debido a la crisis climática.

Los científicos del clima predijeron que el aumento de la temperatura global causada por el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero por la quema de carbón, petróleo y gas contribuiría a más olas de calor, según Stefan Rahmstorf, climatólogo y profesor de la Universidad alemana de Potsdam.

El cuerpo meteorológico de Francia Météo-France se hizo eco de esta posición en junio, y advirtió que se espera que la cantidad de olas de calor extremo se duplique para 2050.

Mientras tanto, un grupo de científicos europeos concluyó que la ola de calor de junio fue posible al menos cinco veces más debido al cambio climático.

“Es importante subrayar el ‘al menos’. Es probable que sea mucho más alto, pero es difícil de cuantificar. Nuestra mejor estimación es que es 100 veces más. Damos la estimación más conservadora”, dijo Friederike Otto, de la Universidad de Oxford, que contribuyó a la investigación.

No solo son las olas de calor, y no es solo Europa.

Los países de todo el mundo están experimentando catástrofes climáticas extremas que amenazan con hacer que no se puedan vivir en regiones enteras: India está pasando por una sequía extrema e inundaciones fatales, 157 millones de estadounidenses se vieron afectados por una ola de calor sofocante la semana pasada, y el Ártico se enfrenta a incendios forestales “sin precedentes”.

Las olas de calor pueden producir la muerte: así puedes mantenerte seguro

Las temperaturas extremas pueden ser mortales.

Si bien la deshidratación es una preocupación común a medida que el cuerpo se calienta, la consecuencia más peligrosa de las altas temperaturas es el golpe de calor que puede causar confusión, mareos, desmayos, convulsiones e incluso la muerte, en casos extremos.

La condición, conocida como hipertermia o enfermedad por calor, afecta cuando la temperatura de su cuerpo aumenta por encima de los 40 grados centígrados. Por lo general, podemos refrescarnos a través del sudor, pero se vuelve ineficaz cuando la humedad aumenta por encima del 75%. Nuestros cuerpos solo pueden enfriarse cuando el ambiente exterior es más frío que la temperatura interna de nuestro cuerpo de 37 grados centígrados.

Si no se trata, el golpe de calor extremo puede desencadenar un ritmo cardíaco peligrosamente rápido y hacer que las enzimas corporales dejen de funcionar. En última instancia, la falla del sistema multi-órgano y la muerte pueden ocurrir.

Los organismos europeos de salud pública están tratando de evitar que se repita la situación del año pasado, cuando las olas de calor causaron muertes en España y Portugal y condiciones de sequía en Alemania y Suecia.

¿Cómo puedes mantenerte fresco?

Los signos iniciales de un golpe de calor (calambres y mareos) se pueden controlar resguardándose del calor y tomando muchos líquidos.

Los síntomas más graves, como colapsar por el calor, requieren atención médica.

Baños de hielo, sábanas húmedas y ventiladores grandes a menudo se usan en los hospitales para enfriar la temperatura corporal de un paciente rápidamente.

Pero los médicos sugieren que las personas deben mantenerse hidratadas, usar ropa más liviana y evitar estar al aire libre en el calor para evitar llegar a esa peligrosa etapa.

“Nuestros cuerpos no están adaptados” a este calor, dice el primer ministro de Francia

Durante una visita a un centro de vacaciones en Gentilly, cerca de París, el primer ministro de Francia, Edouard Philippe, dijo que “nuestros cuerpos no están adaptados” a las altas temperaturas.

Las autoridades francesas han instalado duchas de niebla, horarios extendidos en las piscinas públicas, han abierto cuartos fríos en algunos edificios públicos y mantienen algunos parques abiertos toda la noche, para ayudar a las personas a lidiar con el calor.

“Lo que estamos haciendo es recordarles a nuestros ciudadanos los mensajes de precaución y diciéndoles que en estos momentos, tratamos de encontrar consuelo cuando nadamos”, dijo Philippe

Pero también advirtió sobre el alto riesgo de ahogamiento.

Se registraron más de 40 muertes por ahogamiento durante la semana del primer pico de la ola de calor a fines de junio, un número inusualmente alto “estrechamente relacionado con las olas de calor”.

Durante el récord de la ola de calor en Europa en 2003, más de 14.000 personas murieron solo en Francia.

La ministra de Salud de Francia, Agnès Buzyn, dijo que los planes para enfrentar las olas de calor han mejorado desde 2003, con medidas de precaución que aumentan cada año.

“Ahora tenemos la sensación de que en lugares colectivos, los mensajes de prevención son bien conocidos”, dijo Buzyn.