CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Una rara e impactante fotografía muestra a un león marino atrapado en la boca de una ballena jorobada

Por Sophie Sherry, Justin Lear

(CNN) — Este león marino se encontraba en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Chase Dekker ha hecho fotografías de la vida silvestre durante casi una década, pero nunca había capturado una foto como esta. La semana pasada iba en un viaje de rutina a bordo de un barco para la observación de ballenas en la Bahía de Monterey, California, cuando notó un león marino atrapado en el hocico de una ballena jorobada.

Dekker inmediatamente comenzó a tomar fotos.

El fotógrafo Chase Dekker ha observado ballenas toda su vida, pero no espera encontrarse otra vez con una imagen así.

«Ni siquiera miré mi cámara», dijo Dekker. «Simplemente salté y grité a todos a bordo».

Los resultados fueron increíbles, ya que Dekker pudo capturar el momento en que el león marino cayó en la boca de la ballena.

Pero no te preocupes, el león marino logró escapar a aguas abiertas, aunque probablemente estaba un poco asustado.

publicidad

Las ballenas jorobadas son animales que se alimentan por filtración y no tienen interés en consumir leones marinos. De hecho, el esófago de esa ballena es del tamaño de una toronja o un melón pequeño, por lo que es imposible tragarse a esa criatura.

Para alimentarse, las ballenas jorobadas abren la boca y absorben grandes cantidades de agua. Filtran pequeñas criaturas oceánicas como el plancton y el kril y luego empujan el agua hacia afuera. Una ballena jorobada puede contener hasta 5.000 galones de agua en su boca, según el Centro Oceánico Maui.

Debido a que los dos animales a menudo se alimentan juntos, tiene sentido que una ballena atrape accidentalmente a un león marino de vez en cuando, pero hasta este momento, no se conocía a nadie que hubiera capturado el momento.

La congregación que Dekker encontró en esta foto estaba compuesta solo por tres ballenas y quizás 200 leones marinos. Era relativamente pequeña, según el fotógrafo, quien ha visto grupos tan grandes como 100 ballenas y 3.000 leones marinos.

Es nativo de Monterey Bay y trabaja a menudo como biólogo marino y fotógrafo en Sanctuary Cruises. Ahora se dirige a Tonga para fotografiar más ballenas jorobadas, pero no espera volver a ser testigo de una imagen como esta.