CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

Después de la muerte del líder de una tribu, Bolsonaro repite el llamado a hacer minería en el Amazonas

Por Chelsea J. Carter, María Ramírez Uribe

(CNN) — La comunidad internacional se ha pronunciado en contra del asesinato de un líder tribal indígena en la Amazonía brasileña, incluso cuando el presidente del país dice que no hay evidencia de que sea un crimen.

Emyra Wajãpi fue encontrado muerto el 23 de julio en Amapa, una región en el norte de Brasil, según la tribu y la Fundación Nacional Indígena (FUNAI) del país. La tribu dice que fue apuñalado por personas “no indígenas”, después de que “15 invasores armados” ingresaron al área.

MIRA: Investigan muerte de líder indígena en Brasil

En una declaración de la Asociación de Pueblos de Wajãpi, el Consejo de la Aldea de Apina informó que examinó el sitio del asesinato y encontró signos de que la muerte fue causada por “personas no indígenas”.

Pero el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo a los periodistas el lunes que no estaba convencido de que Wajãpi hubiera sido asesinado.

“Hasta ahora no hay pruebas contundentes de que este indígena (jefe) haya sido asesinado. Hay varias posibilidades”, dijo. “La Policía Federal está allí, están siendo enviados allí para llegar al fondo del caso y descubrir la verdad sobre esto”.

En una conferencia de prensa el lunes, el fiscal general de Brasil, Rodolfo Soares, dijo: “Todavía no sabemos exactamente cuál fue la causa de la muerte y si se trata de mineros, cazadores, personas no indígenas, o incluso si la disputa tuvo lugar entre grupos indigenas”.

Advirtió que no se había descartado nada y que la investigación está en curso.

Los informes contradictorios se produjeron cuando la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció el asesinato y lo caracterizó como parte de un problema mayor de “invasión de tierras indígenas”.

“El asesinato de Emrya Wajãpi, líder del pueblo indígena Wajãpi, es trágico y reprensible por derecho propio”, dijo el lunes en una declaración escrita. “También es un síntoma inquietante del creciente problema de la invasión de tierra indígena, especialmente bosques, de mineros, madereros y agricultores en Brasil”, agregó.

MIRA: Brasil abre un enorme pedazo de su Amazonía a la minería

Bachelet pidió al gobierno de Brasil que detuviera la incursión de la minería en los territorios indígenas, lo que dijo que podría “anunciar una nueva ola de violencia dirigida a asustando a la gente de sus tierras ancestrales”.

Desde que Bolsonaro asumió el cargo en enero, ha estado presionando para cumplir las promesas de campaña de restaurar la economía del país mediante la exploración del potencial económico de la Amazonía.

Propuso abrir más áreas de la Amazonía a la minería y recortó 23 millones de dólares de la agencia de cumplimiento ambiental del país. También ha despojado la capacidad de FUNAI para identificar y otorgar títulos a los territorios indígenas.

“Mi intención es regular la minería, para legalizar la minería, incluso para los indígenas que tienen derecho a explotar minas en su propiedad. La tierra es indígena y esa es su tierra”, dijo Bolsonaro a los periodistas el lunes. “Por supuesto, las ONG y otros países no quieren esto. Quieren que los indígenas permanezcan atrapados como en un zoológico, como si fueran humanos prehistóricos”, dijo.

Carlos Rittl, secretario ejecutivo de la red de ONG de medio ambiente Observatorio do Clima (Observatorio del clima), dijo a CNN que los madereros, los agricultores y los mineros ya están aprovechando la supervisión reducida para tomar el control de un área de tierra en crecimiento dentro de la selva amazónica.

Según Amazon Watch, una organización de defensa sin fines de lucro que trabaja para proteger los derechos de la selva y los pueblos indígenas, se han presentado al menos 14 casos de avances ilegales en territorios indígenas por parte de acaparadores de tierras, madereros y mineros salvajes en todo Brasil en los primeros tres meses del año.