CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tiroteos

Un niño de 6 años, una niña de 13 años y un graduado universitario en 2017: las víctimas del tiroteo en el Festival del ajo

Por Christina Maxouris, Theresa Waldrop, Hollie Silverman

(CNN) — El tiroteo masivo en un popular festival de comida en el norte de California cobró tres jóvenes vidas el domingo, incluidos dos niños.

Stephen Romero, de seis años, Keyla Salazar de 13 años y Trevor Irby, un graduado universitario de 2017, fueron asesinados el domingo cuando un hombre armado se escabulló en el Festival del Ajo en Gilroy y comenzó a disparar. La policía abatió al atacante.

Una familia incrédula

El padre de Stephen, Alberto Romero, le dijo al periódico San Jose Mercury News, medio afiliado de CNN, que estaba en casa cuando su esposa llamó para decirle que ella, su madre y su hijo habían recibido un disparo en el festival.

Stephen Romero, de seis años, fue abaleado durante el tiroteo en el Festival del Ajo en Gilroy, California.

«No podía creer lo que estaba sucediendo, que lo que ella decía era una mentira, tal vez estaba soñando», dijo.

Romero fue a un hospital a ver a su hijo.

publicidad

«Me dijeron que estaba en estado crítico y que estaban trabajando en él», dijo. «Cinco minutos después me dijeron que estaba muerto».

Cuando Maribel Romero, la abuela paterna, descubrió que el niño había recibido un disparo, fue de hospital en hospital buscándolo. Stephen era un niño feliz, dijo ella.

«Esto es realmente difícil, no hay palabras para describirlo», dijo a KRON, afiliada de CNN, sobre la muerte de su nieto. «No creo que esto sea justo».

La madre de Stephen recibió un disparo en la mano y en el estómago y se espera que sobreviva, informó KRON.

El miembro del Concejo Municipal de Gilroy, Fred M. Tovar, le dijo a CNN el lunes que estaba triste por la noticia de la muerte del niño.

«Rezo para que Dios le dé fortaleza a su familia. Mis más sinceras condolencias. Mantendré a tu familia cerca de mis pensamientos y oraciones en las próximas semanas mientras atraviesan el proceso de duelo», dijo en un comunicado.

La hermana mayor

Keyla Salazar, de San José, fue asesinada el domingo en el Festival de Ajo Gilroy, según la Oficina del Médico Forense del Condado de Santa Clara. Tenía 13 años.

Keyla Salazar habría cumplido 14 años la próxima semana, informó el diario San Francisco Chronicle.

Había pasado la mañana del festival limpiando su casa en San José y haciendo tareas para convencer a sus padres de que le compraran un cachorro golden retriever, según el artículo del diario San Francisco Chronicle.

Keyla tenía dos hermanas pequeñas y estaba emocionada de compartir el cachorro con su hermana del medio.

Tanto Keyla como su padrastro recibieron disparos en el festival el domingo y quedaron separados de su madre y hermanas en el caos que siguió, dijo el San Francisco Chronicle.

Amigos y familiares la buscaron frenéticamente, con publicaciones en las redes sociales en las que decían nadie podía encontrarla, según el periódico.

Su padrastro fue encontrado en el Hospital de Stanford pero Keyla no lo había logrado.

La amiga de la familia Amy Bellido le dijo al San Francisco Chronicle que la familia buscó hospital por hospital a la niña, solo para recibir una llamada la madrugada del lunes diciendo que Keyla estaba «siendo atendida por el forense».

La oficina del forense del condado de Santa Clara identificó a Keyla como una de las víctimas del tiroteo el lunes.

Bellido le dijo al periódico que Keyla era gentil, dulce y cercana a su familia, y que siempre cuidaba a sus hermanas.

Ahora, su familia planea honrar su último deseo y conseguirle a sus hermanitas el cachorro que quería, dijo Bellido al periódico.

«Era mi niño»

Trevor Irby, de 25 años, fue asesinado a tiros en el Festival del Ajo en Gilroy.

Trevor Irby, de 25 años, se había mudado recientemente de Romulus en el centro de Nueva York a California para estar con su prometida, dijo su abuela Juanita Walborn a WSYR, afiliada de CNN.

Irby y su prometida estaban en el festival en Gilroy cuando sonaron los disparos.

«Era mi niño», recordó la abuela afligida entre lágrimas. «Cada vez que llamaba, siempre decía ‘Te amo abuela’ y luego yo decía: ‘Te amo Trevor'».

Ella dijo que Irby era amigo de todos, incluso de personas que apenas conocía, informa WSYR . «Todo el mundo era su amigo. No importa si los conocía hace dos días, se convertirían en sus amigos. Así es, ya sabes, lo adorable que era», dijo Walborn a la afiliada.

Su madre ahora está en California lidiando con las consecuencias del tiroteo mortal que le quitó la vida a su hijo.

Irby se graduó de Keuka College en Nueva York con un título en biología, dijo la universidad en un comunicado.

«Nuestros corazones están con la familia y los seres queridos de Trevor», dijo Amy Storey, presidenta de la universidad. «Estamos sorprendidos de que este último episodio de violencia armada sin sentido haya resultado en la pérdida de uno de nuestros recién graduados, graduados en quienes tenemos tanta esperanza debido a su potencial para crear un mañana más brillante».

Doce personas más resultaron heridas en lo que se suponía que era un evento familiar.

Cerca de 100.000 personas asisten al festival de décadas cada año, según muestran registros anteriores.

Y colectivamente, el evento ha ayudado a recaudar «millones de dólares para escuelas locales, organizaciones benéficas y organizaciones sin fines de lucro», dice el sitio web del festival.