CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

Exclusivo: agentes de la TSA en Miami son puestos en licencia por expresión racista

Por Rene Marsh

(CNN) — Dos agentes de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) fueron puestos en licencia después de que se encontró un aviso racista dentro de una estación de trabajo TSA en el Aeropuerto Internacional de Miami.

MIRA: Los niños están “blanqueando su piel para evitar el racismo” a medida que aumentan los delitos de odio contra menores

Tres agentes de la TSA descubrieron dos gorilas de peluche atados y colgados con una soga el 21 de julio, según cuatro empleados de la TSA con conocimiento de la situación y una imagen obtenida por CNN.

Un empleado de la TSA con conocimiento de la situación le dijo a CNN que la pantalla estaba colgando de un “poste justo en el centro de la estación de trabajo de la TSA ubicada debajo del aeropuerto donde se revisa el equipaje facturado de los pasajeros antes de ser puesto en el avión”.

Los tres agentes notificaron a su gerente, pero de acuerdo con un empleado con conocimiento de la situación, el gerente “trató de minimizar el asunto de la soga y el gorila, diciendo que no era racista, sino una broma”. La reacción del gerente molestó aún más a los tres funcionarios, dijo el empleado de la TSA.

LEE: Archie, el bebé de Meghan y Enrique, no curará el racismo en el Reino Unido, pero marca un progreso

De acuerdo con un correo electrónico interno obtenido por CNN, el incidente llevó a la agencia a iniciar una investigación interna, y desde entonces dos oficiales han sido puestos en licencia.

Un agente veterano de la TSA de Miami, que pidió que no se usara su nombre por temor a represalias, dijo que estaba molesto por el incidente, lo que, según él, angustia a muchos de los agentes negros e hispanos de la TSA del Aeropuerto Internacional de Miami.

“El estado de ánimo ahora en el aeropuerto es que la gente está molesta, esto todavía no se ha solucionado adecuadamente. Queremos que todos sean responsables de lo que han hecho”, dijo el oficial.

En un comunicado, la TSA dijo que el aviso se retiró inmediatamente una vez que se informó y que se inició una investigación sobre quién era responsable del “comportamiento inaceptable”.

MIRA: “Green Book”, un viaje al racismo en el sur de Estados Unidos

“TSA no tolera el comportamiento racista u ofensivo y los que sean encontrados como responsables rendirán cuentas por sus acciones”, dijo Jenny Burke, una portavoz de la agencia, en un comunicado. “Dos agentes de la TSA fueron puestos en licencia administrativa mientras la investigación está en curso”.

En el correo electrónico interno obtenido por CNN que fue enviado seis días después del incidente, la subdirectora en funciones de la TSA, Patricia Cogswell, escribe a otros funcionarios de alto rango de la TSA que “dada la cantidad de correos electrónicos y los que llegan a la sede central sobre la situación de la MIA, por favor elaboren un mensaje para que los SO (altos funcionarios, por sus siglas en inglés) lo emitan y piensen en otras informaciones que deberían enviarse a todas las oficinas”.

Después de las deliberaciones sobre la mejor manera de comunicarse con la fuerza laboral sobre el incidente, el administrador asistente ejecutivo para operaciones de seguridad Darby Lajoye envió un correo electrónico que decía: “Nos hemos enterado de un evento extremadamente problemático en Miami esta semana que involucra a un acusado de una demostración racial inquietante que rompe el mismo corazón de quiénes somos y qué representamos como agencia”.

El correo electrónico continúa diciendo: “TSA tiene tolerancia cero para actos como este. Ya hemos ordenado una investigación independiente y todas las personas potencialmente involucradas han sido puestas en licencia administrativa mientras la investigación está en marcha”.

Los correos electrónicos no nombraron a las personas involucradas.

Gregory Wallace, de CNN, contribuyó a este informe.