CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol

Las mejores estrellas del fútbol mundial están jugando demasiado, dice el sindicato de futbolistas

Por Ben Church

(CNN) — Los jugadores profesionales de fútbol de todo el mundo están llegando al punto de ruptura bajo la tensión de jugar muchos partidos, dice un nuevo informe “At the Limit” de FIFPRO.

La investigación de la organización, que representa a jugadores de todo el mundo, dice que algunas estrellas juegan casi 80 partidos en un año, además de viajar miles de kilómetros para jugar para sus equipos internacionales.

Según el reporte “Al límite: Carga de trabajo de los jugadores en el fútbol de élite masculino profesional“, la estrella del Tottenham, Heung-Min Son, jugó 78 partidos en los últimos 12 meses y viajó casi más de 112.000 kilómetros para representar a Corea del Sur en la Copa Mundial de la FIFA, los Juegos Asiáticos y la Copa Asiática.

“Para cumplir con las exigencias del calendario de partidos, se les pide repetidamente a los jugadores que jueguen a su límite, sin suficiente descanso y recuperación”, dijo Theo van Seggelen, secretario general de FIFPRO.

“Esto significa que no pueden rendir al máximo y, lo que es peor, que algunos luchan con períodos prolongados de tensión mental y física”, indicó.

“La investigación científica confirma que la salud de los mejores jugadores está en riesgo debido al congestionado horario de partidos actual”, agregó.

“El umbral de la tolerancia humana”

La investigación encontró que la mayoría de los jugadores de élite tenían, en promedio, menos de los cinco días recomendados entre partidos como resultado de un fragmentado calendario.

La falta de recuperación se asocia con una disminución en el rendimiento y un aumento en la probabilidad de lesiones.

“Necesitamos manejar la carga de trabajo de todos los jugadores muy bien y equilibrar las necesidades entre el jugador, el club y el país”, dijo la estrella de Juventus y de la selección italiana, Giorgio Chiellini. “Para que podamos jugar continuamente de la mejor manera y mejorar el rendimiento, necesitamos estar protegidos debido a horarios de partidos excesivos”.

La FIFA, el organismo rector del fútbol mundial, no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de Deportes CNN.

El científico deportivo Simon Brundish le dijo a Deportes CNN que la lista congestionada de partidos significa que el deporte está “alcanzando el umbral de la tolerancia humana con la carga de rendimiento sobre estos jugadores”.

‘Temporada catastrófica por lesiones’

Al tiempo que acoge el informe como una forma de abrir la conversación sobre los daños físicos y mentales de los jugadores, Brundish dice que el informe no incluye algunas estadísticas clave.

Él dice que en el transcurso de los últimos siete años, la distancia total recorrida por los jugadores durante un juego ha aumentado y que el número de carreras cortas realizadas ha aumentado en un asombroso 38%.

Agrega que la temporada pasada, jugadores como Antoine Griezmann, Luis Suárez y Mohamed Salah cubrieron más metros y jugaron más minutos que Son, de Corea del Sur, uno de los jugadores destacados en el informe FIFPRO.

“Correr tiene el costo metabólico más alto en un jugador, por lo que requiere la mayor recuperación”, agregó Brundish.

“En algún momento, los jugadores comenzarán a lesionarse. Creo que esta podría ser una temporada bastante catastrófica para las lesiones de los clubes”.

Los clubes están perdiendo a los mejores jugadores

Sin embargo, Brundish cree que las lesiones de algunos de los mejores jugadores del mundo podrían ser el punto de inflexión para garantizar la salud a largo plazo de los futbolistas.

Él dice que la temporada pasada, los seis mejores equipos de la Liga Premier inglesa —Manchester City, Liverpool, Spurs, Chelsea Arsenal y Manchester United— tuvieron entre ellos 42 jugadores en la última semana de la Copa del Mundo.

Estos jugadores tenían menos de 21 días de entrenamiento de pretemporada antes de que comenzara la temporada 2018/2019. Brundish dice que los jugadores necesitan al menos tres semanas libres para recuperarse física y mentalmente.

“De esos 42 jugadores, el 69% perdió más de cinco partidos, el 42% perdió más de 10 y el 22% perdió más de 20 partidos”, dijo Brundish.

“Dada la calidad del jugador que irá a la Copa del Mundo, te faltan jugadores de gran valor para tu club. Eso no es sostenible y no continuará”.

El ocupado Liverpool

El entrenador del Liverpool, Jurgen Klopp, en particular tendrá que administrar el tiempo de juego de sus jugadores esta temporada, dado que su equipo podría terminar jugando un total de 67 partidos, si van todo el camino en cada competencia, incluido un período festivo increíblemente ocupado.

Liverpool también competirá en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en Qatar en diciembre, lo que resultará en un viaje de ida y vuelta de unos 11.000 kilómetros, además de un apretado calendario nacional.

Como resultado, el equipo de Klopp puede tener que jugar 15 partidos en 43 días.

Como si eso no fuera lo suficientemente preocupante, los campeones de Europa están llenos de estrellas internacionales que viajarán miles de kilómetros para jugar con sus países.

El portero del Liverpool, Alisson Becker, viajó casi 80.000 kilómetros la temporada pasada, mientras que el delantero senegalés Mane tuvo que viajar más de 90.000 kilómetros.

Mane, quien depende en gran medida de las carreras cortas, también jugó en la Copa de Naciones de África durante todo el verano, mientras que Becker apareció en la Copa América. Mane todavía jugaba para Senegal cuando el Liverpool ya había comenzado sus preparativos de pretemporada para la temporada 2019/2020.

Jugadores jóvenes en riesgo

A medida que aumenta la intensidad de los juegos, los jugadores profesionales más destacados aparentemente cada vez son más jóvenes y Brundish está preocupado de que los adolescentes expuestos a horarios tan agotadores puedan acortar sus carreras.

Los jugadores del pasado, como los exjugadores del Liverpool Michael Owen y Robbie Fowler, jugaron mucho fútbol a una edad temprana, pero se fueron apagando en sus últimos años.

“Puedes ver el cuerpo principal de jugadores y los años pico solían ser 27, 28 o 29 y ahora se son de 23, 24, 25”, dijo. “Los jugadores comienzan a caer”.