CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Los 5 aspirantes demócratas que tienen más que perder en los debates de esta semana

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — ¡Los segundos debates (casi) están aquí! El martes y el miércoles en Detroit, los 20 principales candidatos que buscan la nominación presidencial demócrata en 2020 compartirán el escenario.

Los riesgos son increíblemente altos debido a a) lo impactantes que fueron los primeros debates, con la senadora de California Kamala Harris destacando por su gran desempeño y b) el hecho de que las calificaciones del Comité Nacional Demócrata para ingresar a los terceros debates en septiembre son significativamente más altas.

Estaré en Detroit toda la semana —¡CNN patrocina estos debates!—, pero aquí hay una introducción de los cinco candidatos con más que perder si tienen un pobre desempeño en el debate.

5. Pete Buttigieg: el alcalde de South Bend, Indiana, ha sido la gran historia de la carrera hasta el momento. Pero su repunte de primavera se ha desvanecido en la regularidad del verano. Buttigieg ahora es un candidato de segundo nivel, aunque está al frente de ese grupo. Su enorme recaudación de fondos en el segundo trimestre — 25 millones de dólares — debería ayudar con ese problema, pero una importante actuación en el debate el martes por la noche también podría ser de gran ayuda para reiniciar la maquinaria de su campaña.

Buttigieg lució muy, muy sólido en el primer debate; parecía decidido a asegurarse de que nadie pensara que es demasiado joven e inexperto para ser presidente. Jugó a lo seguro. ¡Lo cual está bien! Pero es probable que Buttigieg reciba más atención en este debate que él en el primero, lo cual es una oportunidad y un peligro.

Hasta la fecha, el alcalde Pete ha superado las expectativas en todos los aspectos posibles en la carrera. ¿Podrá hacerlo también en este debate?

4. Kirsten Gillibrand: La senadora de Nueva York parece tener todas las características correctas — mujer, liberal, una voz poderosa en el movimiento #MeToo — para hacer ruido en el amplio campo demócrata. Pero eso simplemente no ha sucedido todavía, y, hombre, el tiempo se acaba.

De no tener un buen debate, Gillibrand,estará en peligro de perderse el tercero, y ese podría ser el final. Lo que significa que ahora es el momento para que ella comience a mostrar sus cartas.

¿Cuál podría ser su juego? Al parecer, dio una pista la semana pasada cuando acusó a “candidatos demócratas que se postulan para presidente en este momento y que no necesariamente creen que sea una buena idea que las mujeres trabajen fuera del hogar”. Hmmm … ¿dará nombres?

3. Bernie Sanders: Si bien el exvicepresidente Joe Biden captó la mayor parte de las críticas por una actuación menos que estelar en el primer debate, Sanders no estuvo mucho mejor. Y desde ese primer debate, la posición del senador de Vermont en las encuestas solo se ha vuelto más tenue, mientras que la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren continúa absorbiendo el apoyo que tiene Sanders entre los votantes más liberales del partido.

En el grupo, Sanders tiene la mayor experiencia en los debates, aparte de Biden. Lo que debería ser de su beneficio. Pero, parece que Sanders solo actúa en un solo modo — gritón y regañón — y, al menos en el primer debate, eso no resultó tan bien. ¿Puede Sanders hacer ajustes? ¿Y está dispuesto — y será capaz — de enfrentarse a Warren para tratar de recuperar algunos de los votantes que ella le ha quitado?

2. Beto O’Rourke: ningún candidato ha estado tan por debajo de las expectativas como el excongresista de Texas. Cuando entró a la carrera en marzo, era visto como uno de los pocos candidatos con un derecho real a la nominación demócrata. Hoy se encuentra, todavía, en busca de un mensaje y un impulso, manteniéndose sólidamente en la medianía del segundo nivel.

La actuación de O’Rourke en el primer debate no le hizo ningún favor. Estuvo demasiado robótico y resultó vencido, de mala forma, en un intercambio sobre política inmigratoria con el exalcalde de San Antonio, Julián Castro. Esta vez, el equipo de O’Rourke promete más fuegos artificiales, con la mirada puesta en Buttigieg, quien de alguna manera se robó el atractivo de O’Rourke en la competencia.

O’Rourke simplemente no va a tener tantas oportunidades en esta carrera. El debate del martes por la noche es una muy importante.

1. Joe Biden: Nadie tiene más que perder (o posiblemente ganar) que el exvicepresidente. Biden fue mediocre en el primer debate el mes pasado, aparentemente sorprendido por el ataque de Harris a sus votos respecto al transporte escolar. Es muy poco probable que Biden vuelva a verse tan sorprendido por un ataque de uno de sus rivales, y también tendrá la oportunidad de vengarse, ya que compartirá escenario con Harris el miércoles.

Pero si Biden lo hace mal –por ejemplo, si una vez parece que la velocidad del juego es demasiado para él — pasará el próximo mes (¡por lo menos!) enfrentando cuestionamientos sobre su edad (tiene 76 años) y si la competencia lo ha rebasado. Todo eso podría costarle su posición de favorito.