CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas

Estados Unidos se retira formalmente del tratado nuclear con Rusia y se prepara para probar un nuevo misil

Por Veronica Stracqualursi, Nicole Gaouette, Barbara Starr, Kylie Atwood

Washington (CNN) — Estados Unidos se retiró formalmente del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) con Rusia este viernes, mientras el ejército estadounidense se prepara para probar un nuevo misil de crucero de lanzamiento móvil no nuclear desarrollado específicamente para desafiar a Moscú en Europa, según un alto funcionario de defensa de Estados Unidos.

La retirada de Estados Unidos pone fin a un pacto histórico de control de armas que ha limitado el desarrollo de misiles terrestres con un alcance de 500 a 5.500 kilómetros y está generando temores de una nueva carrera armamentista.

“Rusia es el único responsable de la desaparición del tratado”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en un comunicado este viernes, anunciando la retirada formal de Estados Unidos del tratado nuclear de la era de la Guerra Fría.

Pompeo dijo: “Rusia no pudo volver al cumplimiento pleno y verificado a través de la destrucción de su inadecuado sistema de misiles”.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, le dijo a Hala Gorani de CNN que el fin del tratado es un “serio revés”.

‘Un mal día’

“El hecho de que ya no tengamos el Tratado INF, el hecho de que los rusos a lo largo de los años han desplegado nuevos misiles, que pueden llegar a las ciudades europeas en minutos, que son difíciles de detectar, son móviles y tienen capacidad nuclear, y por lo tanto reducen el umbral de cualquier uso potencial de armas nucleares en un conflicto armado, por supuesto, que es un mal día para todos los que creemos en el control de armas y la estabilidad en Europa”, dijo Stoltenberg.

“Al mismo tiempo, la OTAN está allí para proteger a todos nuestros aliados y tomaremos las medidas necesarias para mantener una defensa creíble”, agregó.

Se espera que la nueva prueba de misiles de Estados Unidos, que CNN había informado el jueves, se llevará a cabo en las próximas semanas y será esencialmente la respuesta de la administración Trump al incumplimiento por años del tratado INF por parte de Rusia, dijo el alto funcionario de defensa de Estados Unidos.

Un alto funcionario de la administración les dijo a los periodistas que Estados Unidos probará los misiles de crucero prohibidos por el tratado INF porque “Rusia no puede mantener la ventaja militar”, pero afirmó que Estados Unidos tardará años en desplegar esas armas.

Despliegue

“Estamos literalmente a años de distancia antes de llegar a un punto en el que hablaríamos sobre la base de cualquier capacidad particular. Debido a nuestra firme adhesión al tratado durante 32 años, apenas estamos, después de casi un año, en un punto donde estamos contemplando las pruebas de vuelo iniciales”, explicó el alto funcionario del gobierno, señalando que Estados Unidos solo buscaría desplegar armas convencionales, no armas nucleares.

Pero el Pentágono dijo en marzo de este año que el misil lanzado desde tierra podría estar listo para su despliegue dentro de los 18 meses. La solicitud de presupuesto de la administración para el año fiscal 2020, publicada en febrero, incluyó 96 millones de dólares para continuar la investigación y el desarrollo de los sistemas de misiles de alcance INF.

Y los expertos en control de armas dicen que no es difícil convertir los sistemas aéreos o marítimos existentes en el misil terrestre que el Pentágono planea probar. “No es una tarea de ingeniería significativa”, dijo Jon Wolfsthal, director del Grupo de Crisis Nuclear y exexperto nuclear del Consejo de Seguridad Nacional bajo la administración de Obama. “Está dentro de la capacidad de los principales contratistas de defensa y el ejército para lograrlo”.

El final del pacto INF deja a Estados Unidos y Rusia con un solo acuerdo de armas nucleares, el Nuevo Tratado START, que gobierna las armas nucleares estratégicas y los sistemas de entrega para cada lado. Si el Nuevo Tratado START no se renueva o extiende para 2021, las dos potencias nucleares más grandes del mundo no tendrían límites en sus arsenales por primera vez en décadas.

Los comentarios ambivalentes del presidente Donald Trump sobre el Nuevo Tratado START y la conocida aversión del asesor de seguridad nacional John Bolton por los tratados de control de armas han suscitado una profunda preocupación por una nueva carrera de armas nucleares.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo a los periodistas este jueves que la expiración del Tratado INF significa que “el mundo perderá un freno invaluable en la guerra nuclear. Esto probablemente aumentará, no reducirá, la amenaza que representan los misiles balísticos”.

Guterres instó a Estados Unidos y Rusia a “buscar urgentemente un acuerdo sobre un nuevo camino común para el control internacional de armas”.

El general retirado Wesley Clark, un excomandante supremo aliado de la OTAN, dijo en CNN “New Day” que la terminación del tratado también marca “un nuevo aumento hacia una relación más conflictiva con Rusia”.

Pero agregó que Estados Unidos “realmente no tenía otra opción” porque el tratado no era efectivo.

‘Una competencia con armas nucleares’

“Estamos entrando en una nueva competencia, una competencia militar, que incluye una competencia con armas nucleares contra el desarrollo que Rusia y, en cierta medida, China están haciendo”, dijo Clark. “Nadie quiere hacer esto. Es costoso, es peligroso, pero es necesario si vamos a mantener nuestra seguridad en un mundo incierto”.

El gobierno Trump lanza la próxima prueba de los nuevos misiles terrestres según sea necesario para la seguridad nacional de Estados Unidos, incluso cuando trata de aplacar cualquier sugerencia de que Estados Unidos está desencadenando una carrera armamentista, una afirmación que se encontró con escepticismo en la comunidad del control de armas.

Cuando se le preguntó si Estados Unidos se comprometerá a mantener algún tipo de control de armas a pesar de que este tratado esté finalizado, el funcionario le dio en gran medida la responsabilidad a Rusia.

“No puedo hablar por la federación rusa, así que no puedo prometer que serán susceptibles de control adicional de armas”, dijo el funcionario. “Solo puedo decirles que Estados Unidos, desde el presidente en adelante, está interesado en encontrar una solución efectiva para el control de armas”.

Este viernes, Rusia dijo que invitó a Estados Unidos y la OTAN a unirse a ellos para declarar una moratoria sobre el despliegue de misiles de alcance intermedio y de corto alcance.

‘No creíble’

“Invitamos a Estados Unidos y a otros países de la OTAN a evaluar la posibilidad de declarar la misma moratoria en el despliegue de equipos de rango intermedio y corto que tenemos, la misma moratoria que declaró Vladimir Putin, diciendo que Rusia se abstendrá de desplegar estos sistemas cuando los adquirimos a menos que el equipo estadounidense esté desplegado en ciertas regiones”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, informó la agencia estatal de noticias rusa TASS.

Stoltenberg rechazó el viernes la oferta de Rusia de una moratoria como “no creíble”, porque Rusia ha estado desplegando misiles durante años.

“No hay credibilidad al ofrecer una moratoria sobre los misiles que ya están desplegando”, dijo. “No hay nuevos misiles estadounidenses, ni nuevos misiles de la OTAN en Europa, pero hay cada vez más misiles rusos”, dijo Stoltenberg en una conferencia de prensa en la sede de la OTAN en Bruselas.

Los aliados internacionales, incluido el Reino Unido, enfatizaron su apoyo a la decisión de Estados Unidos de retirarse del tratado INF.

Los aliados de la OTAN dijeron en un comunicado que Rusia sigue violando el Tratado INF, “a pesar de años de compromiso estadounidense y aliado”, y agregaron que apoyan plenamente la decisión de Estados Unidos.

La OTAN agregó que en los últimos seis meses Rusia tuvo una “oportunidad final” para honrar el tratado pero fracasó.

El Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijo que Rusia causó el colapso del Tratado INF y tuiteó: “Su desprecio por el sistema internacional basado en normas amenaza la seguridad europea”.

El alto funcionario de defensa de Estados Unidos dijo que el país ha tenido evidencia de que Rusia ha desarrollado, probado y enviado “batallones múltiples” de misiles balísticos y de crucero que no cumplen con el INF. Estados Unidos cree que los despliegues son “militarmente significativos” porque los misiles son móviles, lo que permite a Moscú moverlos rápidamente y dificulta que Estados Unidos los rastree.

Los misiles rusos usan combustible sólido, lo que también significa que pueden prepararse en un período de tiempo muy corto para ser disparados a objetivos, especialmente en Europa occidental.

Alexandra Bell, directora principal de políticas en el Centro no partidista para el Control de Armas y la No Proliferación, explica que “con este tipo de misil hay una advertencia muy corta, los ataques son más difíciles de detectar por radar, por lo que son más desestabilizadores. Hacen que la situación en Europa sea más peligrosa”.

Objetivos rusos

El Pentágono ha estado trabajando en las fases iniciales del nuevo sistema de misiles, lo que conducirá a la primera prueba en las próximas semanas, dijo el funcionario de defensa. El funcionario enfatizó que aún no existe un programa formal para desarrollar el misil, porque el tratado INF ha estado en vigencia.

Estados Unidos también tiene que discutir formalmente y comprometerse con opciones de bases firmes, dijo el funcionario de defensa. El concepto, dijo el funcionario, sería colocar los misiles en posiciones militarmente ventajosas desde las cuales podrían disparar las defensas rusas y atacar puertos, bases militares o infraestructura crítica.

Pero ningún miembro de la OTAN “ha dicho que estaría dispuesto a albergar nuevos misiles de alcance intermedio de Estados Unidos”, dijo Kingston Reif, director de política de desarme y reducción de amenazas de la Asociación de Control de Armas.

De hecho, varios miembros de la OTAN, incluida Polonia, han dejado en claro que cualquier despliegue de misiles en Europa debería ser aprobado por todos los miembros de la OTAN. Stoltenberg ha enfatizado que la OTAN responderá al final del Tratado INF como una alianza y no será susceptible a los despliegues de misiles estadounidenses en su frontera.

“Lo que haremos se medirá, se coordinará como una familia de la OTAN, sin acuerdos bilaterales, sino con la OTAN como una alianza”, dijo Stoltenberg el mes pasado. “No reflejaremos lo que Rusia está haciendo, lo que significa que no desplegaremos misiles”, dijo el jefe de la OTAN.

— Vasco Cotovio de CNN, Laura McMillan y Zahid Mahmood en Londres contribuyeron a este informe.